Híbridos y Eléctricos

LOS COCHES HÍBRIDOS, ENTRE LOS PRINCIPALES AFECTADOS

El Gobierno planea subir el Impuesto de Matriculación y cambiar el sistema de etiquetas medioambientales

El Gobierno está estudiando cambiar la fiscalidad del Impuesto de Matriculación, fijando un 7% para aquellos coches que superen los 80 g/km de CO2. Además se baraja la posibilidad de cambiar los criterios para obtener las etiquetas medioambientales de la DGT. Los coches híbridos serían los principales afectados.

El Gobierno estudia cambios en las etiquetas medioambientales de la DGT: los híbridos, principales perjudicados
El Gobierno estudia cambios en las etiquetas medioambientales de la DGT: los híbridos, principales perjudicados

Actualización a 18 de febrero de 2020: La Dirección General de Tráfico ha desmentido vía Twitter la información publicada ayer por La Razón, relativa a la modificación en los criterios de asignación de las etiquetas medioambientales, y de la cual nos hicimos eco en estas líneas. Según la DGT, «no hay ningún cambio previsto ni se está estudiando ninguna modificación en los distintivos ambientales, que mantendrán su actual clasificación».


El Gobierno está estudiando la posibilidad de aumentar el Impuesto de Matriculación a los coches nuevos con emisiones de CO2 superiores a los 80 gramos por kilómetro, según ha publicado el diario La Razón. Según esta información, el Ejecutivo estaría planeando gravar con un 7% a todos los coches nuevos que superen dicho límite.

Los coches híbridos pasarían a pagar el Impuesto de Circulación

De llevarse a cabo la medida, afectaría al grueso de los vehículos que se venden actualmente en nuestro país. Los más perjudicados, no obstante, serían los híbridos convencionales (los denominados como HEV). Modelos como el Hyundai IONIQ Híbrido, el Toyota Prius o el nuevo Renault Clio E-Tech pasarían de estar exentos de pagar Impuesto de Matriculación a estar gravados con un 7% sobre el precio del vehículo. Otros modelos híbridos como el Honda CR-V (que homologa 156 g de CO2 por km) pasarían de pagar un 4,75% a un 7% o más.

Cabe suponer que el resto de tramos impositivos podría incrementarse. Recordemos que, actualmente, están exentos de pagar el Impuesto de Matriculación los automóviles cuyo nivel de emisiones de CO2 se sitúe por debajo de los 120 gramos por kilómetros. A fecha de hoy, existen en total cuatro tramos impositivos: los coches que emiten entre 121 y 160 g/km pagan un 4,75%; los que emiten entre 161 y 200 g/km están gravados con el 9,75% y los que superan los 200 g/km pagan un 14,75%.

Con esta medida, los híbridos enchufables estarían a salvo de pagar ese 7 por ciento de Impuesto de Matriculación (homologan menos de los mencionados 80 g/km), pero por el momento se desconoce si se creará otro tramo impositivo por debajo que les haga pagar dicho impuesto. Actualmente todos los híbridos enchufables (PHEV) están exentos de pagarlo.

La medida se puede entender como plan de acción de un Gobierno que pretende luchar contra el cambio climático, como demuestra la creación del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. No obstante, hay que tener en cuenta que este Impuesto supone un importante ingreso para las arcas públicas. Según datos de la Agencia Tributaria, en 2019 se recaudaron 616 millones de euros (un 20% más que en 2018) la cifra más alta desde en los últimos nueve años.

Cambios en los criterios de las pegatinas medioambientales de la DGT

Por otro lado, la Dirección General de Tráfico lleva ya varios meses preparando una modificación en el sistema de etiquetas medioambientales con el objetivo de endurecer los requisitos para obtener las más limpias. Así las cosas, la DGT podría rebajar la categoría de los híbridos enchufables de la actual Etiqueta Cero a la Eco. De esta manera, los eléctricos serían los únicos en tener la Etiqueta Cero emisiones de color azul.

Es de esperar que los híbridos suaves (o mild-hybrid) con sistemas de 48 voltios puedan perder la categoría Eco que actualmente disfrutan. Hasta ahora, el hecho de contar con ese pequeño sistema micro híbrido es suficiente para conseguir la etiqueta Eco, permitiendo que la puedan llevar coches como el Audi RS7 con su motor V8 biturbo de 600 caballos.

En cualquier caso, este cambio no tendrá carácter retroactivo y afectará solamente a los vehículos matriculados nuevos. Los que ya disfruten de la etiqueta Cero o Eco podrán seguir disfrutando de ella mientras no cambie el propietario del vehículo. En caso de vender el vehículo, el nuevo propietario tendrá que volver a pedir una etiqueta nueva conforme a los nuevos criterios.

 

Conversaciones: