Híbridos y Eléctricos

VÍDEO

Así funciona la bomba de calor de Tesla: una de las más avanzadas del mercado

Los buenos coches eléctricos emplean una bomba de calor como sistema de climatización. Mediante un complejo sistema de refrigeración, Tesla cuenta con uno de los mejores equipos de la industria y nos desvela sus secretos en imágenes.

Bomba-Calor-Tesla
Tesla puede presumir de tener uno de los sistemas de climatización más avanzados del mercado.

La electricidad es algo finito y muy preciado. Los coches eléctricos necesitan aprovechar cada amperio de las baterías para lograr reducir los consumos y, a su vez, aumentar la autonomía. Con cada vez más vehículos impulsados por motores eléctricos, los componentes auxiliares deben seguir el ritmo de evolución de las baterías. De nada sirve tener una pila de gran capacidad y última generación si los elementos instalados no saben sacar provecho de ella. La climatización es uno de esos componentes esenciales y en Tesla quieren demostrar que poseen la bomba de calor más avanzada de la industria y lo hacen con un interesante vídeo explicativo.

Hace apenas unos días era Volkswagen la que nos presentaba el moderno sistema del Volkswagen ID.7. La berlina eléctrica que saldrá a la venta a finales de este año podrá decir que tiene el sistema de climatización más avanzado de la casa. Además de un control preciso y predictivo de la temperatura, el coche será capaz de identificar la posición del sol para así enfriar o calentar las zonas de forma individual. Sin embargo, no todo reside en las funcionalidades que tenga sino que es vital que la bomba de calor no consuma muchos recursos.

Ahora es Tesla quien presenta su sistema de climatización. A través de un vídeo, el vicepresidente de Ingeniería, Lars Moravy, explica que una bomba de calor es, esencialmente, un sistema de aire acondicionado que funciona al revés. El primero en estrenar el nuevo equipo fue el Tesla Model Y. Posteriormente se ha ido sumando al resto de la gama ya que los resultados de eficiencia y climatización son excelentes. Los ingenieros han conseguido aprovechar hasta la última décima de grado generada por el coche para reducir el trabajo de la bomba y así reducir los consumos y maximizar la autonomía. Nadie puede negar que el equipo es, actualmente, el más avanzado del mundo.

Aunque los coches eléctricos no necesitan la misma refrigeración natural que un coche térmico, los componentes eléctricos como el motor, el transformador o la batería generan grandes cantidades de calor. Tesla ha conseguido aprovechar ese calor irradiado por el sistema y captarlo por la bomba de calor. Posteriormente, el aire se proyecta al habitáculo pasando por diferentes filtros avanzados capaces de repeler incluso un ataque bacteriológico. Varias son las innovaciones que se han logrado, como el “supercolector”o la “octo-válvula”. Especialmente relevante es en climas fríos, donde el equipo de Tesla es capaz de generar su propio calor para mantener la cabina a temperatura y optimizar la energía.

Los desarrolladores también han tenido especial cuidado con el diseño y la complejidad. En todo momento se ha buscado crear un equipo compacto y rentable de producir ya que son millones de unidades las que se fabrican cada año. Se podría decir que es como el sistema KERS del conjunto de frenos. Al igual que las pastillas producen fricción y calor que se transforma y almacena en formato eléctrico, la bomba de calor de Tesla hace lo mismo con la temperatura generada por el conjunto eléctrico.

Conversaciones: