Híbridos y Eléctricos

E-MOBILITY DE VOLKSWAGEN

La importancia de que la fabricación de los coches eléctricos también sea cero emisiones

El Volkswagen ID.3 será entregado a los clientes como un vehículo con una huella de carbono neutral.

La importancia de que la fabricación de los coches eléctricos también sea cero emisiones.
La importancia de que la fabricación de los coches eléctricos también sea cero emisiones.

La apuesta de Volkswagen por la movilidad eléctrica es firme y decidida. Hasta 2023, la marca alemana va a invertir 11.000 millones de euros en movilidad eléctrica, conducción autónoma, nuevos servicios de movilidad y digitalización. De ellos, 9.000 millones van a parar a desarrollar la movilidad eléctrica, dentro de la que se integra  la familia ID., la nueva gama de vehículos 100% eléctricos y asequibles de Volkswagen.

La nueva oleada de coches eléctricos tiene sus cimientos en la plataforma MEB, la base común sobre la que se diseñarán todos los modelos de la gama ID. Una plataforma que podrá ser utilizada en modelos tan diferentes como un compacto, un SUV o un monovolumen.

Este cambio de paradigma implica fuertes cambios en la forma en la que se diseñan los coches, pero también en la forma en la que se fabrican. La fábrica de Zwickau, en Alemania, encargada de la producción del Volkswagen ID.3, ha sufrido una transformación importante para acoger la producción de modelos impulsados por baterías. Se trata de la primera gran planta de producción a nivel mundial en transformarse completamente de producir solo coches de combustión a producir solo eléctricos.

No es solo un cambio de tecnología, es un cambio de filosofía

De sobra es conocida la importancia de la movilidad eléctrica de cara a la reducción de las emisiones de CO2 y otros gases contaminantes. La electrificación del transporte es, junto a las energías renovables y la eficiencia energética, uno de los pilares fundamentales en la lucha contra el cambio climático. Y Volkswagen está comprometido con el acuerdo de París para conseguir que la temperatura media mundial no crezca más de 2ºC respecto a niveles preindustriales, asumiendo su responsabilidad social y trabajando para convertirse en el proveedor líder mundial de movilidad sostenible.

Y es que la mejor forma de luchar contra el cambio climático es apostar por la movilidad eléctrica. Los datos así lo demuestran. Sin ir más lejos, teniendo en cuenta el mix eléctrico de España en el año 2017 (que no fue especialmente bueno para la generación con energías renovables) moverse en coche eléctrico emite un 57% menos de CO2 que hacerlo en diésel o gasolina. Se espera, que con datos de 2019 la diferencia de emisiones sea aún mayor, ya que España se encuentra en pleno resurgir del sector renovable y está empezando a dejar de lado el carbón para la generación de electricidad, una de las fuentes más contaminantes.

La estrategia del Grupo Volkswagen está alineada con la movilidad limpia, con un plan para lograr la neutralidad en CO2 en 2050. Una de las claves para alcanzar este objetivo será la electrificación de toda la flota.

La importancia de que la fabricación de los coches eléctricos también sea cero emisiones

Volkswagen ID.3

El Volkswagen ID.3 tendrá una fabricación neutra en emisiones de CO2

No hay duda de que la partida de las emisiones “en marcha” hace tiempo que la ganó el coche eléctrico. Sin embargo, cuando hablamos de la fabricación del vehículo, la cosa cambia. Diversos estudios han querido demostrar que los coches eléctricos producen más emisiones de CO2 en la fabricación que sus homólogos de combustión. La fabricación de baterías y la extracción de materias primas son las principales causas de esta diferencia.

Es por eso que desde Volkswagen se han tomado muy en serio el impacto ambiental de la fabricación del ID.3. Según palabras del responsable de Movilidad Eléctrica del Comité Ejecutivo de la marca, Thomas Ulbrich, "El cambio climático es el mayor desafío de nuestro tiempo. Como el mayor fabricante de coches del mundo, Volkswagen asume su responsabilidad: el nuevo ID. será el primer coche eléctrico climáticamente neutro producido por el Grupo”.

La importancia de que la fabricación de los coches eléctricos también sea cero emisiones

Fabricación del Volkswagen ID.3.

Para garantizar cero emisiones a lo largo de su ciclo de vida, Volkswagen está trabajando en diferentes frentes que copan toda la cadena de valor, desde la extracción de materias primas hasta la propia fabricación del coche, con el objetivo de evitar y reducir las emisiones de CO2. Incluso los proveedores contarán con una calificación en función de la sostenibilidad, que se convertirá en un criterio tan importante como el coste, la calidad, la experiencia o la innovación.

Por ejemplo, las baterías serán producidas en Europa y asegurando que los proveedores utilizan energía de origen renovable. Así, también se evita la necesidad de importarlas desde otros mercados, reduciendo la huella de carbono al máximo. Además, la fábrica de Zwickau, donde se fabricará en exclusiva el ID.3, ya está utilizando energía de fuentes sostenibles.

Esta filosofía será extendida de igual manera a las fábricas de Emden and Hannover, que a partir de 2022 también se dedicarán a la producción de modelos eléctricos. Juntas, estas tres ubicaciones se convertirán en la red de fabricación de movilidad eléctrica más grande y eficiente de Europa.

En cuanto a las emisiones de la cadena de valor que por el momento son inevitables, Volkswagen ha decidido compensarlas mediante la inversión en proyectos de protección climática certificados. De esta forma, el Volkswagen ID.3 será entregado a los clientes como un vehículo con una huella de carbono neutral.

La importancia de que la fabricación de los coches eléctricos también sea cero emisiones

La infografía muestra cómo se reducen las emisiones de CO2 en cada una de las etapas de la cadena de valor: Cadena de suministro: Consumo de energía 100% renovable en la fabricación de baterías. Fabricación: Consumo de energía 100% renovable en la fábrica de Zwickau. Uso: Recarga del vehículo con energía 100% renovable a través de la filial Elli. Reciclaje: Segunda vida de las baterías y reciclaje de circuito cerrado (el 95% de los materiales de una batería son reutilizables) Además, las emisiones de CO2 inevitables en la cadena de valor son compensadas a través de inversiones en proyectos de protección climática

Servicios de recarga cero emisiones

Junto con el lanzamiento de ID.3, Volkswagen ha puesto en marcha una serie de soluciones de recarga que mantienen la filosofía de la neutralidad de carbono. Si además de la fabricación neutra en emisiones, los clientes son capaces de recargar sus vehículos con electricidad de origen renovable, se estará consiguiendo una verdadera movilidad cero emisiones.

Para ello, la marca dispone de servicios que van desde la recarga en el hogar hasta la recarga en ruta. A través de su filial Elli, ofrecerá soluciones de recarga inteligente con energía procedentes de fuentes renovables. También se van a tomar medidas para empleados, como la ampliación del número de puntos de recarga en los aparcamientos de empresa, empezando por el mercado alemán, desde los 1.000 actuales hasta los 5.000. Además, los más de 5.500 concesionarios y servicios técnicos asociados en Europa también serán equipados con diferentes opciones de recarga, que estarán accesibles tanto para clientes como para el público general a través del servicio We Charge.

Todo ello sumado a la red Ionity, la empresa en la que participa Volkswagen junto con otros grandes fabricantes para desarrollar una red de recarga rápida de alta potencia con 400 estaciones por toda Europa.Y que como no podía ser de otra manera, cuenta con suministro de energía con certificado 100% renovable.

La importancia de que la fabricación de los coches eléctricos también sea cero emisiones

Volkswagen ID.3

Conversaciones: