Híbridos y Eléctricos

HOMOLOGADO COMO VEHÍCULO PEDELEC

Adiós a Bio Hybrid: quiebra el proyecto a caballo entre una bicicleta eléctrica y un coche

La declaración de insolvencia de la empresa que estaba tras el Bio Hybrid ha acabado con el futuro de un vehículo que aspiraba a romper la barrera existente entre las bicicletas eléctricas y los pequeños utilitarios urbanos.

Byo Hybrid Duo
El Bio Hybrid había abierto las reservas tanto en versión de pasajeros para dos ocupantes como en versión pick-up y tenía previsto iniciar su producción a mediados de este año. El la imagen Bio Hybrid Duo.

El Bio-Hybrid, la apuesta por un vehículo de cuatro ruedas que pudiera homologarse como una bicicleta eléctrica, finalmente ha fracasado. Y lo ha hecho, como en muchos de estos casos, por problemas económicos. Tras declararse en concurso de acreedores, Micromobility Services and Solutions, propietaria de la marca, no ha logrado encontrar inversores que respaldasen su proyecto, lo que le ha llevado a disolverse como empresa en el registro mercantil a mediados de julio.

El Bio-Hybrid es un micro vehículo que se ha desarrollado para reducir la brecha en cuanto a comodidad y practicidad existente entre la bicicleta eléctrica y el automóvil. Desde las primeras etapas de desarrollo se anunció que contaría con varias versiones de las que ya se habían presentado dos. Una para dos ocupantes, con techo, para el que ya estaban abiertas las reservas y una variante pick-up que mantenía un habitáculo techado y sustituía la parte trasera por una caja de carga.

Las dificultades económicas de Micromobility Services and Solutions se evidenciaron con la declaración de concurso de acreedores en abril de este año. El fracaso de la dirección de la empresa para lograr encontrar inversores que respaldaran el proyecto llevó al Tribunal de Distrito de Nuremberg a abrir un procedimiento de insolvencia el pasado 1 de julio. Tanto el administrador concursal, el bufete de abogados Dr. Beck und Partner, como el director de marketing de la empresa, Jakub Fukacz, confirmaron a la web alemana Next Mobility que la búsqueda de inversores había fracasado.

En consecuencia, el bufete de abogados está en conversaciones con diferentes inversores que pudieran estar interesados en la compra de los activos de Bio-Hybrid GmbH, incluida la propiedad intelectual.

Inicialmente, tras la declaración de insolvencia de abril, las operaciones comerciales no se paralizaron, y la empresa continuó aceptando pedidos a través de su página web. Actualmente es posible acceder al apartado de las reservas, aunque tan solo muestra una página estática que advierte que el sistema está en modo de mantenimiento.

caja de carga abierta del Bio-Hybrid pick-up

Bio Hybrid pick-up.

El proyecto parecía contar con la solvencia técnica de su desarrollador, Schaeffler, que lo presentó por primera vez en 2016. Sin embargo, alcanzó notoriedad internacional en 2019, cuando varios prototipos funcionales fueron presentados en el CES de Las Vegas. En octubre de 2020, Schaeffler vendía todas las acciones de su empresa subsidiaria Schaeffler Bio-Hybrid GmbH a Micromobility Services and Solutions. 

La producción en serie del Bio-Hybrid estaba programada para comenzar a mediados de 2021, ya de la mano de su nuevo propietario. Se ofrecía en varias versiones: de carga, pasajeros y mixtas, con estilo ‘pick-up’. El sistema propulsor es similar al de una bicicleta eléctrica. Emplea un motor eléctrico para asistir al conductor en su pedaleo lo que le homologaba en la Unión Europea como un vehículo pedelec con la velocidad limitada a 25 km/h. Incluye una batería portátil que puede recargare en cualquier enchufe doméstico.

Conversaciones: