El miedo a China se hace realidad: este país presenta un plan de 'ayuda y defensa' para el coche eléctrico

Aunque el mercado eléctrico sigue creciendo, las ayudas y los incentivos a la compra continúan siendo necesarios para poder ampliar la cuota de mercado. Sin embargo, la presión china está obligando a cambiar las cosas.

Francia quiere premiar con ayudas más potentes a los coches eléctricos fabricados en el país .
Francia quiere premiar con ayudas más potentes a los coches eléctricos fabricados en el país .
20/09/2023 09:28
Actualizado a 20/09/2023 09:50

El mercado eléctrico sigue creciendo. Europa quiere convertirse en una zona libre de emisiones en el tráfico a partir de 2035. Ese objetivo supone modificar por completo un parque automovilístico de varias decenas de millones de unidades. Para tal propósito, con el fin de acelerar la transición, los gobiernos han lanzado diferentes paquetes de ayudas para promover la compra de vehículos de bajo impacto ambiental. Los eléctricos se llevan casi todo el protagonismo con grandes ayudas. Francia, al igual que España y muchos otros países europeos, cuenta con un plan de incentivos que acaba de renovar de cara a 2024. Si bien las ayudas siguen vigentes, se introducen importantes cambios.

Nuestros vecinos del norte cuentan con una sólida industria del automóvil. Entre sus fronteras figuran marcas de la talla de Peugeot, Renault o Citroën. Empresas consolidadas que, al igual que el resto de fabricantes, deben adaptar sus estrategias al horizonte de electrificación fijado por la Unión Europea. Al igual que en España, donde contamos con el Plan MOVES III, Francia dispone de distintos incentivos, denominados Bono Verde, para la compra de vehículos electrificados. Diferentes planes de ayudas en función del grado de electrificación del coche adquirido

Peugeot e 3008
Las marcas francesas quieren mantener la producción en el país y el nuevo programa facilita su estrategia.

De cara a 2024, el Ejecutivo ha renovado la concesión de las ayudas, pero ha introducido novedades importantes. Condiciones y requisitos que afectarán al grado de subvención del Gobierno. Actualmente, Europa se enfrenta a una lucha frente a la industria china. El mercado asiático ha explotado su actividad y la llegada de nuevos fabricantes puede suponer un verdadero problema para los intereses de la industria europea. Si bien los fabricantes han rechazado cualquier tipo de impedimento, con cierto temor a represalias chinas, la Unión Europea anunció la semana pasada una investigación oficial para determinar si el país asiático está incurriendo en un plan que rompa con la competitividad natural del mercado.

Si bien todavía no se han adoptado medidas, Francia se adelanta al resto de países de la Unión con su nuevo programa de ayudas. A partir del año que viene, los compradores franceses deberán tener en cuenta no sólo las emisiones emitidas durante el ciclo de uso del vehículo, sino que también las emitidas en todo el ciclo de vida del producto, desde el abastecimiento hasta el montaje, pasando por el transporte. De esta forma, cada vehículo contará con una puntuación ecológica que será determinante para recibir más o menos cuantía por parte del Gobierno. Un sistema similar al que ya está en marcha en Estados Unidos.

Dacia Spring
El Dacia Spring, fabricado en China, puede ser uno de los grandes damnificados por las nuevas políticas francesas.

No hay duda de que esta es la primera medida seria que tiene en cuenta la llegada de coches eléctricos chinos. Desde el Elíseo se quiere fomentar la compra de coches eléctricos franceses producidos en Francia. La ministra de Transición Energética, Agnès Pannier-Runacher, articuló que esta medida tiene como objetivo reforzar el empleo local y, curiosamente, reducir los precios generales de los automóviles. La propia ministra ha ido un paso más allá y ha dejado bien claro que los coches chinos fabricados en China lo tienen muy complicado para entrar en este paquete de ayudas, “un automóvil fabricado en China con electricidad procedente de carbón no recibirá ni un céntimo del Bono Verde”

Este nuevo sistema de puntuación ecológica tendrá en cuenta estas nuevas variables de emisiones de CO2: contaminación emitida durante la producción del acero y el aluminio, emisiones generadas por la extracción y refinamiento de las materias primas vitales empleadas en la estructura y la batería del vehículo y la contaminación generada durante la logística y transporte hasta el destino final. Contabilizando todo, los incentivos oficiales pueden ascender a 5.000 € por coche y alcanzar un máximo de 7.000 € para los hogares con ingresos más bajos. Para garantizar que las ayudas duran, el Ejecutivo ha adjudicado un fondo de 1.000 millones al programa.

Sobre la firma
foto Javier Gomara
Javier Gómara

Ingeniero de carrera y periodista de motor por placer y pasión. Redactor de Híbridos y Eléctricos desde 2021, cubriendo la actualidad del sector de los vehículos eléctricos y la movilidad sostenible.