Híbridos y Eléctricos

LOS PROPIETARIOS YA ESTÁN ADVERTIDOS

Malas noticias para el Chevrolet Bolt: la NHTSA lanza una alerta por posible combustión espontánea

Dos casos previos de incendio repentino causan confusión y alerta entre las autoridades de seguridad y los propietarios del Chevrolet Bolt. El fabricante ya ha iniciado la retirada de varias unidades.

chevrolet-bolt-ev-portada
Malas noticias para el Chevrolet Bolt: la NHTSA lanza una alerta por posible combustión espontánea

El Chevrolet Bolt fue presentado como uno de los eléctricos más prácticos, económicos y capaces del mercado americano. Sin embargo, en los últimos meses han ocurrido diferentes acontecimientos que no presagian nada bueno. Diversas unidades han salido ardiendo sin explicación alguna, la última la semana pasada. Ante este problema la NHTSA se ha puesto manos a la obra para investigar el origen del problema.

Este mismo miércoles, la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico de las Carreteras (NHTSA), lo que aquí viene a ser la DGT, ha lanzado un aviso de consideración a todos los propietarios de un Bolt. Les aconseja aparcar su vehículo lejos de edificios o zonas de congestión de gente, no aparcar en parkings subterráneos y tampoco dejar el coche cargando por la noche. Así mismo insta a los propietarios a seguir tales advertencias a la par que se pongan en contacto con Chevrolet para buscar una solución a este peligroso problema.

problemas-chevrolet-bolt-01

Esquema del propulsor del Chevrolet Bolt.

La realidad es que este fallo no es nada nuevo. GM ya advirtió el problema a finales del año 2020, y para tratar de solucionarlo emitió una llamada de seguridad para los Chevrolet Bolt comprendidos entre el año 2017 y 2019, que son los que habían centrado los casos de combustión espontánea. En un estudio interno los ingenieros detectaron un problema con la batería del coche, producida por LG Chem. Un pequeño defecto de fabricación que, bajo ciertas circunstancias por el momento desconocidas, pueden provocar la ignición de la pila y por consiguiente en el propio coche.

Tras la llamada de seguridad de noviembre del año pasado GM pensaba tener el problema solucionado, considerando el incidente como resuelto. Sin embargo, el defecto no parece del todo subsanado, y una vez más los 50.932 Chevrolet Bolt afectados están en riesgo serio de sufrir una combustión espontánea.  El propio fabricante ha lanzado un comunicado en el que anima a sus clientes a seguir las indicaciones de seguridad marcadas por la NHTSA, además de acudir a un taller oficial donde será comprobado el estado de las baterías de su coche.

En caso de detectarse algún defecto, los diversos módulos dañados, o la batería íntegra si fuera necesario, serán cambiados. La solución también incluirá la instalación de un software a bordo de diagnóstico avanzado que permitirá detectar posibles fallos o defectos de rendimiento en la pila antes de que estos se produzcan. Por supuesto, los clientes no tendrán que pagar nada y será la empresa quien asuma el gasto de todas las reparaciones.

Por su parte, la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico de las Carreteras ha informado que seguirá indagando en el problema por medio de una investigación interna. Esperan poder detectar el origen del problema para poner una solución definitiva, así como para ver si puede afectar a otros vehículos. No hay que olvidar que LG Chem es uno de los mayores fabricantes de baterías del mundo, trabajando con múltiples marcas a nivel global.

Conversaciones: