Híbridos y Eléctricos

AMERICAN BATTERY FACTORY

Vehículos eléctricos con baterías LFP que soportan entre 20 y 30 años de vida: el futuro ya existe

El futuro de las baterías para coches eléctricos puede estar en el pasado: la popularización de las celdas LFP está creando un mercado de tecnología que empieza a cobrar importancia: American Battery Factory ya va a empezar a fabricarlas en Estados Unidos.

Baterias LFP de American Battery Factory-portada.
Baterias LFP de American Battery Factory-portada.

Una nueva compañía llamada American Battery Factory (ABF) ha anunciado sus planes para construir una red de fábricas de baterías LFP (litio ferrofosfato) en los Estados Unidos. ABF planea anunciar en los próximos meses su asociación con varios integradores de paquetes y proveedores de soluciones así como la ubicación, la hoja de ruta y los datos de producción de su primera planta de celdas de batería LFP.

Lo que comenzó como una curiosidad que parecía encapsulada únicamente al mercado chino, parece que está tomando mucho sentido. Cuando Tesla decidió ofrecer el Model 3 de rango estándar en China con una batería LFP, pocos pensaron que pudiera convertirse en una práctica habitual. Pero parece ser que a la industria le ha gustado la idea y ahora son ya varias las firmas que optan por la tecnología de estas baterías para sus vehículos eléctricos de entrada. American Battery Factory quiere aprovechar el tirón del mercado para lanzar su producción en Estados Unidos.

La tecnología de baterías LFP no se ha venido empleando habitualmente en coches eléctricos ya que su densidad energética es inferior a las de litio, por lo que se ha limitado a algunos vehículos de gran tamaño, ya que su coste es significativamente inferior y además ofrecen mayor seguridad. Esta situación ha llevado a que sea el mercado chino el primero que ha adoptado esta tecnología, razón por la que el 95 % de las baterías LFP se fabrican allí. Sin embargo, las patentes clave están cerca de espirar, momento que quiere aprovechar el mercado para incorporarlas a la gama de vehículos de entrada, más económicos y con menores requerimientos de autonomía, incluida Tesla, más allá de China donde ya las utiliza en algunos Model 3 y Model Y.

ABF fue fundada por Lion Energy, un conocido proveedor de baterías y productos solares. Según el comunicado, ABF planea producir celdas de batería de fosfato de hierro y litio tanto para aplicaciones estacionarias, como para vehículos eléctricos de diversas tipologías sobre todo camiones, autobuses, tranvías, vehículos agrícolas, bicicletas eléctricas, scooters, montacargas y equipos pesados ​​de construcción.

Las celdas prismáticas que se producirán en esta instalación tendrán formato prismático y “su diseño mejorado permitirá más de 10.000 ciclos de carga y descarga lo que se traduce en una vida útil de entre 20 y 30 años. American Battery Factory no ha revelado por ahora más detalles sobre la química de la celda con la que trabaja.

Bateria LFP de Tesla
Bateria LFP de Tesla.

ABF anunciará quienes trabajarán como socios en estas instalaciones y su ubicación. Según explica se encuentra actualmente en “diálogo activo integradores de paquetes, proveedores de soluciones de almacenamiento de energía y otras organizaciones para desarrollar asociaciones de suministro con sede en EE. UU.".

El anuncio no indica cuantas instalaciones tiene previsto poner en marcha ABF y si planea construir una red de factorías que se alimente de una cadena de suministro común para todas ellas. El presidente de la junta de ABF, Zhenfang 'Jim' Ge, indica que cada fábrica creará entre 300 y 1.000 puestos de trabajo de alta calidad. “A medida que crezca nuestra red, ayudaremos a mitigar décadas de pérdida de empleos en la fabricación de EE. UU. cómo resultado del cierre de casi 66.000 centros de fabricación en todo el país. Finalmente, haremos todo lo posible para que el país y el mundo entero utilicen energía 100 % renovable”, dijo Ge. “Sin baterías, es imposible pasar a una economía de energía completamente verde”, añadió.

Actualmente, el 80 % de las celdas LFP proceden de China. ABF quiere revertir esa situación estableciendo cadenas de suministro que dependan de empresas locales. Tiene como objetivo "desarrollar un ecosistema para la fabricación de baterías domésticas y quiere ayudar a hacer realidad la independencia energética y las energías renovables para los Estados Unidos”, según explica el comunicado.

Conversaciones: