TESLA EN SHANGHAI

Tesla invertirá 5.000 millones de dólares en la nueva fábrica de China

Fuentes cercanas a Tesla admiten que buscarán el respaldo de los bancos chinos y otras opciones para financiar los 5.000 millones que les costará levantar su planta de Shanghai.

Tesla planea abrir una planta en Shanghai en 2020.
Tesla planea abrir una planta en Shanghai en 2020.

Tesla lo tiene todo listo para empezar a construir su nueva fábrica en Shanghai, China, el mercado más importante para los vehículos eléctricos. En cifras, el Gigante Asiático se llevó más de la mitad de las ventas de eléctricos en todo el mundo en 2017, 580.000 unidades, y cerca del 40% del total de vehículos eléctricos o PHEV (híbridos enchufables) circulan por sus carreteras. 

Según fuentes cercanas a la marca citadas por la agencia Bloomberg, la fábrica les supondrá un desembolso de 5.000 millones de dólares, una inversión esencial para esquivar la guerra arancelaria que han establecido Trump y China y poder sacar provecho del mercado más grande del mundo. De hecho, la importancia de la planta ha crecido tras la imposición por parte del presidente Donald Trump de aranceles a productos chinos por valor de 34.000 millones de dólares y la posterior respuesta china añadiendo otro arancel del 25% a las importaciones de vehículos estadounidenses. El Gigante Asiático es el segundo mercado más importante para Tesla, solo detrás de los Estados Unidos.

Deuda local

Tesla, que anunció la construcción de la planta el mes pasado, está considerando la opción de acudir al mercado de deuda local, sobre todo buscando financiación en los grandes bancos chinos, para afrontar como mínimo una parte de la inversión y, si se cumplen sus plazos, empezar a construir el SUV asequible Model Y, que aún no se ha presentado, en 2020. Más adelante podrían llegar más vehículos.

tesla-elon-musk-1920-portada

Elon Musk, CEO de Tesla, cargando un Model S.

Los esfuerzos de China de multiplicar por diez las ventas de eléctricos en el país antes de 2025 ha provocado que un alud de marcas extranjeras quieran producir allí. Antes de Tesla, por ejemplo, BMW ya anunció que produciría su SUV eléctrico iX3 en el país y de ahí lo exportaría al resto del mundo. Además, apoyadas por empresas locales, administraciones públicas, emprendedores y firmas de inversores, muchas startups locales, como NIO, están intentado lanzar sus productos antes de que lleguen los fabricantes extranjeros para capturar su cuota de mercado.

Una inversión para 2019

En la carta en la que Tesla presentaba su balance económico del segundo trimestre, con un flujo de caja negativo de 739 millones de dólares y un efectivo de 2.240 millones, Elon Musk volvía a insistir en que no haría falta aumentar el capital de la empresa este año gracias al aumento de la producción del Model 3, que el CEO aseguró que llegaría a las 6.000 unidades semanales en agosto y que intentarían alcanzar las 10.000 unidades en algún momento de 2019.

En ese sentido, llevar a cabo una inversión tan elevada este año pondría en peligro otra de las promesas de Musk, la de presentar beneficios a partir del tercer trimestre de 2018. Es por eso que, mientras contemplan sus opciones de cara a financiar la planta, Tesla no llevará a cabo la gran inversión hasta, como mínimo, 2019.

Conversaciones: