Híbridos y Eléctricos

DESARROLLADO EN RUSIA

Cyclocar, el avión VTOL híbrido propulsado por hélices cíclicas ya realiza vuelos reales

Las pruebas con prototipos a escala del Cyclocar demuestran las capacidades de vuelo que ofrece el sistema de propulsión de hélices cíclicas con rotores horizontales, que ofrece una gran capacidad para girar en muy poco espacio y casi inmediatamente.

Cyclocar portada
Un Cyclocar de seis plazas alimentado por una batería iniciará las pruebas de vuelo real en 2022.

La Fundación de Investigación Avanzada de Rusia (Foundation for Advanced Research) ha realizado las primeras pruebas de vuelo reales con un prototipo del Cyclocar, un avión VTOL (despegue y aterrizaje vertical) que emplea un sistema de propulsión de hélice cíclica. Tras el éxito de estas pruebas que han sido grabadas en vídeo, el equipo de desarrollo espera que un Cyclocar de tamaño completo, con seis asientos y largo alcance pueda volar en 2022.

El principio de funcionamiento del Cyclocar es el mismo que emplea la empresa austríaca Cyclotech (anteriormente conocida como D-Dalus), que emplea hélices Voith-Schneider en lugar de rotores para lograr una mayor agilidad y control en el aire. Cada rotor horizontal es en realidad un cilindro giratorio cuyas paredes están formadas por varias palas de ala. Se trata de una disposición análoga a la forma en que funcionan las palas de un helicóptero. Su capacidad para mover rápidamente el eje y redirigir el empuje sin variar la velocidad del motor lo convierte en un sistema de respuesta excepcionalmente rápido en comparación con el resto de sistemas VTOL que necesitan aplicar par y girar los rotores hacia arriba para hacer el mismo trabajo. 

rotor horizontal cyclocar

Cada rotor horizontal es en realidad un cilindro giratorio cuyas paredes están formadas por varias palas de ala.

La clave de su manejabilidad es que puede alterar continuamente el ángulo de las palas a medida que giran, para ajustar y dirigir la sustentación. A diferencia de los diseños tradicionales impulsados ​​por hélice, cada esquina de la aeronave puede vectorizar su empuje en 360 grados casi instantáneamente, sin cambiar las revoluciones de los motores. Por lo tanto, ofrece una gran capacidad para girar en muy poco espacio y casi inmediatamente.

El Cyclocar de tamaño real

La intención de la Fundación rusa es implementar esta tecnología en un sistema propulsado por motores eléctricos alimentados por una batería que, a su vez cuenta con un generador de combustión que funciona como un extensor de rango.

El modelo a gran escala con seis asientos será capaz de volar a velocidades de hasta 250 km/h, que es algo inferior que la que logran los sistemas que aplican el principio del empuje vectorial configurados a base de rotores basculantes que rotan para el vuelo vertical (despegue y aterrizaje) y horizontal (crucero), presumiblemente porque no tiene alas y necesita mantener su empuje. vectorizado parcialmente hacia abajo en todo momento.

Prototipo a escala del Cyclocar

Los prototipos a escala del Cyclocar ya realizan vuelos de prueba controlados.

La autonomía que podría llegar a alcanzar el Cyclocar es de hasta 500 kilómetros gracias al extensor de rango. Este, de fabricación rusa, será un motor de pistón rotativo o un turboeje. Los cilindros propulsores tendrán un diámetro de 1,5 metros y su capacidad de carga útil será de 600 kilogramos (seis personas), ya sea en versión pilotada, autónoma o controlada a distancia. Una rampa en la parte trasera mejorará el acceso de pasajeros discapacitados y permitirá el acceso a la pequeña bodega de carga.

Vuelos de prueba

Como se puede ver en el vídeo de las pruebas, los prototipos a escala del Cyclocar son capaces de realizar el vuelo de manera controlada, una vez que se han resuelto los problemas y las complejidades del sistema de propulsión. El mayor de ellos pesa 60 kilogramos y muestra su capacidad para volar incluso en posición vertical. El prototipo dotado de una batería comenzará las pruebas en 2022. 

Según indica en el comunicado de prensa el director del proyecto, Yan Chibisov, si bien el sistema de propulsión cíclica es muy complejo aerodinámicamente, también es muy silencioso, compacto y está blindado para protección contra objetos extraños. Las pruebas iniciales realizadas en conjunto con el Instituto de Termofísica de Novosibirsk, “confirmaron completamente los cálculos de consumo de energía y empuje del equipo”, por lo que confía en que el sistema se podrá implementar en un avión de gran tamaño dentro de tres años.

La inversión necesaria para la comercialización es tan grande que, como demuestra el vídeo que se incluye a continuación, sus inicios serán probablemente como un proyecto de carácter militar.

Conversaciones: