Híbridos y Eléctricos

DRIFT-TO-CHARGE

Mercedes-AMG quiere que recargues la batería de sus híbridos ¡haciendo derrapes!

Mercedes-AMG ha desarrollado un software para que sus próximos modelos deportivos híbridos con apellido 'E Performance' puedan recargar energía eléctrica cuando derrapan, una divertida función que han llamado 'Drift-to-charge'.

Mercedes-AMG GT 73 E PERFORMANCE
Mercedes-AMG GT 73 E Performance

Hasta ahora, había fundamentalmente dos maneras de recargar un coche híbrido enchufable: conectándolo a un cargador, público o doméstico, y mediante la recuperación de energía en las frenadas. Pero los Mercedes-AMG E Performance, los híbridos más bestias de Mercedes, también se podrán recargar derrapando. Has leído bien.

Hace apenas unas semanas conocimos la estrategia de electrificación que está preparando Mercedes para sus modelos más deportivos, los Mercedes-AMG. Bajo la denominación E Performance, la marca de la estrella quiere dar una vuelta de tuerca a sus modelos AMG con una mayor presencia en cuanto a electrificación gracias a lo aprendido en la "era híbrida" de la Fórmula 1 los últimos años.

Parte de esa experiencia se materializará, entre otras muchas ventajas reales, en un modo de conducción que permitirá recargar la batería haciendo drifting, es decir, haciendo derrapes. Así lo anunciaron desde la marca alemana en un vídeo publicado hace unos días en YouTube.

Se trata de una función llamada 'Drift-to-charge' y está basada en la tecnología que utiliza Mercedes en la Fórmula 1. Según Jochen Schmitz, desarrollador del sistema híbrido, el software del E Performance está diseñado para permitir la recuperación de energía también durante una derrapada continuada. 

«Usamos el sistema eléctrico para reducir la velocidad o quitarle la carga al motor de combustión interna, poniéndola en la batería. Y entonces, cuando el deslizamiento [el derrape] termina, el motor de combustión interna ya está a plena carga y puedes acelerar mucho más rápido». Es decir, el motor de combustión interna no sólo no reduce su potencia sino que recarga la batería mientras el coche derrapa; y, por si fuese poco, esto permite salir más rápido después gracias al impulso de la parte eléctrica.

Mercedes ya tiene a punto los dos primeros modelos con esta tecnología: por un lado, el Mercedes-AMG GT 73 E Performance 4MATIC, que tendrá ni más ni menos que 816 CV de potencia y más de 1000 Nm de par. Montará un V8 biturbo, un motor eléctrico de más de 200 CV y una batería de última generación derivada directamente de la que utiliza el Fórmula 1 de Lewis Hamilton y Valtteri Bottas.

El segundo modelo será el próximo Mercedes-AMG C63 E Performance, que abandonará el motor V8 de la generación actual para dar cabida a un sistema híbrido enchufable con un motor 2.0 gasolina de 4 cilindros, con menos apetito de gasolina y con menores emisiones que el V8, combinado también con un motor eléctrico que serán capaces de entregar conjuntamente más de 600 caballos.

Conversaciones: