Híbridos y Eléctricos

PROPUESTA DEL PARLAMENTO

Mano dura de la UE con la infraestructura de carga: sanciones para los más perezosos

El Parlamento de la Unión Europea quiere sancionar a los países miembros que no cumplan con los planes europeos de expansión de la infraestructura de recarga para vehículos eléctricos.

sanciones union europea infraestructura recarga cehiculos electricos-portada
La Unión Europea discutirá sobre la imposición de sanciones a los estados miembros y a los operadores de carga que no cumplan con los objetivos marcados para el despliegue de la infraestructura de recarga de vehículos eléctricos.

El Parlamento de la Unión Europea está considerando la imposición de sanciones a los estados miembros y operadores de puntos de carga que no cumplan con los planes de desarrollo de la infraestructura de carga de vehículos eléctricos. Todos los estados de la Unión Europea están por debajo del 50 % en el cumplimiento de los objetivos de expansión de puntos de carga en su territorio. El proyecto que votarán los parlamentarios este mes propondrá la implementación de multas a los estados que no cumplan con los objetivos previstos.

Según los planes aprobados por la Unión Europea, actualmente deberían estar en funcionamiento las 677.000 estaciones de carga entre los destinados a automóviles y camiones eléctricos que estaban previstas para 2020, tal y como marcaba la directiva. Actualmente solo están en funcionamiento 377.000 en toda Europa.

Para 2026, el Comité de transporte del Parlamento de la UE tiene como objetivo disponer de al menos un cargador cada 60 kilómetros a lo largo de las rutas principales. Si bien la propuesta incluye las rutas destinadas a vehículos eléctricos comerciales, inicialmente limita la cláusula de los 60 kilómetros a las diez principales arterias de tráfico de la red de Transporte Transeuropea. Muchos estados de la UE “simplemente no presentaron planes de estrategia nacional”, asegura Ismail Ertug es el ponente del Parlamento Europeo para la infraestructura de combustibles alternativos y el parlamentario que está a cargo de la votación. Su propuesta sugiere que los estados que no cumplan con los objetivos paguen 1.000 euros por columna de carga no instalada.

Además, está en discusión que los estados miembros desarrollen sanciones contra los operadores de estaciones de carga que no mantengan las estaciones “adecuadamente” o no permitan pagos con tarjeta. Esto debería evitar que los países “simplemente retrasen la ofensiva nuevamente por inacción”, añade Ertug.

La información, que ha sido publicada por la revista Spiegel, no detalla cómo se impondrían tales sanciones. En el caso de los CPO (operadores de carga), la imposición de multas requeriría que la UE definiera exactamente cuándo una red de carga "no se mantuvo adecuadamente". En tiempos de escasez de semiconductores y las complejidades del suministro de piezas de repuesto, la mera consideración de la disponibilidad del punto de carga podría no ser suficiente.

Sin embargo, es diferente cuando se trata de multas a los estados miembros de la UE y los planes estratégicos nacionales a los que se refiere Ertug. El Comité de Transporte había exigido que los gobiernos presentasen sus planes para alcanzar los objetivos mínimos nacionales vinculantes para 2024. 

Al igual que con la propuesta del Comité de Transporte sobre la densidad de las estaciones de carga, el Parlamento de la UE debe discutir posibles sanciones en el pleno. Una vez adoptadas el procedimiento continuaría con las conversaciones de los gobiernos en el Consejo de la UE antes de incorporar el borrador a la legislación.

Conversaciones: