Híbridos y Eléctricos

PROTOTIPOS DE PRUEBAS ESTE AÑO

Esta es la historia del motor rotativo extensor de rango del Mazda MX-30, que llegará en 2022

Mazda iniciará a finales de este año las pruebas del nuevo motor rotativo extensor de rango que implementará en el MX-30 que empezará a ofrecer en Japón a partir de 2022.

Mazda lleva desde 2017 desarrollando el motor rotativo que incluirá en la variante de autonomía extendida del MX-30.
Mazda lleva desde 2017 desarrollando el motor rotativo que incluirá en la variante de autonomía extendida del MX-30.

El pasado mes de abril, Mazda confirmó a través de un vídeo la inclusión de una variante de autonomía extendida con un motor de combustión rotativo para su primer coche eléctrico, el MX-30. Después de muchos rumores y especulaciones, y sin fecha definida para su aparición en la oferta del fabricante japonés, un vídeo publicado en el canal oficial de Mazda en japonés pone fecha al inicio de las pruebas de este motor para finales de este año, con el objetivo de ofrecerlo a sus clientes japoneses en 2022.

Tal y como se anunció en la presentación del MX-30, para aumentar la usabilidad del coche más allá de los recorridos diarios de corta duración, estará disponible una variante con un motor rotativo de gasolina que generará electricidad para cargar la batería de 35,5 kWh de capacidad del MX-30. El vídeo publicado hace una semana contiene una breve referencia a este extensor de rango por parte de Akira Marumoto, CEO de Mazda, que confirma los planes de emplear un motor rotativo a finales de este año en una pequeña flota de prototipos de los que no dio ningún detalle más.

Estas declaraciones confirman algo que Mazda ha insinuado en varias ocasiones durante los últimos tres años, pero que ha evitado confirmar definitivamente de forma oficial. La historia de este futurible motor rotativo extensor de rango comenzó en 2017 con los comentarios del entonces desarrollador principal de sistemas de propulsión de Mazda, Mitsuo Hitomi. En aquel momento ya afirmaba que un motor rotativo podría usarse como un extensor de rango para un futuro automóvil eléctrico y exhibió esta idea en varios prototipos.

La idea fue muy bien acogida por los entusiastas de la marca. Mazda ha sido el único fabricante que ha utilizado motores rotativos Wankel durante décadas, principalmente en el pequeño deportivo RX-7. Sin embargo, la compañía no ha fabricado un automóvil con motor rotativo desde que cerró la producción del RX-8 en 2011.

En 2018, junto a Toyota, sugirió la posibilidad de usar un extensor de rango rotativo en un proyecto conjunto de un vehículo eléctrico y autónomo que se podrá usar para distintas funciones, desde transportar pasajeros hasta repartir pizzas: el e-Palette. Finalmente, en 2019, Mazda afirmó que el motor llegaría a sus coches, aunque no dijo a qué modelo. Posteriormente, el director de la división de tren motriz de la compañía aseguró que el proyecto formaba parte de una nueva plataforma flexible, lo que venía a explicar porque Mazda había preferido no dar respuesta a las preguntas técnicas y comerciales que se le dirigían desde la prensa cada vez que se hablaba de este motor.

Ahora, por fin, Mazda confirma el producto en el que veremos este motor rotativo extensor de rango, el MX-30, del que actualmente existen la versión eléctrica ,que es la que estará disponible en todos los mercados, y una versión híbrida suave, que inicialmente solo estará presente en el mercado japonés.

motor-rotativo-mazda-extensor-autonomia

Motor rotativo de Mazda.

Se trata de un motor rotativo de gasolina tipo Wankel (el nuevo Skyactiv-R) que solo generará electricidad para cargar la batería y no irá acoplado a las ruedas. Gracias a la posibilidad de montarlo en horizontal, a su ligereza y a que es compacto y silencioso, puede integrarse fácilmente en la plataforma del coche sin quitarle espacio al resto de componentes, al habitáculo o al maletero. Gracias a él, la escasa autonomía que homologa, unos 200 kilómetros, puede ampliarse todo lo que se quiera con tan solo repostar gasolina en cualquier estación de servicio, penalizando, lógicamente, la sostenibilidad y el coste económico.

Por ahora, Mazda tan solo ha confirmado la variante eléctrica de autonomía extendida para el mercado japonés aunque es de esperar que también pueda accederse a ella en Europa, donde la normativa exige que los fabricantes vendan coches eléctricos para bajar sus cifras de emisiones.

Conversaciones: