30.000-40.000 TONELADAS DE LITIO AL AÑO

Alemania tendrá acceso a grandes cantidades de litio boliviano

La empresa boliviana YLB y la alemana ACISA han creado una nueva firma conjunta que producirá a partir de 2022 entre 30.000 y 40.000 toneladas de hidróxido de litio al año para su uso en baterías de coches eléctricos.

Acto de la firma de la constitución de la nueva empresa YLB-ACISA en Berlín.
Acto de la firma de la constitución de la nueva empresa YLB-ACISA en Berlín.

La empresa estatal boliviana Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB) y la alemana ACI Systems Alemania (ACISA) han formado una nueva empresa conjunta, YLB-ACISA, para la industrialización de los grandes depósitos de litio del país sudamericano. La firma del contrato se ha realizado en Berlín y gracias a él, y por primera vez, una empresa alemana tiene acceso directo a grandes cantidades de este mineral, fundamental para la fabricación de baterías para coches eléctricos.

La formación de esta nueva joint venture tiene una importancia estratégica fundamental tanto para Bolivia como para Alemania y Europa. La capacidad y el plan de producción se especifican en los estatutos de la nueva empresa. A partir de 2022, se producirán entre 30.000 a 40.000 toneladas de hidróxido de litio al año en el lago salado boliviano Salar de Uyuni, manteniéndose la posibilidad de ampliar esta capacidad en años sucesivos. Según las estimaciones, la inversión requerida para el proyecto asciende actualmente a 300 millones de euros y se crearán alrededor de 1.000 empleos directos.

La empresa estatal boliviana posee una participación mayoritaria del 51%. ACISA será la responsable de la elección final de los socios tecnológicos y de la construcción de las líneas de producción para "garantizar una producción innovadora, eficiente y sostenible".

El salar de Uyuni, en Bolivia

El salar de Uyuni, en Bolivia.

El lago de sal contiene alrededor de 10 millones de toneladas de litio, lo que lo convierte en uno de los depósitos del elemento químico más grandes del mundo. Sin embargo, hasta ahora ha resultado difícil extraerlo de la salmuera residual. Este último proviene de las cuencas de evaporación existentes, que se construyeron para la producción de cloruro de potasio y carbonato de litio. Con tecnologías anteriores, la salmuera residual era esencialmente inútil y, por lo tanto, tenía que ser desechada. Sin embargo, gracias al nuevo proceso de ACISA, se utilizará para producir hidróxido de litio, un componente que forma parte de las baterías de los vehículos eléctricos. Para ello, la compañía se ha asociado con empresas como K-UTEC AG Salt Technologies.

Según el comunicado de prensa, el nuevo proceso también tiene en cuenta la sostenibilidad, al reducir el consumo de agua e integrar el uso de energía solar. Además, los socios buscan establecer una nueva empresa conjunta para fabricar materiales para el cátodo y sistemas de baterías completos en Bolivia y en Alemania.

Conversaciones: