Híbridos y Eléctricos

CON PROPULSIÓN 100% ELÉCTRICA

Solar Impact, un superyate eléctrico de lujo autosuficiente con 300 m2 de paneles solares

El SolarImpact es un espectacular yate eléctrico de 78 pies con un diseño y desarrollo cargado de innovaciones tecnológicas y movido por la energia solar de los paneles fotovoltaicos que incorpora.

Solar Impact, un superyate eléctrico propulsado por energía solar.
Solar Impact, un superyate eléctrico propulsado por energía solar.

La empresa Suiza afincada en Zúrich SolarImpact Yacht es la responsable de la construcción (en Dresde) de este impresionante yate de propulsión 100% eléctrica, que utiliza la energia del sol gracias a sus 300 metros cuadrados de paneles fotovoltaicos situados a lo largo de su superfície exterior. Con todo ello, el yate se hace autosuficiente hasta en 10 horas de navegación, siendo capaz de de generar 320 kWh, para almacenarlos en una bateria de 800 kWh y navegar con rapidez a una velocidad màxima de 22 nudos (40 km/h) gracias a sus dos motores eléctricos de 500 kW.

El lujo queda patente al incorporar una superfície de 220 metros cuadrados de espacio habitable, un salón de 100 metros cuadrados con vistas panoràmica de 360º y una sèrie de comodidades en sus estàncies que le confieren confort, elegància y un alto nivel tecnológico.

Todos los sistemas a bordo utilizan el sol como fuente de energía primaria. El accionamiento eléctrico no solo es respetuoso con el medio ambiente, sino que también es extremadamente silencioso.

La razón de ello es la selección de los componentes técnicos, que en conjunto permiten una alta eficiencia general y se controlan de manera óptima mediante el uso de inteligencia artificial (AI). Todos los sistemas importantes están altamente automatizados, de modo que el yate puede ser maniobrado por una sola persona.

Diseño SWATH

Una más de sus características innovadoras es la de planear casi en silencio y sin balanceo, incluso en olas de un metro de altura. El casco de 70 toneladas utiliza una construcción de aluminio ligera y moderna para reducir el peso y basada en el principio de diseño SWATH (Small Waterplane Area Twin Hull) conocido desde 1938, anteriormente estaba reservado solo para barcos especiales. Este sistema está apoyado por dos cuerpos de flotación en forma de torpedo debajo de la superficie del agua. Esto logra un desacoplamiento físico de las olas que reduce el balanceo y la inclinación del yate hasta en un 90 por ciento. El barco está quieto en el agua, incluso en olas fuertes, y el molesto balanceo no se nota.

yate_Solar_Impact_001

El tren motriz

El yate Solarimpact está equipado con dos motores eléctricos de 500 kW de imanes permanentes sin escobillas y refrigerados por líquido. Estos motores eléctricos generan un par muy alto de 2 x 5300 Nm en todo el rango de velocidad. Esto significa que un alto par de salida está disponible a velocidades muy bajas y una salida de alta potencia a velocidades más altas. Esto hace que las maniobras a bajas velocidades sean mucho más fáciles y precisas, y aumenta la dinámica a altas velocidades. Los motores pueden operar en ambas direcciones hacia adelante y hacia atrás. El cambio rápido entre estos modos permite el uso de un control de joystick, perfecto para acoplamiento y maniobra lenta.

Además, el almacenamiento de energía se puede descargar al 100% sin daños, de modo que se consume toda la energía y está diseñado para ofrecer la mejor seguridad posible. A pesar de su estanqueidad, hay un sistema de gestión de unidades de energía (EMS) que controla una serie de parámetros clave a nivel de celda, detección de fallas y avisos, gestión de carga y descarga.

El yate incorpora un extensor de rango formado por dos motores diésel de 65 kW de potencia para ser utilizado en caso de necesidad.

Conversaciones: