Híbridos y Eléctricos

PROYECTO TITÁN

Parabrisas y ventanillas, protagonistas del coche eléctrico de ciencia ficción de Apple

Realidad aumentada, inteligencia artificial, cristales autotintados y retrovisores inteligentes, así serán los coches eléctricos del futuro para Apple en el que son protagonistas el parabrisas y las ventanillas laterales.

El parabrisas de Apple contará con realidad aumentada e inteligencia artificial.
El parabrisas de Apple contará con realidad aumentada e inteligencia artificial.

En el último año, el Proyecto Titán de Apple, cuyo objetivo es desarrollar un coche eléctrico y autónomo, ha sido fuente de muy pocas informaciones, hasta el punto de que existen dudas sobre si todavía sigue en pie. Sin embargo, entre sus avances, la firma de Cupertino cuenta con cuatro patentes relacionadas con el parabrisas y las ventanillas laterales y otras relacionadas con su composición, sellado y fijado.

Los coches actuales tienden a incorporar grandes pantallas en el salpicadero, dedicadas en su mayor parte a la navegación y al infroentretenimiento. Paralelamente, las pantallas de instrumentación se están haciendo cada vez más minimalistas, apoyadas por sistemas de visión tipo head-up-display que proyectan la información sobre el parabrisas. Esta tendencia está llevando a que este elemento cobre cada vez mayor protagonismo en los coches, lo que conlleva el desarrollo de tecnologías basadas en él. El gigante tecnológico Apple quiere sacarle el mayor partido posible gracias a estas cuatro patentes que ya ha registrado.

Mapa del entorno que se proyectará en el parabrisas de Apple

Mapa del entorno que se proyectará en el parabrisas de Apple.

Sensor LiDAR e inteligencia artificial

El parabrisas del coche de Apple será capaz de mostrar una recreación del entorno del vehículo, en la que se incluyen los objetos y peatones que lo rodean, de manera que el conductor pueda reaccionar a tiempo ante cualquier eventualidad. El sistema se basa en un radar LiDAR que emite un haz laser pausado dentro del campo de visión del vehículo y un sensor infrarrojo detecta la temperatura delante del coche. Un sistema de procesamiento de imágenes dotado de inteligencia artificial analiza la información y alimenta al sistema de proyección de realidad aumentada.

Realidad aumentada

Ya en 2018, Apple mostró una patente en la que se exponía un parabrisas que mostraba direcciones, mapas e incluso proyección de videollamadas. En aquel momento se incluían funciones avanzadas de supervisión del movimiento de los ojos, la frecuencia del parpadeo, detección de la postura y la temperatura corporal, la frecuencia cardíaca y los gestos corporales y vigilaba y velaba por el nivel de atención y estrés de los ocupantes.

Ahora, una serie de patentes complementarias se centran en la presentación de la información mediante realidad aumentada sobre el parabrisas. El sistema detecta e identifica los objetos del exterior cuando los ocupantes se lo solicitan, identificándolos con grafismos. Además es capaz de reconocer los gestos y la dirección de la mirada para mostrarlos en el campo visual del conductor, junto al objeto real.

realidad aumentada parabrisas de Apple

Sistema de realidad aumentada del parabrisas de Apple.

Retrovisores

Los espejos retrovisores del vehículo incluyen un sistema completo de cámaras que abarcan todo el entorno lateral del vehículo y la parte trasera. Las imágenes pueden proyectarse tanto en el parabrisas como en las ventanillas laterales. La unidad de procesamiento decide en cada momento la ubicación que es más visible para el conductor.

Además el sistema de supervisión, que detecta la presencia de objeto, vehículo o personas en el entorno, junto con la monitorización de la cara del conductor, decide si el espejo tiene que estar extendido o retraído.

Ventanillas

Las ventanillas del coche se convertirán para Apple en un nuevo elemento inteligente dentro del coche. A voluntad de los ocupantes, o de forma automática, podrán variar la transparencia y visibilidad en ambos sentidos. También podrán modificar el tinte y ajustar la opacidad y reflectividad del cristal en función a las condiciones climáticas externas.

Conversaciones: