Híbridos y Eléctricos

PRECIOS AL ALZA

El CEO de BMW advierte de los peligros de la rápida transición al coche eléctrico

A los alemanes les gusta programar todo con tiempo. Las prisas son malas para el negocio, y Oliver Zipsem CEO de BMW no ve clara una estrategia 100 % eléctrica.

FOTO-Portada
FOTO-Portada

La movilidad eléctrica no es una alternativa, es una realidad. La transición ha empezado y no va a parar, y las marcas lo saben. Sin embargo, una transformación 100% eléctrica no es la deseada por los fabricantes, o no al menos por parte de BMW ya que su CEO, Oliver Zipse, ha declarado su escepticismo frente a la estrategia exclusivamente eléctrica. Advierte de los problemas secundarios que puede acarrear un ritmo elevado.

En unas declaraciones recogidas, el consejero delegado de BMW ha advertido que la transición eléctrica está cargada de manzanas envenenadas. Su mayor miedo es la excesiva dependencia de los fabricantes frente a una serie de países terceros muy volátiles. A pesar de que la familia eléctrica de BMW, los modelos i, crece cada día, el fabricante alemán advierte que los motores térmicos no han dicho su última palabra y que todavía hay mercado para ellos.

"Cuando miras la tecnología que llega, sobre todo el impulso de los vehículos eléctricos, debemos tener cuidado porque al mismo tiempo aumentas la dependencia de muy pocos países", ha comentado Zipse en una mesa redonda en Nueva York, donde además destacó que el suministro de materias primas para las baterías están controladas principalmente por países difícilmente accesibles como China. El CEO de BMW no se siente cómodo con esa posición entre la espada y la pared. Lógico por otra parte.

No es la primera vez que Olver Zipse realiza declaraciones similares. Siempre se ha mostrado reacio a apostarlo todo al coche eléctrico. Siempre ha sido un firme defensor de ofrecer tecnologías de ahorro en motores de combustión. Crear motores térmicos cada vez más eficientes que permitan una transición moderada y paulatina de la movilidad. “Si usted ya no vende motores de combustión, alguien sí lo hará”. Esta ha sido siempre su postura.

BMW iX.
BMW iX.

El paso acelerado de la integración del coche eléctrico obliga a los fabricantes a tomar atajos y a actuar con más prisa de la habitual en el segmento. Las marcas de coches estiman sus estrategias de cara a los próximos 15 o 20 años, pero ¿quién sabe dónde estaremos por entonces? Las incertidumbres no son buenas para los negocios, menos para la venta de coches, y el hecho de que los eléctricos dependan tanto de países terceros no es del agrado ni de Zipse ni de muchos otros dentro de la industria.

El CEO también ha declarado que dada esa prisa, y las condiciones geopolíticas actuales, el coste de los coches no hace más que subir. “Tenemos un pico ahora, es posible que no se quede en el pico, pero no volverán los precios anteriores”. Las estrategias deben prepararse con tiempo o de lo contrario los precios serán difícilmente controlables, y eso es lo que está ocurriendo actualmente en una industria muy sometida.

Conversaciones: