Híbridos y Eléctricos

REESTRUCTURACIÓN DE WOLFSBURG

Volkswagen tiene un problema: el Model 3 se fabrica tres veces más rápido que el ID.3

Volkswagen quiere ponerse al día en su competencia con Tesla y también con las nuevas marcas chinas de coches eléctricos: reestructurará su fábrica de Wolfsburg para que produzca más rápido, más barato y con los estándares de calidad europeos.

Volkswagen ID.3 fabrica Zwickau
La producción del Volkswagen ID.3 en la fábrica en Zwickau es tres veces más lenta que la del Tesla Model 3.

Volkswagen continúa con la vista puesta en Tesla para avanzar en su nueva carrera eléctrica. La amistad entre los dos máximos mandatarios, Herbert Diess y Elon Musk, no quita que compitan en el mismo mercado y que, en lo que se refiere a lo eléctrico, Tesla todavía lleva la delantera. Pero para Volkswagen (y para todos los demás), la competencia el enemigo no solo está el California, también proviene de China. Para ponerse a la altura de la nueva industria, Volkswagen reestructurará por completo su fábrica principal de Wolfsburg para producir coches eléctricos más rápido que sus rivales y manteniendo los estándares de calidad europeos.

Según publica el News.in-24, las alarmas saltaron la semana pasada en Volkswagen cuando Herbert Diess (CEO del Grupo) y Ralf Brandstätter, (CEO de Volkswagen), reunieron a sus 120 altos directivos en Wolfsburg para una reunión de crisis: en comparación con Tesla y los fabricantes chinos, Volkswagen es demasiado lento y demasiado caro. La planta principal del Grupo Volkswagen en Wolfsburg, Alemania, se enfrenta este año a las que podrían ser sus cifras de producción más bajas de la historia.

Una de las causas de estas malas cifras de producción es la escasez de chips, que pueden hacer que este año las cifras caigan por debajo del nivel de 2020, cuando la pandemia de la Covid-19 llevó la producción a poco menos de 500.000 unidades. Según el pacto laboral firmado hace cinco años, el objetivo inicial de Volkswagen era fabricar al menos 820.000 vehículos en Wolfsburg el año pasado. 

En resumen, la fábrica insignia del grupo necesita un cambio rápido y radical enfocado hacia los vehículos eléctricos para continuar siendo competitiva. Hasta ahora, su gran esperanza era el Proyecto Trinity, que dará como resultado un nuevo un automóvil eléctrico que saldrá al mercado en 2026. “Trinity tiene que elevar esta factoría a un nuevo nivel competitivo, tiene que revolucionarlo con nuevos procesos”, asegura Diess. Sin embargo, esa fecha es demasiado lejana y lo planteado hasta ahora no es suficiente: el CEO demanda soluciones mucho más radicales y rápidas.

Volkswagen Trinity concept

Volkswagen Trinity concept

Como consecuencia, los planes para la planta principal de Wolfsburg serán revisados ​​y serán más radicales. Se demolerán los edificios antiguos y construirán nuevas naves de producción para hacer más eficientes los procesos. Esta solución radical, hará posible fabricar sus automóviles eléctricos más rápido y, por lo tanto, reducir los costes de producción

Tesla y muchos de los nuevos fabricantes chinos producen más rápido y lo hacen más barato. Además, la calidad de sus vehículos es cada vez mayor y están empezando a alcanzar los estándares europeos. Como consecuencia, y según los resultados de un estudio realizado por la consultora de gestión de Kearney, más del 70 % de los clientes chinos ya han decidido comprar su próximo vehículo premium de un fabricante de su país. El aumento de la calidad y un precio más asequible son las razones principales de este cambio de tendencia.

VW-Golf-8-Wolfsburg

Volkswagen reestructurará la fábrica de Wolfsburg (donde ahora se fabrica el Golf 8) para fabricar coches eléctricos demoliendo edificios y construyendo nuevas naves que den cabida a proceso de producción más rápidos, eficiente y que mantengan la calidad.

Esta reestructuración es, además, urgente. La competencia de la nueva Gigafactoría alemana de Tesla será un punto de inflexión. En Berlín el fabricante californiano pretende establecer nuevos estándares en la producción de automóviles. Como resultado, un Tesla 3 se construye en diez horas, tres veces más rápido que un Volkswagen ID.3 en Zwickau, lo que coloca a Tesla varios escalones por encima en cuanto a productividad y rentabilidad.

Conversaciones: