Híbridos y Eléctricos

SEGÚN GESTAMP

El coche eléctrico exigirá a los proveedores flexibilidad antes que productividad

Ante el imprevisible crecimiento de la demanda de coches eléctricos en los próximos años, los suministradores de la industria del automóvil deberán ajustar su producción, prevaleciendo los criterios de flexibilidad frente a los de la productividad.

Francisco Riberas, CEO de Gestamp.
Francisco Riberas, CEO de Gestamp.

Todos los estudios publicados sobre la evolución de las ventas de los vehículos eléctricos aseguran que la demanda crecerá en los próximos años. Sin embrago, no todas las previsiones coinciden en el momento en el que lo hará ni la curva de crecimiento que recorrerá. Por eso, los fabricantes de automóviles exigirán a sus suministradores una gran flexibilidad en la producción de los componentes para enfrentar niveles impredecibles de demanda.

Así lo ha afirmado a Automotive News Europe Francisco Riberas, CEO de Gestamp, el proveedor español dedicado al diseño, desarrollo y fabricación de componentes metálicos para automóviles. “Probablemente ninguno de nuestros clientes esté absolutamente seguro del ritmo de crecimiento del mercado a los vehículos eléctricos”, asegura. El planteamiento de los fabricantes obligará a los suministradores a cambiar algunas de sus estrategias de producción, ya que enfrentar esa flexibilidad exigirá “la misma flexibilidad en nuestras inversiones”.

Cada fabricante prevé una evolución diferente del mercado, incluso dentro de los que pertenecen al mismo grupo automovilístico. Es el caso del Grupo VAG. Mientras que por un lado confía en el rápido aumento de la demanda de los modelos pequeños basados en la plataforma MEB, no ocurre lo mismo con la plataforma premium PPE de Audi y Porsche. “Continuarán con la plataforma equivalente para los modelos de combustión y al mismo tiempo construirán la nueva plataforma eléctrica, porque no están convencidos de lo rápido que van a vender”, afirma Riberas.

Plataforma modular eléctrica MEB  de Volkswagen

Plataforma modular eléctrica MEB de Volkswagen.

Un ejemplo de esta incertidumbre es la fabricación de habitáculos de batería para Volkswagen que comenzará a montarse este año en la planta de Bielefeld. El pedido original ascendía a 570.000 unidades de estos habitáculos cada año, pero recientemente Volkswagen aceleró sus planes de electrificación, duplicándolo. Este es el resultado del previsible aumento de la confianza en los vehículos eléctrico por parte de los conductores, ante la mayor exigencia de la Unión Europea para reducir las emisiones de CO2.

Según el directivo se prevén unas ventas del 80% en combustión y un 20% en eléctrico “pero quieren tener la flexibilidad de llegar hasta el 30% en el caso de estar equivocados”. Otro ejemplo es la producción de la carrocería o las piezas del chasis. Gestamp pueda hacer frente a un aumento de la demanda de entre un 10% y un 15%. Sin embargo, Riberas prevé que, pasada la incertidumbre, el aumento podría llegar a un 30 o 40 por ciento: “Nuestro gran desafío es afrontar la incertidumbre sobre la forma de la curva de evolución”, afirma Riberas.

El mercado de los habitáculos para baterías

Situadas en la parte baja de la plataforma, entre los dos ejes, las baterías necesitan un habitáculo que las proteja y que forma parte de la estructura del chasis. Salvo en los modelos urbanos con baterías pequeñas, que no ocupan el espacio de eje a eje, los crash test, cada vez más exigentes, exigen que así sea.

Gestamp quiere posicionarse como uno de los proveedores más importante de piezas de chasis y partes específicas de los modelos eléctricos, especialmente los habitáculos de las baterías. Además de Volkswagen, Gestamp también cuenta con clientes como Jaguar Land Rover o BMW. Para los que también fabricará este componente. “Tenemos más de 20 diseños diferentes de este componente para todos nuestro clientes,” dijo Ribera, sin especificar nombres.

plataforma-bateria-jaguar-i-pace-electrico

Plataforma del Jaguar I-Pace.

Adaptará su producción para atender la demanda, haciendo prevalecer los criterios de flexibilidad antes los de la productividad. Riberas confía en los nuevos robots de fabricación que pueden cambiar rápidamente de una tarea a otra. Según sus estimaciones, solo el mercado mundial de los habitáculos para baterías alcanzará una valor de entre 5.000 y 7.000 millones en 2026.

La inclusión de este componente aumenta el peso del chasis de un vehículo eléctrico en aproximadamente 60 kilogramos, lo que obliga a buscar otro tipo de soluciones para aligerar el peso total. El aluminio se está convirtiendo en uno de los materiales más populares para fabricarlos. Por esta razón, a principios de este año, Gestamp estableció dos empresas conjuntas con los especialistas en extrusión de aluminio Etem de Bulgaria y Viohalco en Bélgica.

Conversaciones: