Híbridos y Eléctricos

PAUTAS SENCILLAS DÍA A DÍA

5 consejos para prolongar la vida útil de la batería de un coche eléctrico

Si tienes un coche eléctrico, a continuación encontrarás cinco consejos básicos para alargar la vida útil de tu batería. Una serie de pautas sencillas que te permitirán mantener en perfecto estado de conservación el componente más delicado de tu coche.

Consejos útiles para mantener la vida útil de la batería.
Consejos útiles para mantener la vida útil de la batería.

La batería de un coche eléctrico es, sin lugar a dudas, el componente más delicado, y que más es necesario cuidar, durante la vida útil del vehículo. Esto no quiere decir que requiera unos cuidados especiales para evitar su deterioro, aunque sí es aconsejable seguir una serie de pautas, fáciles de cumplir, que ayudarán a mantener la batería en perfecto estado durante más tiempo.

Estos consejos son válidos para cualquier coche eléctrico del mercado sea cual sea su batería y siempre y cuando esta cuente con la tecnología ion-litio.

Evitar la descarga profunda de la batería

Descargar la batería hasta el 0% puede afectar seriamente a su vida útil. Este efecto es más perjudicial si permanece en descargada una gran cantidad de tiempo, ya que la batería puede quedar inutilizada por completo. Algunos fabricantes ya tienen en cuenta este factor para evitar que este efecto se produzca dejando un remanente no utilizable no visible para el usuario.

La recomendación general es recargar la batería siempre que sea posible, sobre todo por la noche, en el punto de recarga vinculado que se tenga disponible. De esta forma siempre se tendrá un remanente de carga razonable en la batería. Deberemos considerar recargar la batería cuando el porcentaje sea inferior al 30%.

bateria-vehiculo-electrico-hye-2

Batería de alto voltaje de un coche eléctrico.

Evitar cargar siempre la batería al 100%

Algunos de los coches eléctricos del mercado permiten programar el porcentaje de recarga al que se quiere llegar cada vez que se conecta al cargador. Es aconsejable utilizar un límite de carga de aproximadamente el 90% cuando se realiza la carga diaria de la batería y aprovechar todo el potencial de la batería, el 100%, cuando se tenga que realizar un desplazamiento diferente del habitual y se quiera asegurar llegar al destino.

También es aconsejable no dejar el coche cargado al 100% durante más de ocho horas. Una buena costumbre es que el último tramo de carga se haga inmediatamente antes de realizar el desplazamiento, utilizando el programador que suelen incluir tanto los coches como los wallbox de carga.

Con estos dos primeros consejos se puede fijar un rango óptimo para la recarga de la batería entre un 30 y un 90%. Estos dos límites aseguran una mayor vida útil para la batería.

Cuidado con las condiciones extremas de temperatura

El calor es el enemigo de las baterías de iones de litio. En condiciones de altas temperaturas se ha comprobado que la degradación es mayor. El caso contrario, el frío extremo, afecta más al rendimiento que la degradación, de forma que puede reducir la capacidad de carga.

Este efecto químico, producido por la temperatura, es más acusado en aquellos coches eléctricos que no disponen de un sistema activo de climatización de la batería. Estos sistemas, que funcionan mediante circuitos hidráulicos, acondicionan la temperatura de la batería para que funcione siempre en el rango óptimo de temperaturas (entre 20ºC y 30ºC), calentándola o enfriándola en función de las condiciones climáticas.

Infomación del proceso de recarga en un Tesla

Información del proceso de recarga en un Tesla.

Cargar y realizar un equilibrado periódico de las celdas

Aunque las baterías de litio están diseñadas para minimizar el efecto memoria de las antiguas tecnologías de batería de níquel, la forma en la que se empaquetan las baterías de los coches eléctricos no evitan del todo este efecto. Una batería está compuesta por muchas celdas que se conectan en serie para elevar el voltaje total. El BMS (Battery Management System) se encarga de monitorizar el voltaje de cada celda y equilibrarlo.

Este proceso se realiza cuando la batería está prácticamente cargada. El sistema iguala el voltaje de cada una de las celdas que está conectada a la cadena en serie. Este proceso necesita cargar y descargar las celdas poco a poco para lograr ese equilibrio. Así se logra tener la batería cargada al máximo y evitar el efecto memoria. Sin embargo también tiene un inconveniente: este último tramo de carga es lento y muy poco eficiente.

Si bien, como hemos dicho antes, es aconsejable no cargar al 100% la batería de forma habitual, sí es conveniente realizar un equilibrado de las celdas de vez en cuando, por ejemplo, una vez cada tres meses.

Planificar el porcentaje de almacenamiento para periodos de aparcamiento prolongado

Cuando se deja un coche eléctrico aparcado por un largo periodo de tiempo, por ejemplo si no se usa en vacaciones o si se queda aparcado en un aeropuerto, es aconsejable dejarlo conectado a la red y cargando. Si es posible lo mejor es limitar la carga por debajo del 100% (80% es ideal), para evitar incumplir los consejos anteriores. Un coche eléctrico mantiene un cierto consumo, mínimo, incluso cuando no se está utilizando. De esta forma se evita tanto la descarga profunda, muy peligrosa como hemos visto antes, como las continuas cargas al 100% y los consiguientes equilibrados innecesarios.

Conversaciones: