Híbridos y Eléctricos

CONDUCCIÓN AUTÓNOMA DE NIVEL 3

Las innovaciones tecnológicas del coche eléctrico BMW iNext llegan al volante

El volante poligonal y achatado en sus extremos superior e inferior ofrece al conductor una información inmediata sobre el ángulo en el que están situadas las ruedas en el momento del cambio de la conducción autónoma de nivel 3 a la manual.

Así es el volante tecnológico del BMW iNext.
Así es el volante tecnológico del BMW iNext.

BMW incorporará un volante en forma poligonal en el iNext, especialmente diseñado para la conducción autónoma, ya que gracias a su forma el conductor tiene un conocimiento inmediato sobre la posición de las ruedas al recuperar la conducción manual. Además, la incorporación de fibra óptica en sus secciones laterales sirve de alerta ante situaciones inesperadas y ofrecen al conductor señales visuales relacionadas con las funciones disponibles de conducción autónoma.

Junto al iX3 y al i4, el BMW iNext se ha mostrado, camuflado, realizando pruebas de invierno en la localidad sueca de Arjeplog, al norte de Suecia. Junto a su sistema motriz de quinta generación, que comparte con los otros dos, se ofrecerán todos los avances en conducción autónoma hasta el nivel 3, conectividad y servicios de movilidad (D+ACES). Antes de su lanzamiento, previsto para 2021, BMW está desvelando poco a poco algunas de sus peculiaridades e innovaciones tecnológicas con las que pretende sorprender y diferenciarse de la competencia.

El BMW i4, el BMW iX3 y el BMW INext se ponen a probea en el Círculo Polar Ártico

El BMW i4, el BMW iX3 y el BMW INext se ponen a probea en el Círculo Polar Ártico.

Alcanzar el nivel 3 de conducción autónoma supone que el coche controla funciones de seguridad y que todos los aspectos de la conducción son automáticos. Si bien el conductor debe estar disponible para responder a una solicitud de intervención no es necesario que se encargue de la conducción. Tras la revelación de la novedosa pantalla de instrumentación curva, BMW ha implementado en el iNext un volante diseñado para facilitar al conductor el cambio entre la conducción autónoma y el modo de conducción activa.

Este volante está achatado en las secciones superior e inferior, inspirado en el que montan los coches de carreras de BMW para facilitar la lectura de la instrumentación. Pero su característica fundamental es su forma poligonal, diseñada para que sea más fácil reconocer el ángulo de la dirección que en un volante redondo convencional. “En el momento en que el conductor retoma el control del vehículo, puede detectar el ángulo de la dirección al instante, tanto visualmente como por el tacto”, afirma BMW.

En las secciones laterales del volante se insertan una serie de fibras ópticas que emiten señales visuales de colores para indicar al usuario cuándo están disponibles ciertas funciones de conducción automática, y además alertan al conductor para que tome el control cuando sea necesario. Sus dimensiones y su forma también aumentan la comodidad de la conducción y la entrada y salida del vehículo y la parte baja ofrece una base de descanso para las palmas de las manos.

bmw inext suecia

Mula de pruebas del BMW iNext.

Estrategia de BMW

El BMW iNext forma parte de la estrategia de electrificación de la marca. Su intención es vender hasta medio millón de vehículos electrificados en 2019. BMW reducirá los costes de producción utilizando plataformas que admitan, en los mismos procesos de producción, fabricar vehículos de combustión, híbridos e híbridos enchufables.

Para este mismo año está previsto el lanzamiento del iX3, un SUV eléctrico que se producirá en China para todos sus mercados. En 2021, la firma alemana espera presentar tanto el BMW i4, que será una berlina eléctrica, como el iNext, su nuevo buque insignia eléctrico. A parte, ofrecerá versiones híbridas de sus modelos más populares para tener, en 2025, hasta 25 modelos electrificados distintos, una docena de los cuales serán eléctricos puros.
Conversaciones: