Híbridos y Eléctricos

EN CHINA

El mayor problema del ORA Good Cat demuestra que los coches eléctricos son auténticos ordenadores con ruedas

Great Wall Motors se enfrenta a un potencial proceso legal en China tras equipar un procesador de menor potencia del prometido en su coche eléctrico estrella, el ORA Good Cat.

ORA Good Cat.
ORA Good Cat.

El ORA Good Cat ha sido uno de los coches eléctricos más llamativos de todo 2021. Además de por tratarse de una firma china emergente en Europa cuya andadura se antoja prometedora, también por cualidades propias del eléctrico en cuestión, como su diseño y las prestaciones que anuncia la marca. Sin embargo, la comercialización del ORA Good Cat no ha tenido buen comienzo en China, donde Great Wall Motors (el consorcio al que pertenece ORA) se tiene que enfrentar a sus propios clientes a causa de equipar un procesador que no es el que la marca promete.

A pesar de haber sido concebido atendiendo a un diseño y cualidades que calen fuerte en el mercado europeo, el ORA Good Cat también se vende en su mercado local, y tal y como se hacen eco desde The Straight Times, es allí precisamente donde está teniendo lugar el controvertido lanzamiento.

Y es que en la ficha técnica del ORA Good Cat figura que el coche eléctrico equipa de serie un procesador Qualcomm de ocho núcleos de última generación, mientras que el componente que se ha instalado en su lugar es un procesador Intel de corte más básico cuyo lanzamiento data de 2017. Se trata de un hecho que hubiera pasado desapercibido de no ser porque en la práctica no consigue un rendimiento apropiado del sistema operativo que sustenta tanto el navegador como el sistema de info-entretenimiento del Good Cat.

Interior del ORA Good Cat GT

Interior del ORA Good Cat en su versión GT, de estética más deportiva.

Además de no funcionar con la fluidez prometida, hay usuarios que apuntan a que dado el menor rendimiento del procesador en cuestión, sus Good Cat no pueden instalar aplicaciones de terceros que la marca había prometido. En el foro WeChat, hay quien incluso llega a apuntar que su unidad no tiene capacidad para actualizar la aplicación de Gaode, el equivalente chino de Google Maps. El mismo usuario también denuncia que el sistema de reconocimiento de voz no funciona apropiadamente, aunque este fallo se extiende a muchos otros modelos de la industria, pues no es un sistema del todo pulido por muchos fabricantes.

Lejos de no hacer declaraciones, la marca ha admitido en un comunicado que, efectivamente, los primeros ORA Good Cat eléctricos no han sido equipados con el procesador anunciado. La compañía se ha disculpado con propietarios y potenciales compradores con una carta en la que declaran: "Nos gustaría expresar nuestras más profundas disculpas a los propietarios de Ora Good Cat por los problemas provocados por el contenido publicitario del SO (sistema operativo) Ora Smart-cafe".

El fabricante, no obstante, ha dejado claro que la posibilidad de llamar de vuelta a las unidades en cuestión para equipar el procesador prometido no es el escenario que más probabilidades tiene de suceder, entre otras cosas a falta de la escasez de estos componentes, mientras que por otro lado supondría una maniobra con unos costes difíciles de asumir sin perder demasiado dinero en ella. Para más inri, también admitieron que no pueden garantizar que los ORA Good Cat que que serán producidos en los próximos compases equipan el procesador prometido.

ORA Good Cat eléctrico.

ORA Good Cat eléctrico.

Mientras tanto, y tal y como apuntan desde la fuente, algunos usuarios declaran en redes que quieren tomar la vía legal para solventar este suceso. El director ejecutivo del bufete de abogados Queen & Low de Beijing, Lin Lihong, es quien está tratando con muchos de estos propietarios y dice que, efectivamente, está preparando el caso para llevarlo ante un juez.

Dice Lihong: "En mi opinión, este es un caso típico de fraude al consumidor. Estaba escrito explícitamente en las fichas de configuración del coche que un procesador Qualcomm octa-core estaría equipado en el vehículo. Sin embargo, después de haber realizado las entregas, los propietarios descubrieron que los vehículos no eran consecuentes con lo que se anunciaba. La publicidad del tipo de chip, que es una configuración clave en un automóvil inteligente, influye directamente en las decisiones de compra de los consumidores".

Los coches eléctricos, de medio de transporte a auténticos dispositivos con ruedas

Con el cambio de paradigma que se está produciendo en la industria, la mayoría de coches a la venta no sólo prometen cambiar de la gasolina y el diésel a la electricidad por baterías, sino que con ello además, también están ganando atractivo los que más carga tecnológica tienen en su interior, ya sea en materia de seguridad o de infoentretenimiento.

Puesto de conducción del ORA Good Cat eléctrico.

Puesto de conducción del ORA Good Cat eléctrico.

Y es que hace no demasiado tiempo, la noticia que nos ocupa en estas líneas tal vez no hubiera tenido la relevancia que toma ahora, pero dado el fuerte componente tecnológico del que presumen todos los coches eléctricos de nueva generación, la tecnología a bordo se ha convertido en un aspecto determinante que toma más importancia, incluso, que otros motivos de peso en la compra de un coche, como la potencia, por ejemplo.

Esta es una de las causas por la que los modelos de Tesla están sentando un éxito sin precedentes en términos de ventas para coches eléctricos por baterías. En Volkswagen saben de ello, y por ello mismo el CEO del consorcio alemán anunció que quieren que sus próximas generaciones de modelos se conviertan en auténticos dispositivos con ruedas.

Con la entrada de Apple y Xiaomi en la industria del automóvil, esta tesitura no promete más que acentuarse en los próximos años, aunque hay fabricantes como Alfa Romeo que declaran que aunque darán el salto al coche eléctrico, no pretenden convertir sus modelos en "un iPad con ruedas".

Conversaciones: