Híbridos y Eléctricos

REESTRUCTURACIÓN DE RENAULT

Geely negocia comprarle a Renault el 40% de su negocio de coches de combustión

En la escisión que planea Renault para separar su negocio de coches eléctricos de los coches de combustión, Geely podría convertirse en una de las partes interesadas. La compañía china planea comprar el 40% del negocio de coches de combustión e híbridos a Renault.

renault-arkana-portada
Geely negocia comprarle a Renault el 40% de su negocio de coches de combustión

La empresa china Geely Automobile Holdings y un grupo petrolero están en negociaciones para comprar una parte mayoritaria del negocio de combustión interna Renault, en el marco de la reestructuración que prepara la firma francesa para separar el negocio de coches eléctricos y el de coches de combustión interna.

Geely está en conversaciones con Renault para hacerse con el 40% de las acciones del negocio de coches de combustión interna de la compañía francesa. Las fuentes apuntan que Renault se quedaría con una participación del 40% en la división de motores de combustión, mientras que Geely tendría otro 40% y la petrolera en cuestión -cuya identidad no se ha hecho pública- tendría el 20% restante. Cabe recordar que Geely es la actual propietaria de Volvo, Polestar, Lynk & Co, smart y Lotus, entre otras marcas, y accionista mayoritario de Mercedes-Benz.

El pasado mes de mayo Renault confirmó que estaba considerando la escisión de la compañía actual, separando el negocio de los coches eléctricos y el de los vehículos de combustión. Esto daría lugar a la formación de una entidad independiente con sede en Francia enfocada en los vehículos eléctricos, que se dedicará al desarrollo y la producción de los vehículos eléctricos y su software. Una decisión que afectaría a varias de sus plantas de producción, incluidas las fábricas españolas. El objetivo, según la compañía, es fortalecer el negocio de los coches eléctricos del grupo de cara a convertir Renault en una marca totalmente eléctrica en Europa para el año 2030.

De forma paralela, Renault planea agrupar todas sus actividades relacionadas con los coches de combustión y coches híbridos en otra unidad independiente que tendría su sede fuera de Francia. La división de combustión interna aglutinará todas sus plantas de producción de motores y transmisiones de coches gasolina, diésel e híbridos en España, Portugal, Turquía, Rumanía y América Latina.

En el posible acuerdo con Geely existe la discrepancia de Nissan, socio de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, que no planea tomar parte en el negocio de vehículos con motor de combustión a pesar de la propuesta de Renault para que participe en el acuerdo, según apuntaron las fuentes a Reuters. Recordemos que Nissan tiene un 15% del accionariado de Renault, mientras que Renault posee un 43,4% de la compañía japonesa, lo que le convierte en el mayor accionista de Nissan.

Renault Megane E-tech coche electrico francia-portada
El Renault Megane E-Tech eléctrico es el último lanzamiento de la firma francesa

De momento no se ha cerrado ningún acuerdo y «existen otras vías para los fabricantes asociados», según una de las fuentes. El pasado mes de mayo Geely compró el 34% de la filial surcoreana de Renault, con el objetivo de desarrollar modelos híbridos para Corea del Sur (cuyo mercado está dominado por Hyundai y Kia) y potenciar sus exportaciones al mercado estadounidense. 

Con la escisión de la compañía, Renault pretende reducir los costes de desarrollo y producción de los motores diésel y de gasolina, cuya demanda irá decreciendo a medida que aumenten las ventas de vehículos eléctricos. Además, con la venta de una parte del negocio, Renault podrá conseguir liquidez para reinvertirla en el desarrollo de tecnologías para el vehículo eléctrico. Renault pretende seguir siendo el accionista mayoritario de su división eléctrica, llamada "Ampère", que empleará a unas 10.000 personas. La división de motores de combustión, denominada "Horse" (caballo en inglés) tendrá una plantilla de magnitud similar, y aunque Renault seguirá teniendo un peso importante en el accionariado, quiere reducir su participación. 

La participación de una compañía petrolera también ayudaría al desarrollo del hidrógeno verde y de la infraestructura necesaria para que los coches de pila de combustible de hidrógeno sean viables junto a los vehículos eléctricos de batería, añadió una de las fuentes. El hidrógeno se considera "verde" cuando se obtiene a partir de energías renovables con nulas emisiones de carbono.

Conversaciones: