Híbridos y Eléctricos

EN REINO UNIDO

Proponen prohibir a los híbridos enchufables recargar en estaciones públicas

El informe de un experto en infraestructuras del Reino Unido aconseja prohibir el acceso a los cargadores rápidos a aquellos vehículos que no sean compatibles con su potenica de recarga máxima, como es el caso de los híbridos enchufables.

Según el informe, los híbridos enchufables podrían provocar el colapso de la infraestructura de recarga.
Según el informe, los híbridos enchufables podrían provocar el colapso de la infraestructura de recarga.

RAC Foundation, una fundación británica dedicada a investigar la economía, la movilidad y la seguridad de las carreteras y sus usuarios, ha emitido un informe al respecto de la carga rápida de vehículos eléctricos en las carreteras de Gran Bretaña que aconseja prohibir que los coches híbridos enchufables (PHEV) utilicen este tipo de estaciones. El principal argumento para no dejar usar los cargadores públicos a los vehículos híbridos enchufables es su lenta velocidad de recarga.

La mayoría de los coches híbridos enchufables que se comercializan a día de hoy admiten una recarga limitada a 3,7kW de potencia, mientras que los coches eléctricos compatibles con la recarga rápida lo hacen a 50 kW o más. Esto significa que, empleando un mismo poste de recarga rápida, un PHEV tardará una hora en recuperar 24 kilómetros de autonomía cuando un vehículo eléctrico de baterías lo haría en apenas 5 minutos.

El experto en infraestructura de recarga Harold Dermott afirma que “hasta que los híbridos enchufables no tengan una autonomía eléctrica mayor y puedan recargar más rápido, lo recomendable es prohibirles la recarga en los puntos de carga rápidos situados en las estaciones de servicio” que encontramos a nuestro paso en las autopistas.

Según el experto, que firma el mencionado informe, lo más preocupante es que si los automóviles híbridos enchufables continúan bloqueando el uso de los cargadores rápidos por parte de los coches eléctricos, los puntos de recarga “nunca estarán disponibles para su propósito, que es abastecer de energía a los BEV (vehículos eléctricos a batería)” y como consecuencia “la infraestructura colapsará”.

Por otro lado, el informe también destaca la mejora en el mantenimiento de los puntos de recarga, habiéndose reducido el ratio de estaciones fuera de servicio del 14,8% al 8,3%. Aun así, el experto considera que la proporción de puntos sin energía es todavía demasiado alta. Otro punto a mejorar es que, tal y como propone el informe, en las inmediaciones de las estaciones se deberían instalar zonas de descanso para no tener que estar expuestos a la intemperie, servicio de comidas y bebidas, aseos e iluminación, como suele ser habitual en las gasolineras.

Para terminar, cabe mencionar que se han detectado dos tipos de comportamiento a la hora de recargar un vehículo eléctrico: la recarga diaria, cuyo principal propósito es llegar a un punto para recargar las baterías; y la recarga de oportunidad, cuando el objetivo del usuario es realizar compras o pasar una tarde de ocio y la recarga del vehículo es una ventaja secundaria.

Conversaciones: