Híbridos y Eléctricos

ESTUDIO EN REINO UNIDO

Los coches eléctricos costarán miles de millones de euros en impuestos a las arcas públicas

El incremento de la cuota de mercado de los coches eléctricos está teniendo una consecuencia importante sobre los ingresos fiscales de las administraciones: un estudio realizado en Reino Unido los cifra en casi 6.000 millones de euros en 2028.

Estudio reino unido impuestos coches electricos
Un estudio realizado en Reino Unido por la Asociación RAC prevé la reducción en la recaudación de impuestos que supone para las arcas del estado el incremento de la tasa de mercado de los coches eléctricos.

La reducción de las ventas de los automóviles propulsados por motores térmicos y el incremento simultáneo de las ventas de coches eléctricos le ha costado a Reino Unido varios miles de millones de libras en ingresos fiscales. Un estudio realizado por la Fundación RAC concluye que solamente por el impuesto sobre los combustibles, la recaudación esperada se reducirá en 6.000 millones de euros (5.000 millones de libras esterlinas) entre 2019 a 2028.

La Fundación RAC es una organización de investigación del transporte que explora los problemas económicos, de movilidad, de seguridad y medioambientales relacionados con las carreteras y sus usuarios. Entre sus labores está la publicación de investigaciones independientes y autorizadas con el fin de promover el debate informado que ayuden a establecer políticas responsables.

Uno de sus últimos estudios está dirigido a evaluar cómo afecta la expansión del mercado del coche eléctrico en la fiscalidad. En concreto, RAC ha evaluado la reducción de ingresos del estado en los impuestos derivados de los combustibles, en tres escenarios (alta aceptación de los coches eléctricos a batería, aceptación media y aceptación baja).

El estudio

El trabajo ha tenido en cuenta once parámetros diferentes para obtener sus conclusiones, entre los que se encuentran la cuota de mercado de vehículos eléctricos, el kilometraje anual conducido, el índice de retirada de vehículos del parque nacional, las ventas de automóviles nuevos y los cambios en el rendimiento y en la economía de los combustibles. A partir de ahí se ha calculado cuando se alcanzaría una reducción de la recaudación de 700 millones de libras esterlinas, 2.700 millones, 5.000 millones, 7.500 millones y 9.400 millones.

Las conclusiones

En el escenario de alta aceptación, la conclusión del estudio es que de los 16.400 millones de libras recaudados en 2019 (19.700 millones de euros) se pasará a 11.400 millones de libras en 2028 (13.700 millones de euros), lo que supone 6.000 millones de euros de diferencia, casi un tercio menos. La reducción podría ser incluso más rápida si no fuera por un aumento a corto plazo en la cantidad de automóviles de gasolina e híbridos enchufables en las carreteras causado porque los conductores evitan el diésel pero no dan el paso directo al vehículo 100 % eléctrico. En este caso en 2031 la reducción alcanzaría los 7.500 millones de libras esterlinas y en 2033 los 9.400 millones.

En el escenario intermedio, en 2028 la reducción sería de 2.800 millones de libras, en 2031, de 5.000 millones y en 2033 de 7.400 millones. Por último, en el escenario menos favorable, en 2028 se alcanzarían los 700 millones de libras esterlinas de reducción, 2.700 millones en 2031 y 5.000 millones en 2033.

La proporción de matriculaciones de vehículos con motor diésel Reino Unido se ha derrumbado en 2021, disparándose la de los coches eléctricos. Así lo demuestran las cifras de la asociación de la industria SMMT. A finales de 2020, el Gobierno anunció la prohibición de la venta de coches con motor térmico a partir de 2030, como parte de un plan de 10 puntos para hacer que el Reino Unido sea neutral en carbono en 2050 y que será detallado más adelante.

El impuesto sobre el combustible en el Reino Unido es de casi 58 peniques (70 céntimos de euro). En España, el Impuesto sobre Hidrocarburos establece para la gasolina 50 céntimos por litro y para el diésel 47 céntimos. Es decir, aproximadamente es un 30 % menos que en Reino Unido. Esto quiere decir que, en el mismo escenario de desarrollo de la movilidad eléctrica (que hoy por hoy está mucho más adelantada en Reino Unido), la reducción impositiva que sufrirían las arcas españolas sería de 4.200 millones de euros.

La discusión

Según la Fundación RAC, estás pérdidas en la recaudación de impuestos de 6.000 millones de euros equivalen aproximadamente a la cantidad que se dedica anualmente en la operación, mantenimiento y expansión de las autopistas y las principales carreteras de Reino Unido. Según el director de la Fundación, Steve Gooding, el secretario del Tesoro, Rishi Sunak, se enfrenta un dilema. Si, de manera general, se aumenta el impuesto que se aplica a los combustibles y los impuestos especiales de los vehículos, afectará más a las clases más pobres que a las más ricas. La alternativa es penalizar por el uso mediante el establecimiento de peajes, cuya introducción es una labor extremadamente compleja.

En Reino Unido, los compradores de un coche 100 % eléctrico se benefician de los subsidios de compra y de los bajos costes de operación de estos, ya que las políticas gubernamentales tratan de presionar hacia el abandono de los combustibles fósiles. Sin embargo, “los ministros deben decidir pronto cómo y desde dónde van a tapar el agujero fiscal que inevitablemente causará la electrificación”, asegura Gooding.

Conversaciones: