Híbridos y Eléctricos

SALÓN DE GINEBRA 2019

Bugatti apostará por una segunda línea de coches eléctricos más asequibles

El fabricante francés Bugatti planea abrir una segunda línea de modelos de lujo, más económica que la actual, que incorporaría coches eléctricos con los que mejoraría el rendimiento y la comodidad.

Bugatti se plantea lanzar una segunda línea de modelos mas asequibles y eléctricos
Bugatti se plantea lanzar una segunda línea de modelos más asequibles y eléctricos.

La intención de Bugatti, la marca francesa perteneciente al Grupo Volkswagen, es lanzar una segunda línea de modelos más asequibles, dentro de su gama multimillonaria, que incorporarían tecnología eléctrica, pensados para su uso diario y en los que predomine la comodidad y el rendimiento por encima de la velocidad.

Entre los supercoches que han estado presente en el Salón del Automóvil de Ginebra de este año, Bugatti ha mostrado el automóvil más caro del mundo, un cupé que cuesta 16,7 millones de euros y que supone una interpretación moderna del icónico Bugatti Type 57SC Atlantic.

LA “Voiture Noire” (el coche negro) esconde un Bugatti Chiron creado para Ferdinand Piech, presidente del Grupo Volkswagen desde 1993 a 2002, que resucitó la firma francesa de hipercoches y que, en homenaje, podrá disfrutar de un coche único que le ha costado 16,7 millones de euros. Tras su exclusiva apariencia y diseño se adivina un Chiron con un motor W16 con una potencia de 1.500 CV.

Si bien esta noticia puede ser considerada una simple anécdota interna de la marca, viene acompañada por las declaraciones de Stephan Winkelmann, director ejecutivo de Bugatti, en las que afirma que están explorando la posibilidad de introducir una segunda línea de modelos, más "asequible" y eléctrica, con mayor volumen de producción que los actuales. Esta reflexión hace pensar que en algún momento se pueda ver en su catálogo un coche eléctrico que se pueda usar a diario y que, aunque “más asequible” seguirá siendo solo para privilegiados.

Por ejemplo, el Chiron, del que en su momento se especuló que Bugatti podría lanzar una versión eléctrica, cuesta tres millones de dólares, cuenta con 1.500 CV de potencia y una velocidad máxima de 420 km/h.

Bugatti Chiron

Bugatti Chiron.

“Se trata de la facilidad de uso diario, y la tecnología eléctrica ofrece el mejor equilibrio entre rendimiento y comodidad”, ha dicho Winkelmann, “la velocidad es mucho menos importante”, ha añadido. El directivo no quiso dar detalles sobre su precio, su chasis o sus prestaciones potenciales. Se limitó a un “vamos a ver qué podemos hacer”.

El cliente promedio de Bugatti tiene 42 coches en su casa, según una portavoz de Bugatti. De media dos de ellos son del fabricante francés. Más de la mitad de los 250 Chiron fabricados se venden directamente, sin pruebas ni visitas previas al concesionario, lo que es algo asombroso considerando su precio.

La estrategia de Bugatti es paralela a la línea de electrificación del Grupo VAG, una estrategia lógica si quiere seguir teniendo relevancia dentro del grupo. La historia de la marca importa tanto como el producto, y durante los últimos años los vehículos híbridos y eléctricos han dominado por completo las noticias del automóvil. “Al final la diferencia del precio en un automóvil es la marca”, y con las nuevas tendencias “esto, creo, seguirá igual, afortunadamente para nosotros”, afirma Winkelmann.

El verdadero desafío para Bugatti es desarrollar un coche eléctrico con una autonomía significativamente mejorada y más tecnología que el Porsche Taycan, también perteneciente al Grupo Volkswagen. Cualquier vehículo nuevo de Bugatti probablemente tomaría prestado muchos componentes del Grupo Volkswagen, como la plataforma PPE (Premium Platform Electric), creada para ser empleada por Porsche, Bentley y Audi y que bajo la insignia de Bugatti, proporcionaría una experiencia amplificada.

Motores eléctricos, batería y sistema de carga del Porsche Taycan

Plataforma PPE del Grupo Volkswagen utilizada en el Porsche Taycan.

Si Winkelmann obtiene la luz verde del Grupo Volkswagen, la perspectiva de un Bugatti eléctrico más barato estará todavía lejos de la realidad porque necesitará al menos cuatro años adicionales para su desarrollo.

Bugatti no sería la primera marca de supercoches que intentaría evolucionar y lograr relevancia a través de sus coches y SUV eléctricos más económicos. Ferrari y Lamborghini rechazaron durante mucho tiempo esta idea, que mejoraría los bajos volúmenes de producción, de menos de 5.000 unidades de sus modelos actuales. Recientemente, Lamborghini incorporó una versión híbrida enchufable del SUV Urus y los ejecutivos de Ferrari aseguraron en Ginebra que están trabajando en un superdeportivo híbrido.

Conversaciones: