Híbridos y Eléctricos

EN COLABORACIÓN CON EL CEA

Esta tecnología clave estará disponible de serie en los coches eléctricos de Renault

El fabricante ha diseñado un cargador bidireccional, compacto y muy eficiente, que es capaz de reducir en un 30% las pérdidas de energía, lo que permite acortar los tiempos de recarga de sus coches eléctricos.

cargador bidereccional v2g renualt cea-portada
Renault montará este nuevo cargador bidireccional de serie en todos sus coches eléctricos

Una de las ventajas de los coches eléctricos sobre los de combustión es la posibilidad de implementar tecnologías V2G (vehicle to grid) o V2X (vehicle to everything). Conocidas también como sistemas de carga bidireccional, ambas ofrecen la posibilidad de utilizar la energía acumulada en la batería para alimentar la red eléctrica de la vivienda o, incluso, otros vehículos, dispositivos o herramientas eléctricas.

Varios son los fabricantes que ya están implementando estos sistemas en sus coches eléctricos: Hyundai, Volkswagen, Fiat y, ahora, Renault. El fabricante francés lo hace presentando un nuevo cargador de a bordo bidireccional que ha sido diseñado en colaboración con el CEA (Comisión de Energía Atómica y Energías Alternativas).

cargador bidereccional v2g renualt cea-interior1
El cargador de a bordo de Renault emplea una nueva arquitectura de convertidor de potencia electrónico integrada directamente, lo que permite adaptar la fuente de energía a la carga.

Los secretos del innovador cargador de Renault

Más allá de su capacidad para manejar los sistemas V2G, Renault destaca otros aspectos que hacen de este nuevo cargador un dispositivo innovador respecto a los que montan otros fabricantes. Se trata de un equipo muy compacto, lo que se consigue gracias a nueva arquitectura para los transformadores de corriente integrados y un convertidor de voltaje más compacto fabricado a base de materiales de ferrita. Además, durante la producción, se ha puesto en marcha un nuevo proceso de moldeo por inyección de polvo.

Utiliza semiconductores de nitruro de galio (GaN) o carburo de silicio (SiC) en la arquitectura de su electrónica de potencia y ha mejorado los condensadores y los componentes inductivos bobinados. Como resultado, el cargador reduce el 30% de las pérdidas de energía durante la conversión de voltaje y una disminuye el 30% en la generación de calor, lo que a su vez facilita la refrigeración del sistema.

El cargador es capaz de alcanzar asta 22 kW en corriente trifásica, aceptando todos los niveles inferiores (11 kW, también en trifásica, y potencias inferiores en monofásica). El resultado de la combinación de todos estos factores se traduce en un mejor aprovechamiento de la energía durante la recarga, lo que tiene un efecto sobre la velocidad del proceso y también sobre la degradación a lo largo del tiempo, puesto que se alargan los ciclos de carga y descarga. Por último, según Renault, esta solución también reduce el coste del nuevo cargador.

Según Jean-François Salessy, vicepresidente de ingeniería avanzada del Grupo Renault,  “este proyecto ha superado nuestras expectativas (…) y abre grandes perspectivas para la electrónica de potencia,  un verdadero desafío en el vehículo eléctrico para aprovechar al máximo las capacidades de las baterías”.

cargador bidereccional v2g renualt cea-interior2
La tecnología V2G permite reducir los picos de demanda de la red eléctrica y abaratar la factura eléctrica.

Una tecnología indispensable en los futuros coches eléctricos

Renault tiene previsto que todos sus vehículos eléctricos incorporen la tecnología  V2G a finales de esta década. El cargador del fabricante francés es el fruto de tres años de trabajo, que han dado lugar al registro conjunto por parte de Renault y CEA de 11 nuevas patentes. Una de las funciones más importantes de la tecnología V2G es que permite que un hogar pueda autoabastecerse durante las horas punta de consumo energético aprovechando la energía almacenada en el vehículo eléctrico. Posteriormente, en las horas valle de consumo, que se corresponden con las de las tarifas eléctricas más bajas, se procede de nuevo a la recarga de la batería.

Dependiendo de la legislación y el sistema eléctrico de cada país, también es posible monetizar la energía que se envía a la red desde el coche. En definitiva, en un escenario en el que la proliferación de los vehículos eléctricos hará de la energía un recurso limitado, lo que aumentará su precio, esta tecnología viene a ofrecer a los consumidores una posibilidad de reducir su gasto energético.

Conversaciones: