Híbridos y Eléctricos

ELÉCTRICA DE AUTONOMÍA EXTENDIDA

LEVC VN5, a prueba: una furgoneta eléctrica diferente y ultra cómoda

Probamos la LEVC VN5, una furgoneta eléctrica con extensor de autonomía que llega a España proponiendo algo diferente: diseño, un gran equipamiento y sobre todo una comodidad superlativa, todo ello sin olvidar la parte práctica pensada para el trabajo.

LEVC_MALTE_11
LEVC VN5, a prueba: una furgoneta eléctrica diferente y ultra cómoda

Los taxis londinenses son de los coches más famosos en el mundo y prácticamente nadie sabría decir quién los fabrica. Pero su característica silueta los hace inconfundibles. Desde hace unos pocos años, los taxis tradicionales se están sustituyendo por el LEVC TX, un coche eléctrico con extensor de rango capaz de moverse sin emisiones por el centro de Londres y, por supuesto, mucho más moderno. Pues bien, la prueba que traemos hoy es la furgoneta derivada de ese taxi. Se llama LEVC VN5 y ya está a la venta en España.

Antes de entrar en materia con la prueba, vayamos con las presentaciones debidas. ¿Qué y quiénes son LEVC? ¿De dónde viene? En el año 2013, el gigante chino Geely compró ‘The London Taxi Corporation Limited’, la compañía de taxis londineses que en 1989 lanzó el famosísimo taxi de la capital británica. No obstante, el origen de la compañía se remonta a principios del siglo XX.

Ya bajo el paraguas de Geely (propietaria de Volvo, y cuyas sinergias veremos más adelante), en 2017 se creó una compañía nueva de nombre LEVC, que son las siglas de London Electric Vehicle Company. En 2018 se presentó el LEVC TX, un taxi eléctrico con extensor de autonomía, y al año siguiente, el alcalde de Londres llegó a un acuerdo con LEVC para instalar en la ciudad más de 50 puntos de carga reservados exclusivamente para estos taxis.

levc-vn5-electrica-prueba-10

Derivado del TX surge la LEVC VN5, una furgoneta eléctrica industrial con un enfoque y propuesta muy particulares, y la protagonista de nuestra prueba. Enfoque diferente, decíamos, porque en LEVC buscan clientes que quieran ofrecer una imagen diferente a sus clientes, una imagen más cuidada y sofisticada. No sólo importa el fondo, también las formas, y por eso la VN5 hace gala de un diseño diferente a cualquier otra furgoneta de la competencia.

Lo primero que llama la atención nada más ver la VN5 en vivo es su tamaño. Es mucho más grande de lo que parece en fotos. Mide 5,23 metros de largo (con 3,39 m de distancia entre ejes), 1,99 metros de alto y algo más de 2,08 metros de ancho incluyendo los retrovisores. Para que os hagáis una idea, la VN5 es 34 centímetros más larga que una Mercedes-Benz Vito Furgón, por ejemplo, y apenas 3 centímetros más pequeña que una Sprinter Compacta. 

El cajón de carga trasero tiene hasta 5,5 metros cúbicos de capacidad, puede alojar dos palés europeos y tiene una capacidad de carga de hasta 830 kilos. El compartimento de la carga, que está iluminado con varias lámparas LED, tiene dos vías de acceso: una puerta corredera por el lateral (opcionalmente se puede pedir con dos puertas, una en cada lado), o bien mediante dos puertas asimétricas en la parte trasera. Las puertas son de plástico compuesto, lo que reduce el peso de las mismas. Y lo cierto es que se sienten muy ligeras cuando las abrimos y/o cerramos. Además, según el fabricante, son más resistentes a las abolladuras y a la corrosión.

levc-vn5-electrica-prueba-11

El interior resulta familiar a simple vista, especialmente si te has subido en un Volvo actual. El volante, los mandos, la palanca del cambio, el botón de encendido, la pantalla multimedia central… ¡Incluso los asientos! Todo ello es puramente Volvo, aunque lógicamente el habitáculo de la furgoneta no es tan refinado como los coches suecos; en la VN5 nos encontramos con plásticos duros aquí y allá, pensados para resistir el trabajo diario durante muchos años. Sin embargo, hay detalles de calidad que se ven pocas veces (por no decir nunca) en vehículos de este tipo. Como decíamos al principio, esto es consecuencia de que LEVC y Volvo pertenezcan ambas a Geely.

Empezando, por ejemplo, por los asientos: cómodos, ergonómicos, con múltiples reglajes eléctricos (incluido apoyo lumbar) e incluso calefactados. El único “pero” son los reposacabezas, de plástico duro y sin mullido incluso en el acabado Ultima tope de gama. El sistema de infoentretenimiento se controla a través de la pantalla táctil central de 9 pulgadas, mediante la cual podemos acceder al navegador, los datos de consumo, el teléfono o el apartado multimedia. En la pantalla central también se muestran las imágenes de la cámara trasera, con una resolución realmente buena (mejor que la de muchos turismos), que se activa automáticamente al accionar marcha atrás.

levc-vn5-electrica-prueba-01

Las indicaciones visuales del navegador son un punto a mejorar: en carretera, no se muestra en la pantalla el número de la salida que debes tomar (sólamente la distancia y una sencilla flecha) y a veces esto lleva a confusión. Por contra, el guiado por voz es rápido y preciso, sin embargo, durante la jornada laboral es probable que en muchas ocasiones estemos hablando por teléfono y el audio del manos libres se interrumpa con el del navegador (o viceversa).

En lo que se refiere al apartado técnico, la LEVC VN5 es una furgoneta eléctrica de rango extendido (EREV), o eléctrica con extensor de autonomía si lo preferís. Dos denominaciones distintas para una misma configuración mecánica consistente en un pequeño motor 1.5 tricilíndrico de gasolina que funciona como generador de electricidad, una batería de iones de litio de 31 kWh y un motor eléctrico que es el encargado de mover las ruedas de la furgoneta (tracción trasera).

levc-vn5-electrica-prueba-07

El motor térmico es un bloque de tres cilindros y 1.5 litros, turboalimentado y con 82 CV de potencia. Este no mueve directamente las ruedas, solamente sirve para generar electricidad y cargar la batería. El depósito de gasolina tiene 36 litros de capacidad y permite generar electricidad suficiente para 391 kilómetros. 

Por su parte, la batería ofrece 98 kilómetros de autonomía cuando está llena (120 km en ciudad). Combinando ambas fuentes, la VN5 tiene 489 kilómetros de autonomía total homologada en uso combinado (hasta 513 km en ciudad). El consumo energético combinado -con la batería llena- es de 0,9 l/100 km y 11,9 kWh/100 km. Tiene etiqueta Cero de la DGT, así que acceder a las zonas restringidas de bajas emisiones no será un problema.

La batería de la VN5 también se puede recargar enchufando el vehículo a la corriente. El cargador a bordo permite recargar a 11 kW en corriente alterna (una carga completa 0-100% requiere 140 minutos). En corriente continua, puede recargar a 50 kW de potencia máxima, en cuyo caso la batería se carga del 0 al 100% en 30 minutos. 

levc-vn5-electrica-prueba-02

Opcionalmente se puede equipar un cargador con capacidad para 22 kW en corriente alterna. Curiosamente, la VN5 puede llevar dos tomas de carga: de serie lleva conector CSS (el estándar europeo) y opcionalmente se puede encargar también con CHAdeMO, bastante popular en Reino Unido según comentaban los responsables de la marca. Ambas tomas se encuentran en la parte frontal, una a cada lado de la parrilla delantera, para poder cargar (electricidad) mientras se cargan/descargan (bultos) en la parte trasera.

Si hablamos de prestaciones puras, toca hablar de cifras discretas: los 150 CV de potencia y 250 Nm de par del motor eléctrico impulsan a esta furgoneta de 0 a 100 km/h en 13,2 segundos (una Citroën ë-Jumpy, por ejemplo, lo hace en 11 segundos). Por otro lado, la velocidad punta es de 128 kilómetros por hora. Sin embargo, los puntos fuertes de la VN5 están en la comodidad y la calidad de rodadura.

levc-vn5-electrica-prueba-04

Me atrevo a decir que no he probado ninguna otra furgoneta industrial con el confort y la calidad de rodadura de la LEVC VN5. Tiene una estabilidad y aplomo imperturbables en carretera, absorbe los baches sin que el conductor se entere y llega muy poco ruido a la cabina (especialmente si circulamos en modo totalmente eléctrico). La conducción es más parecida a un monovolumen o un SUV que a una furgoneta de trabajo convencional. Creedme porque no exagero. Tampoco es fruto de la casualidad: la VN5 emplea la plataforma del Volvo XC90 con algunas modificaciones, montando suspensión delantera MacPherson de doble eje y suspensión trasera de cinco articulaciones y ballesta transversal hecha de materiales compuestos.

Además de su impresionante comodidad y calidad de marcha, dos aspectos de su conducción son realmente llamativos. El primero es el radio de giro, de sólo 10,1 metros, y al que cuesta acostumbrarse al principio ya que se hace raro que un vehículo de más de 5,2 metros pueda girar en tan poco espacio. Es importante controlar bien los retrovisores en sitios estrechos y algunas esquinas, porque lo más fácil es llevarse algo por delante. Una vez coges la medida de los giros, es una gozada. El otro aspecto curioso es que, a diferencia de otras furgonetas, tenemos un capó delantero relativamente largo y perfectamente visible por delante de nosotros.

levc-vn5-electrica-prueba-05

Como vehículo eléctrico que es, la VN5 cuenta con recuperación energética en las frenadas. Tiene tres niveles de recuperación, seleccionables mediante la palanca del cambio: 0, 1 y 2. El 0 es apagado y deja el vehículo prácticamente con su propia inercia; el 2 es el que más recuperación ofrece, si bien no llega a ser tan fuerte como para conducir únicamente con el pedal del acelerador. Por otra parte, el propulsor tiene tres modos de funcionamiento: Pure EV (100% eléctrico), Smart Mode (el vehículo gestiona qué utiliza en cada momento) y Save Mode (se enciende el motor-generador para mantener el nivel de carga la batería). 

Aunque puede circular en modo totalmente eléctrico, el sistema multimedia no muestra el consumo eléctrico medio (solamente el consumo de combustible medio), aunque sí muestra gráficas. Según me comentaron los responsables de la marca, en la aplicación LEVC Telematics sí estará disponible la información del consumo de electricidad. Durante la prueba recorrí 50,2 kilómetros en modo totalmente eléctrico (sin encender el generador), mezclando ciudad y carretera, y la batería se quedó ligeramente por encima del 50%. Eso sí, la furgoneta no acarreaba carga durante la prueba.

levc-vn5-electrica-prueba-08

Todo lo mencionado hasta ahora tiene un precio, y aquí viene la peor parte. Y es que la LEVC VN5 no es precisamente barata. Hay tres acabados distintos: Business, City y Ultima. La LEVC VN5 Business arranca en 52.450 euros. El acabado City hace lo propio desde 54.200 euros y el tope de gama Ultima cuesta 57.450 euros. Los precios no incluyen IVA ni tampoco posibles descuentos del Plan MOVES III para ayudas a la compra de vehículos eléctricos. Para adaptarse a los distintos perfiles de cliente, LEVC ofrece tres modalidades para disfrutar del vehículo: compra con financiación a plazos, leasing con opción de compra y renting.

LEVC ofrece cinco años de garantía o 240.000 kilómetros para el vehículo y ocho de garantía o 240.000 kilómetros para la batería. De momento, sólo hay tres puntos de venta en Bilbao, Madrid y Barcelona. Próximamente se sumarán dos más en Málaga y Valencia.

Conversaciones: