Híbridos y Eléctricos

SISTEMA AUTOMÁTICO DE CAMBIO DE MODO

Smart Shift de Tesla, ¿automatización o rizar el rizo con una función innecesaria?

La nueva generación del Tesla Model S y del Tesla Model X contará con el sistema Smart Shift, capaz de decidir automáticamente en qué dirección debe moverse el coche empleando la información de las cámaras y sensores del Autopilot.

Smart Shift Tesla manual
Además del sistema Smart Shift de Tesla que emplea la información del Autopilot y la inteligencia artificial para decidir en qué dirección se mueven los nuevos Model S y Model X, este icono permite que sea el conductor el que lo realice de forma manual.

La nueva interfaz que Tesla ha desarrollado para la nueva generación del Model S y del Model X reveló la existencia de una nueva función: Smart Shift. Se trata de la respuesta “tecnológica” de Tesla a su decisión de eliminar del volante la palanca que permite al conductor decirle al coche en qué dirección moverse (o estacionar). De ello se encarga ahora la inteligencia artificial que recopila datos de los sensores y las cámaras del Autopilot para decidirlo sin que intervenga el conductor. Además, Tesla ha añadido una opción más en la pantalla táctil del salpicadero para que el conductor pueda realizar esta función de manera manual.

La eliminación de una transmisión de varias velocidades en los coches eléctricos hizo a los fabricantes optar por implementar palancas que permitían seleccionar el modo de conducción con un “lenguaje” similar al que se emplea en los coches automáticos. Mediante las siglas PRND se selecciona el modo Parking, la marcha atrás (Reverse), el Neutro, o la marcha adelante (Direct).Además, en algunas ocasiones, se añaden más posiciones para variar la regeneración de energía en las frenadas y desaceleraciones o un modo ECO que reduce el consumo energético.

A partir de aquí, muchos fabricantes de coches eléctricos están abandonando gradualmente el uso de una palanca para implementar botones situados más o menos al alcance del conductor. En los nuevos Tesla Model S y Tesla Model X, al fabricante californiano le ha parecido que todo esto requería mucho trabajo para el conductor de manera que ha decidido traspasar está tarea a los sensores y cámaras del Autopilot y la inteligencia artificial.

volante redondeo prototipo pruebas Tesla Model S 2021 Foto página web de Facebook de Tesla Owners Club Michigan Tom

Imagen del interior de un prototipo de pruebas del Tesla Model S 2021 con un volante redondo y los botones de selección PRND situados en la consola central. Foto: página web de Facebook de Tesla Owners Club Michigan (Tom).

Según la situación que le revele la instrumentación, el sistema Smart Shift decide en cada momento de manera automática, si el coche debe estar en la posición P, D, o R. Según indica Tesla en su presentación, “por ejemplo, si la parte delantera del Model S/X está frente a la pared de un garaje, lo detectará cambiando automáticamente al modo R cuando el conductor presione el pedal del freno. Esto supone un paso más para los conductores de los coches de producción más inteligentes del mundo".

Sin embargo, el fabricante ha debido darse cuenta que tanta automatización era algo exagerada, de manera que ha incluido también un sistema que permite realizar esta ardua tarea de manera manual. Como se puede observar en un vídeo publicado a través de la red social Twitter por el usuario Michael Hsu (@hsumacher), en la parte izquierda de la pantalla central, la más cercana al conductor, Tesla ha incluido el icono de un vehículo que se puede arrastrarse hacia arriba (para ir hacia adelante) o hacia abajo (para ir hacia atrás) para indicarle al coche en qué dirección moverse.

Además, el nuevo y controvertido volante en forma de “yugo” o mariposa, que al parecer también podrá escogerse con un formato tradicional redondo, elimina en cualquier caso todas las palancas que habitualmente se sitúan en la columna de dirección. Todos los controles pasan a ser táctiles y a situarse sobre su superficie.

La web Electrek sacó a la luz un documento que Tesla envió a sus trabajadores tras el lanzamiento de enero en el que indicaba que los nuevos Model S y Model X incorporarían una manera más tradicional de cambiar de marcha a través de “botones táctiles de fuerza ubicados en la consola central”. Sin embargo, los prototipos reales avistados durante estos meses han creado incertidumbre sobre la presencia de estos controles puesto que unos los llevaban y otros no.

Tesla ha retrasado las entregas de las primeras unidades de los nuevos modelos, que para España se anunciaron en el mes de septiembre. Con informaciones todavía confusas sobre el nuevo volante y algunos detalles todavía por resolver, Tesla logra mantener el interés sobre sus productos. Quizás todavía haya que esperar un tiempo para conocer realmente que novedades se incluirán y cuáles no, en su nueva generación de coches eléctricos.

Conversaciones: