Híbridos y Eléctricos

DESARROLLADA POR CONTINENTAL

La tecnología que permitirá a los coches autónomos “mirar detrás de las esquinas”

Continental ha hablado sobre su nueva tecnología que permitirá a coches autónomos anticiparse a posibles accidentes. Esto se llevará a cabo mediante una conexión completa con otros vehículos que les rodee.

Continental desarrolla una tecnología para evitar accidentes sobre coches autónomos
Continental desarrolla una tecnología para evitar accidentes sobre coches autónomos

Continental, además de poseer su clásica gama de neumáticos de todo tipo, también tiene un departamento creado expresamente para el desarrollo de nuevas tecnologías en otros ámbitos de la industria. En dicha área de innovación es donde la gente de Continental se encuentra trabajando actualmente en una tecnología para coches autónomos, la cual le permitirá conectarse a los sensores o cámaras de otros vehículos de alrededor y así “poder ver qué sucede a la vuelta de la esquina”.

Así lo expresó el propio Robert Gee, gerente de desarrollo de soluciones para vehículos conectados de la corporación. Esta nueva tecnología será de notable importancia de cara a evitar accidentes de cualquier tipo con otros conductores, peatones, ciclistas o usuarios de diferentes vehículos como patinetes eléctricos.

Este nuevo sistema de percepción colectiva no basará sus cimientos únicamente en recepcionar los datos emitidos por otros vehículos, sino que este sistema será un todo conectado a una misma red a la que podrán acceder todos estos automóviles. Ya sean cámaras o sensores instalados en los propios vehículos, cámaras de tráfico, sensores de carretera o cualquier otro dispositivo de recibimiento de información en tiempo real.

Según han confirmado desde la corporación, Continental lleva trabajando en este sistema más de dos años, pero aún queda un enorme trabajo por delante y, desde la directiva, aún no pueden especificar cuándo se pondrá en marcha su salida al mercado y se podrá instalar en los distintos vehículos del mercado.

El propio Robert Gee especificó en qué consistía el funcionamiento del sistema, tal y como ya hemos explicado anteriormente. Sin embargo, sus especificaciones pueden ir más allá, ya que esta misma tecnología incorporaría una computadora que recepcionaría todos los datos lanzados a su alrededor e iría estudiando uno por uno todos los contratiempos posibles que podría encontrarse el vehículo protagonista durante su circulación. Es decir, la propia inteligencia artificial del sistema calcularía si un peatón se encontrará en la trayectoria del coche en cuestión en el justo momento en el que estos podrían cruzarse. De esta manera se podrán prever accidentes de todo tipo.

Actualmente, según confirmó el propio Gee, esta es una tecnología de una enorme complicación de desarrollo. Una vez esté completamente disponible y concluida podrá eliminar de forma considerable los accidentes pero, hasta entonces, el sistema continuará en fase de pruebas. A día de hoy, Continental se encuentra trabajando con hasta cinco fabricantes de automóviles alemanes y dos compañías de vehículos estadounidenses con las que están trabajando en probarlo sobre diferentes modelos y momentos, aunque por el momento ninguna de estas marcas inmersas en el proyecto han sido desveladas.

Desde Continental no aclaran de forma concisa cuál será la fecha de llegada al mercado de este interesante producto tecnológico. Sin embargo, sí admiten que podría estar concluido y listo para la adopción apenas un año después de que los diferentes gobiernos publiquen sus estándares tecnológicos sobre los vehículos autónomos y su infraestructura.

Conversaciones: