Híbridos y Eléctricos

90% DE LAS VENTAS EN 2030

Bridgestone se centrará en el desarrollo y fabricación de neumáticos para vehículos eléctricos

La compañía japonesa abandona los mercados low-cost para centrarse en el desarrollo y fabricación de compuestos específicos para eléctricos. Se espera una inversión de tres mil millones de dólares.

FOTO-Portada
Bridgestona se prepara para el cambio de tendencia.

La nueva movilidad eléctrica supone un reto para toda la industria del automóvil mundial. Una nueva era floreciente llega con nuevas marcas, nuevos constructores y nuevas tecnologías. Todo lo que rodea al vehículo eléctrico se adaptará para ofrecer sistemas específicos y particulares para obtener las máximas cualidades, incluidos los neumáticos. Bridgestone se prepara para el futuro, centrándose en el desarrollo de neumáticos específicos para vehículos eléctricos.

La marca de neumáticos japonesa está lista para acometer el cambio en la movilidad mundial. Según diversos análisis realizados por la compañía, en 2030 las ventas de neumáticos específicos para vehículos eléctricos representarán el 90% de las ventas totales. Un trozo de pastel muy jugoso como para pasarlo por alto.

En la actualidad Bridgestone ya cuenta con compuestos específicamente desarrollados para este tipo de vehículos, principalmente turismos y vehículos ligeros, pero eso no será suficiente para abastecer la flota comercial que surgirá en los próximos años. Los japoneses planean replicar su estrategia actual, con neumáticos específicos para diferentes tipos de coches, pero en vehículos de tecnologías de movilidad alternativas.

FOTO-Cuerpo

Volkswagen ID.3.

Según los planes, Europa será la primera zona mundial en sufrir el cambio. Bridgestone cerrará este mismo año la fabricación de compuestos de marca blanca para el mercado europeo, y será entonces cuando se produzca el desembarco de estas nuevas gamas con bajo coeficiente de rozamiento que sacarán a la luz todas las ventajas y bondades de la movilidad eléctrica. Así mismo, los japoneses se desharán de su gama de neumáticos centrados en los vehículos impulsados a gas.

En un futuro no muy lejano Estados Unidos y Japón seguirán el mismo camino, mientras que América del Sur también podría ser un foco de atención para la fabricación de neumáticos específicos para vehículos eléctricos. En esa nueva senda, Bridgestone también cerrará este año como el último en el que esté presente con neumáticos low-cost en los mercados de China y Corea del Sur.

No vayamos a pensar que esta adaptación será fácil y económica. El diseño de compuestos específicos para vehículos eléctricos supondrá un gran esfuerzo monetario y tecnológico para la compañía. La adaptación de sus líneas de producción implica fuertes inversiones monetarias, se calcula que unos tres mil millones de dólares. Bridgestone cuenta con 50 fábricas repartidas por todo el mundo, como ya hemos dicho, las primeras en sufrir los cambios serán las ubicadas en el viejo continente, para, posteriormente, ir adaptando otras situadas en otros mercados.

Conversaciones: