Híbridos y Eléctricos

CRISIS EN LA AUTOMOCIÓN

Tesla vuelve a ser el más listo de la clase y esquiva la crisis de los semiconductores

Mientras que muchos fabricantes se han visto obligados a cerrar sus líneas de producción durante semanas por la falta de semiconductores para sus microchips, Tesla pone en marcha su mentalidad de startup para no verse afectada.

Crisis semiconductores microchips
La escasez de semiconductores paraliza la producción de algunos fabricantes de automóviles.

La pandemia del coronavirus está provocando un incremento en la demanda de componentes electrónicos, sobre todo de semiconductores, que la cadena de suministro no está pudiendo manejar. La industria del automóvil se ha convertido en una de las más necesitadas de estos componentes por lo que esta circunstancia está llevando a algunos fabricantes a detener la producción de algunos de sus modelos. Sin ellos no pueden completar el ensamblaje de sus coches. Sin embargo, hay un fabricante que ha sabido esquivar esta circunstancia: una vez más Tesla es el más listo de la clase.

A nivel mundial, la crisis provocada por el coronavirus ha incrementado el teletrabajo y una de las consecuencias de ello es la creciente demanda de teléfonos móviles y ordenadores, cuyos componentes esenciales son los semiconductores. La consecuencia de todo esto es la escasez de estos componentes que han empezado a notar ya los fabricantes de automóviles.

Los semiconductores ayudan a transportar la corriente eléctrica a través de los dispositivos y aseguran que todos los microprocesadores y transistores estén en funcionamiento. Esta dependencia también afecta a los vehículos eléctricos. En ellos juegan un papel fundamental en las baterías, puesto que controlan el voltaje al que funcionan para evitar degradaciones y fallos en el funcionamiento de las celdas. Pero además, en todos los coches, no solo en los eléctricos, también forman parte de otros sistemas tan básicos como los frenos o componentes controlados por un microchips, entre ellos los sensores y las cámaras de los sistemas de ayuda a la conducción o los nuevos sistemas de infroentretenimento que se montan en la mayoría de los modelos.

¿A quién afecta esta escasez de chips?

Actualmente la demanda global supera a la oferta disponible. Si estos chips no están disponibles, los fabricantes no pueden continuar con el ensamblaje de sus vehículos y han de detener la producción. Peugeot anunció que a partir de ahora dejará de implementar una pantalla digital en el 308, volviendo a los medidores analógicos, para poder continuar con la producción de este modelo, hasta la llegada de la nueva generación.

Tesla crisis semiconductores

Tesla esquiva el problema mundial del suministro de semiconductores provocado por la pandemia del coronavirus.

Renault y Stellantis ya se han visto afectados por esta circunstancia y han suspendido la producción de algunos de sus modelos en sus fábricas europeas. Según informó Reuters, General Motors fue el último gran fabricante que tuvo que detener parte de su producción, al igual que Ford, Toyota, Volkswagen, Suburu y Fiat Chrysler.

Esta escasez ha puesto un caro foco de atención en la dependencia mundial de un grupo selecto de fabricantes de semiconductores, específicamente en Taiwán.

¿Quién los fabrica?

Taiwán alberga grandes corporaciones tecnológicas como Taiwan Semiconductor Manufacturing (TSMC), el mayor fabricante de chips del mundo o Semiconductor Manufacturing International Corporation (SMIC), con sede en Shanghái un proveedor importante en la cadena de suministro global de semiconductores. 

Pat Gelsinger, director ejecutivo de Intel, una de las mayores empresas de semiconductores, dijo recientemente que la industria podría tardar un "par de años" en ponerse al día con la creciente demanda.

Tesla, ¿el más listo de la clase?

Durante la conferencia sobre los resultados económicos del primer trimestre de 2021, Elon Musk anunció que Tesla también estaba sufriendo este problema. En sus vehículos, utiliza varios chips que gobiernan diferentes sistemas de control y el sistema de información y entretenimiento. Además, el fabricante utiliza un chip diseñado por él mismo para su software de conducción autónoma.

Tesla microchips

Tesla fabrica sus propios microchips en los que ha modificado el software para que puedan albergar semiconductores de varios proveedores.

Pero Tesla evitó que este problema provocara la detención de sus líneas de producción gracias a que ha sido capaz de moverse rápidamente, con la mentalidad de una startup aplicada a una empresa que ya no lo es. Ha desarrollado nuevos microcontroladores gobernados por un firmware que permite trabajar con chips de diferentes proveedores. De esta manera, confía en seguir instalando los chips disponibles en el mercado y sin depender de un solo suministrador.

Si bien no es ajeno totalmente al problema y no asegura que los fallos en la cadena de suministro puedan afectarle durante los próximos meses, por ahora la fábrica de Fremont solo ha tenido que cerrar unos días el trimestre pasado por esta razón, un problema menor en comparación con lo que están sufriendo el resto de los fabricantes.

Conversaciones: