EN ESTADOS UNIDOS

A la mayoría de los compradores no les importaría pagar más por un coche eléctrico

Un estudio realizado en EEUU revela que la mayoría de los consumidores preferirían adquirir un vehículo eléctrico o alternativo aunque tuviesen que pagar más por ello.

La encuesta revela que "los consumidores están ‘hambrientos’ de nuevas tecnologías y sistemas propulsores alternativos".
La encuesta revela que "los consumidores están ‘hambrientos’ de nuevas tecnologías y sistemas propulsores alternativos".

Un reciente estudio realizado en los Estados Unidos arroja interesantes conclusiones acerca de las prioridades de compra del ciudadano norteamericano: dos de cada tres se decantan por los coches eléctricos, aunque tengan que pagar más por ellos. La encuesta, que ha sido realizada por InnovateMR con el objetivo de determinar las prioridades de compra de los estadounidenses, concluyó que los vehículos propulsados por sistemas alternativos (ya sean eléctricos de baterías o de hidrógeno) son la opción por la que la mayoría de compradores se decantarían: “Los consumidores están ‘hambrientos’ de nuevas tecnologías y sistemas propulsores alternativos”, asegura la investigadora Lisa Wilding-Brown, una tendencia que “se está acelerando en ciertas regiones de los EEUU”.

La proporción de compradores que preferirían un vehículo eléctrico o alternativo crece cuanto más jóvenes son los encuestados. Para la franja de entre 18 y 34 años, el 80% muestran preferencia por este tipo de vehículos a pesar de que cuesten más que los que emplean motores de combustión. El porcentaje se rebaja hasta un nada desdeñable 70% en la siguiente franja de edad, que incluye personas de hasta 54 años. Por último, casi la mitad de los encuestados mayores de 54 (un 48%) también preferirían comprar un coche eléctrico o alternativo, aunque tenga un precio superior.

Por otro lado, según el nivel de educación, el 49% de aquellos quienes declaran haber completado la educación secundaria pagarían más por un coche eléctrico. De entre los que afirman haber completado el bachillerato o un nivel de estudios equivalente, la cifra asciende al 71%. La porción todavía crece más cuando los encuestados han completado estudios superiores: un 85% se plantean comprar un vehículo alternativo por el que pagarían más.

En cuanto a la distinción entre sexos, los hombres se han mostrado más predispuestos a desembolsar una cantidad mayor por un vehículo más respetuoso con el medio ambiente que las mujeres (73% y 60%, respectivamente). En cambio, el estudio no ha profundizado más para averiguar un dato que sería muy interesante para los fabricantes: cuánto dinero adicional estarían dispuestos a pagar los consumidores en la adquisición de un vehículo eléctrico o alternativo respecto a un coche equivalente con motor de combustión.

Conversaciones: