Híbridos y Eléctricos

100% ELÉCTRICO

El Volvo Embla se desvela a través de los bocetos de la oficina de patentes

Aunque todavía quedan unos meses para verlo al natural, ya podemos hacernos una idea general de cómo va a ser el Volvo Embla, el sucesor eléctrico del XC90 que se ha desvelado en sus bocetos de patente.

Volvo-Embla-Patente-Delantera
Con claro enfoque que recuerda el XC90, el Embla mostrará elementos nuevos y atractivos

Antes de que acabe el año el Embla debería ser presentado. El prometedor y esperado gran SUV eléctrico de la casa sueca se convertirá en el primero de una nueva generación de productos. Volvo aspira a vender más de 600.000 eléctricos para el año 2025, y para ello necesita nuevos productos para atraer al gran público. El Volvo Embla, que acaba de filtrarse a través de la oficina de patentes, será una pieza clave en esa nueva estrategia, y por fin podemos saber qué aspecto tendrá.

Antes de lanzar al mercado cualquier tecnología o producto, las marcas tienen que registrar una descripción del producto, el nombre provisional y el aspecto general. Gracias a esos datos hemos podido conocer cómo será el Volvo Embla, aunque también puede esta sea sólo una denominación temporal para el Volvo EX90, que es como ha sido llamado en la oficina de patentes. El nombre puede cambiar, pero la imagen no, así que vamos a centrarnos en lo que definitivo, aunque sea a grandes rasgos.

Volvo-Embla-Patente-Lateral
Grandes proporciones para un SUV que superará la barrera de los cinco metros de largo

Estéticamente los bocetos nos muestran un SUV de grandes dimensiones que rápidamente nos recuerda al Volvo Concept Recharge. Los suecos tienen un marcado ADN estético que se extiende al Embla/EXC90 o EX90 (también se ha registrado esa denominación). El frontal demuestra las reminiscencias al actual XC90. Faros llamativos con la ya tradicional forma del martillo de Thor, y una parrilla muy prominente que no indica ninguna gran abertura, salvo la de la parte inferior. En la vista lateral es donde mejor se aprecia el gran formato que no espera.

Con una medida superior a los 5 metros de largo, el sucesor del XC90 parece estar más pegado al suelo. Una menor altura libre que permitiría reducir el impacto con el aire, aunque una vez más hay que recordar el carácter provisional y general de las imágenes. Tres volúmenes muy bien marcados donde destacan un largo y prominente capó y un gran voladizo trasero que permitirá ofrecer una amplia capacidad de carga. La vista trasera muestra la herencia Volvo, aunque también recuerda bastante al diseño actual de Polestar, con los faros en forma de C unidos por una franja LED que recorre todo el ancho.

Volvo-Embla-Patente-Trasera
La parte trasera recuerda mucho a Volvo, aunque también hay guiños al diseño de Polestar

Bajo toda esa nueva carrocería se esconde la plataforma SPA2. Una estructura polivalente que podrá acoger diferentes mecánicas, desde bloques térmicos a soluciones 100% eléctricas o híbridas enchufables. Teniendo esto en cuenta es más que probable que conozcamos múltiples versiones bajo diseños similares, tal y como hace Volvo actualmente con el Volvo XC40 Recharge. Eso permitirá conocer varias nomenclaturas, aunque tal y como reconocía Hakan Samuelsson, director ejecutivo de la marca hace un tiempo: “el sustituto del XC90 comenzaría su nombre por una vocal”.

No tardaremos mucho en salir de dudas. Los planes contemplan el lanzamiento antes de que acabe el presente año, aunque no será hasta el año que viene cuando se inicie el periplo comercial del nuevo buque insignia de la casa. Su tamaño no será lo único en hacer gala a semejante denominación, pues también se esperan los mejores materiales y la más moderna tecnología, algunos gadgets que nos dejarán con la boca abierta, y un sistema de conducción autónoma de nivel 3 guiada por radares LiDAR de última generación.

Conversaciones: