Híbridos y Eléctricos

TECNOLOGÍA CON MUCHO POTENCIAL

El Gobierno de Estados Unidos invierte en el desarrollo de baterías de electrolito sólido

El Gobierno de Estados Unidos, a través del Departamento de Energía, ha dotado con casi 2 millones de dólares a General Motors para el desarrollo de baterías de electrolito sólido.

El Gobierno de Estados Unidos invierte en el desarrollo de baterías de electrolito sólido
El Gobierno de Estados Unidos invierte en el desarrollo de baterías de electrolito sólido

La tecnología de electrolito sólido en las baterías apunta a convertirse en el futuro de los vehículos eléctricos gracias a sus numerosas ventajas. Algunas empresas llevan trabajando tiempo en ello, pero como ocurre con toda nueva tecnología, el proceso de desarrollo es complejo y muy costoso. El gobierno central de Estados Unidos, a través del Departamento de Energía, ha sabido ver el potencial de esta tecnología y ha decidido invertir 2 millones de dólares en ella.

El Departamento de Energía ha dotado de tal cantidad a General Motors para que investigue y desarrolle las baterías de electrolito sólido, unos fondos que forman parte de un total de 9,1 millones que recibirá la compañía para desarrollar nuevas tecnologías. GM avanzará con la investigación y el desarrollo de baterías de estado sólido en su Centro Técnico en Warren, Michigan. Ford también recibirá otro paquete de ayudas estatales por valor de 7,5 millones dólares. El objetivo de los fondos es ayudar a los fabricantes a desarrollar vehículos más eficientes y menos contaminantes.

Son muchas las voces que coinciden en apuntar que las baterías de litio en estado sólido son el futuro de los coches eléctricos. Todavía es una tecnología relativamente nueva a la que le falta madurar, lo que no impide que ya exista la primera batería de este tipo lista para producirse en serie. De forma muy resumida, las ventajas de las baterías con electrolito en estado sólido respecto a las de iones de litio convencionales son: un menor peso, mayor densidad energética y mayor seguridad, debido a que su electrolito no es inflamable. Por contra, su fabricación en serie todavía presenta problemas (sólo la TERA 3.0 parece haber solventado este problema) y todavía tienen que pulirse aspectos como el sobrecalentamiento y los ciclos de carga.

La inversión del Departamento de Energía de EE.UU. es un pequeño episodio más en esta sólida historia. Una en la que, a pesar de los actores implicados a su favor, existen también partes fuertemente discrepantes como Tesla. El fabricante de coches eléctricos que probablemente más experiencia tiene actualmente, ha dicho en alguna ocasión que las baterías de estado sólido llevan 10 años de desventaja, e incluso ha presentado -junto a otros socios- una tecnología de iones de litio que promete superar a las baterías de electrolito sólido.

Conversaciones: