Híbridos y Eléctricos

EN BUSCA DE LA EFICIENCIA

¿Está el coche eléctrico destinado a eliminar a los SUVs del mercado?

A medida que la industria avanza, la autonomía y la aerodinámica se convierten en factores clave para un coche eléctrico. Factores que carrocerías como las de un SUV no beneficia.

BMX iX3 eléctrico
BMX iX3 eléctrico

La tendencia originada por el que fuera el pionero del segmento, el Nissan Qashqai, allá por por su lanzamiento en 2007, trajo consigo un órdago de productos similares de todos los fabricantes, que ha trascencido en gamas paralelas a la de los turismos convencionales, con múltiples fabricantes ofreciendo SUV’s y crossovers en distintas categorías y cubriendo distintos nichos de mercado.

Toda la oleada de SUV’s (Sport Utilite Vehicles) que hemos visto presentarse en los últimos años es contraproducente dado el sentido que ha tomado la industria del automóvil, que apuesta por medios de transporte más eficientes. Posición de conducción dominante, grandes neumáticos, pasos de rueda ensanchados y una practicidad supuestamente mayor que la de un compacto o berlina, posicionan a los SUV como un producto muy deseado que no conllevan un gran desembolso extra con respecto a un turismo convencional.

Hasta ahora todos estos atractivos mencionados no suponían un gran problema para el aprovechamiento energético de este tipo de coches alimentado por combustibles fósiles. Tan sólo se veía reflejado en un consumo de décimas o algún litro más de combustible al cabo de cien kilómetros. Pero con la industria nadando a contracorriente en busca de un mejor aprovechamiento energético, parece que los SUV’s, tal y como los conocemos hoy día, podrían tener fecha de caducidad.

¿Reinventarse o morir?

Por ejemplo, Volvo es consciente del déficit que supone para el desarrollo de un nuevo coche eléctrico ir envuelto en una carrocería de tipo SUV. Sin ir más lejos, esta semana mismo anunciaban que lanzarían un nuevo SUV eléctrico coupé que sentaría las bases de su futura gama, ya que quieren seguir satisfaciendo la demanda que hay por este tipo de coches. Por lo tanto este nuevo nuevo contaría con un concepto de SUV redefinido en busca de una mayor eficiencia.

El propio Robin Page, vicepresidente de diseño de Volvo, decía en la entrevista que concedió a AutoExpress: "La parte difícil del futuro es el mundo de los SUV, porque el SUV tradicional tiene un techo alto dado el puesto de conducción. A medida que avanzamos en los vehículos eléctricos el valor de la autonomía y la aerodinámica se convierte en un punto real.”. Es por ello que anunciaban que su próximo SUV no se acercaría tanto al concepto de SUV tradicional, al concepto que hasta ahora tenemos en mente como el de un SUV.

Sí seguirán existiendo y teniendo sentido 4x4 eléctricos dado que seguirá habiendo demanda por parte de clientes que necesiten hacer de su coche una herramienta útil en el off-road, ya sea con fines profesionales o lúdicos. Sin ir más lejos, estos días atrás hemos hablado de las Rivian R1T exponiéndose a una exigente prueba off road, rival directa de la Tesla Cybertruck destinada al mismo público.

Por tanto, ¿necesita el ciudadano de a pie un SUV para los quehaceres diarios? Realmente no. Sí que existe una necesidad real de un coche práctico y polivalente, cumpliendo un SUV con estos requisitos y añadiendo el valor de poder realizar escapadas off-road no muy exigentes, pero lo cierto es que sólo un ínfimo porcentaje de todos los SUV vendidos realizan alguna vez una actividad parecida. Pero es la demanda la que tiene el poder en su mano, y los compradores siguen demandando SUV's, sean o no eficientes.

El resto estaría, tanto para Volvo como para los demás fabricantes, en trabajar la aerodinámica todo lo posible para que el coeficiente aerodinámico no se vea afectado por las proporciones y atributos de un SUV. Sabiendo esto es de suponer que de seguir viendo SUV's en por las calles, probablemente cada vez sean más parecidos a turismos con decoración off-road que a un todoterreno.

Conversaciones: