ESTRATEGIA CONSERVADORA DE ELECTRIFICACIÓN

Los motores de combustión de Mazda, el paso previo a una hibridación más eficiente

Mazda seguirá perfeccionando su tecnología de combustión interna de bajo consumo, incluyendo los motores de diésel, para aplicarlos a la tecnología híbrida antes de enfocarse en los coches 100% eléctricos.

Los motores de combustión de Mazda, el paso previo a una hibridación más eficiente
Los motores de combustión de Mazda, el paso previo a una hibridación más eficiente

Mientras la mayoría de los fabricantes de coches avanzan hacia la electrificación a toda velocidad, Mazda lo hace midiendo cada paso, con cautela. La marca japonesa es de las últimas en la carrera de los coches eléctricos, pero siguen trabajando en otras tecnologías que, en el futuro, también podrían aplicarse en un vehículo a batería.

Mazda ciertamente adoptará un enfoque cada vez más electrificado y diverso a medida que se acerque al 2035. Pero la marca japonesa considera que la combustión interna tendrá un papel central hasta entonces. La mayoría de las automotrices, pensando en el futuro, están invirtiendo enormes sumas de dinero en el desarrollo de coches eléctricos, pese a que actualmente los vehículos a batería siguen representando una porción muy pequeña del total de automóviles vendidos. Pero Mazda, por ser una firma pequeña, no puede darse el lujo de poner mucho dinero en un sector que no genera beneficios a corto plazo.

306673_Mazda

Su solución es simplemente mejorar el motor de combustión interna. Ya han logrado una óptima economía de combustible con sus motores de gasolina de inyección directa, y han tenido algún contacto con la electrificación a través de su sistema de regeneración de energía de frenado, i-eLoop, y el Demio EV, o Mazda 2, como lo conocemos en Europa, un coche eléctrico con una batería de 20kWh que cuenta con un pequeño motor rotativo de gasolina a modo de extensor de autonomía. Pero el foco de la empresa japonesa sigue en la combustión, y no en la electricidad.

Y ese enfoque no va a cambiar pronto. Mazda cree que los vehículos puros de gasolina, híbridos de gasolina e híbridos enchufables de gasolina seguirán representando la gran mayoría de coches vendidos hasta 2035. Para ese entonces, según los pronósticos de la firma, los automóviles eléctricos y de pila de combustible deberían representar, aproximadamente, el 15% de sus coches. El 85% restante utilizará alguna forma de motor de combustión interna. Eso incluye híbridos, e incluso una pequeña cantidad de coches propulsados por GLP (gas licuado del petróleo) y GNC (gas natural comprimido).

306671_Mazda

La tecnología Skyactiv es prioridad para Mazda

La razón por la cual Mazda cree que puede depender casi exclusivamente de los combustibles fósiles durante tantos años se debe a la notable mejora en la eficiencia que ha logrado en los últimos años, representada en su tecnología de bajo consumo de combustible, Skyactiv. En el 2012, se lanzó en el Mazda 3 el motor Skyactiv-G, que resultó ser 15% más eficiente que su predecesor, el motor Mazda MZR. Y la próxima generación, el Skyactiv-X, ofrece una mejora de eficiencia de hasta el 30%. Después de una enorme inversión en desarrollo, es natural que Mazda anuncie a bombo y platillo que sus motores de combustión son tan eficientes como un eléctrico, aunque esto no sea del todo cierto.Mazda está apostando a mantenerse a flote durante varios años con los motores de combustión eficientes, antes de enfocarse en los motores híbridos. Dave Coleman, gerente de ingeniería de Mazda, aseguró que los híbridos pueden aprovechar todas las bondades de eficiencia de la combustión interna. Además, el coste por unidad de los componentes del motor de gasolina de alta eficiencia parece ser menor que el coste de la tecnología híbrida.

Así pues, se podría decir que estamos en la antesala de la hibridación más eficiente conocida hasta el momento, y la influencia de Toyota puede ser el gran detonante. El año pasado Mazda firmó una alianza con Toyota para desarrollar tecnologías conjuntas, incluyendo sistemas eléctricos. Este tipo de acuerdos permitirán que sea más fácil el proceso de transición de Mazda hacia los vehículos híbridos y eléctricos. Sin embargo, todo indica que no pasará mucho tiempo antes de que Mazda lance su primer coche 100% eléctrico, de hecho, ya circuló una información de que la empresa nipona fabricaría un SUV a batería para el mercado chino en 2019.

306672_Mazda

Por otro lado, el motor rotativo de 330 cc que Mazda usó en el Mazda 2 podría inspirar la creación de otro motor rotativo aplicado al coche eléctrico para aumentar su autonomía. Esa podía ser la contribución de Mazda a la asociación con Toyota. También es posible que ofrezcan su tecnología SPCCI (Spark Controlled Compression Ignition/ ignición de compresión controlada por chispa) del Skyactiv-X.

Mazda también cuenta con su motor diésel Skyactiv-D que, según Autoblog, llegará a Estados Unidos. Los coches diésel enfrentarán estrictas regulaciones ambientales en los próximos años, y por eso la compañía ha prometido desarrollar un motor Skyactiv-D de segunda generación, más eficiente que el actual. La tecnología Skyactiv será clave para que la combustión del diésel sea más eficiente, lo que podrían lograr al reducir la fricción y hacer el proceso de combustión más adiabático, es decir, con menos pérdida de calor. La energía convertida en calor es la que se desperdicia al no hacer el trabajo ejerciendo fuerza sobre el pistón. Mazda también ha evaluado la posibilidad de crear un coche diésel híbrido que ofrezca un gran ahorro de combustible, lo que sería posible gracias a la tecnología Skyactiv-D de segunda generación que llegará en 2020, casi al mismo tiempo que el primer coche eléctrico de Mazda. 

Conversaciones: