Híbridos y Eléctricos

EXTRACCIÓN DE COBALTO EN EL CONGO

Tesla y otras 4 compañías tecnológicas, acusadas de ser cómplices de explotación infantil

Una acusación formulada por 14 familias de la República del Congo cuyos hijos han fallecido o sufrido graves daños  acusan a Tesla, Apple, Alphabet, Microsoft y Dell de ser cómplices de lo ocurrido.

Las mafias y las propias familias, acuciadas por su pobreza, obligan a los niños a trabajar en las minas de cobalto
Las mafias y las propias familias, acuciadas por su pobreza, obligan a los niños a trabajar en las minas de cobalto

Cinco de las compañías tecnológicas más grandes del mundo, entre las que se incluye el fabricante californiano de coches eléctricos Tesla, han sido acusadas de ser cómplices de la muerte de niños en la República Democrática del Congo. Su relación con los trabajos de extracción de cobalto, necesario para la fabricación de teléfonos, ordenadores y baterías. Apple, Alphabet, Microsoft y Dell son las otras empresas involucradas, junto a la compañía minera británica Glencore. Por ahora, salvo Dell, el resto de las empresas no ha respondido de forma oficial a esta denuncia.

El cobalto es un mineral cuyo precio se ha disparado en las últimas fechas ya que su uso es, por ahora, imprescindible en la fabricación tanto de baterías como de dispositivos móviles. Su precio se ha multiplicado por tres desde 2016. Un kilo de esta materia prima cuesta alrededor de 90 dólares (unos 79 euros). Según un estudio de 2018 de la Comisión Europea, las previsiones  indican  que la demanda mundial del aumentará entre un 7% y un 13% cada año durante la próxima década.

Este desajuste económico ha llevado convertir su extracción en una auténtica mafia que explota el trabajo infantil en la República Democrática del Congo, un país marcado por la inestabilidad política y las guerras, en el que se concentran el 70% de las reservas mundiales.. Numerosas asociaciones han denunciado la violación de los Derechos Humanos que se produce con los trabajadores que extraen el cobalto de las minas, en su mayoría niños o refugiados de las guerras.

cobalto

La denuncia, presentada por International Rights Advocates, una organización estadounidense sin ánimo de lucro, la han realizado 14 familias del Congo. En ella acusan a Tesla, Apple, Alphabet, Microsoft y Dell de formar parte de este sistema inhumano de extracción de cobalto y de ser cómplices de la muerte y de las lesiones de sus hijos.

La documentación presentada y archivada en la Corte de Distrito de los Estados Unidos en Washington DC, muestra niños con miembros amputados o desfigurados. Seis de los 14 niños, hijos de las familias denunciantes, murieron en derrumbamientos producidos en los  túneles mineros y el resto sufrieron lesiones y heridas que han les han llevado a sufrir parálisis y han destruido sus vidas. El abogado del Fundación, Thomson Reuters, que  representa a las familias, ha argumentado de forma muy dura contra estas empresas: “estas compañías, las compañías más ricas del mundo, estas compañías elegantes que fabrican aparatos, han permitido que los niños sean mutilados y asesinados para obtener su cobalto barato”.

Según se explica en la demanda, la extrema pobreza en la que se encuentra inversa buena parte de la población de la República del Congo es el origen de esta situación. Los niños, de apenas seis años de edad, fueron obligados por sus propias familias a abandonar la escuela  y trabajar en las minas de cobalto de la compañía minera británica Glencore, una empresa que, anteriormente, ya ha sido acusada de explotar el trabajo infantil en sus instalaciones. Los niños trabajaban de sol a sol, seis días a la semana, por un sueldo mísero de apenas 1,5 dólares al día.

La demanda argumenta que todas las empresas tienen la capacidad de revisar sus cadenas de suministro de cobalto para garantizar que se realizan en las condiciones más seguras y no implican ningún acto ilegal e inhumano

La respuesta de la industria

Tesla, Apple, Google, Microsoft no han respondido por ahora a estas acusaciones, aunque se espera que se pronuncien sobre esta demanda en los próximos días.

En un correo electrónico enviado por Dell, la compañía estadounidense dice que va a iniciar una investigación que llegue hasta el fondo de estas denuncias puesto que nunca ha permitido que en sus operaciones estuviesen implicadas mafías de trabajo infantil y forzoso.

Un portavoz de Glencore se ha limitado a anunciar que la empresa ”toma nota de las acusaciones contenidas en la demanda estadounidense presentada el 15 de diciembre de 2019”.

La exclavitud moderna

Según la iniciativa Walk Free de la Fundación Minderoo, una organización internacional independiente que defiende los derechos humanos, y la Organización Internacional del Trabajo , más de 40 millones de personas están cautivas en la esclavitud moderna, inmersas sobre todo en trabajos y matrimonios forzosos.  

Conversaciones: