Híbridos y Eléctricos

TURBO Y COMPRESOR ELÉCTRICOS

"Turbo Electrified": así funciona el turbocompresor eléctrico del Mercedes-AMG C43

El Mercedes-AMG C43 ya es oficial, y llega con un sistema de turbocompresión de accionamiento eléctrico como principal reclamo, lo que permite mejores prestaciones a la par que proporciona mejores en el plano de la eficiencia.

Así es el Mercedes C43 AMG.
Así funciona el turbo eléctrico del Mercedes C43 AMG.

Mercedes-AMG, la división deportiva de Mercedes-Benz, ha presentado su último modelo sobre la base del Mercedes Clase C. Se trata del Mercedes-AMG C43, que ya luce la designación "Turbo Electrified" y que llega con una potencia de hasta 408 CV y 500 Nm de par motor.

Da Mercedes así el relevo a su anterior C43 dejando atrás, además, las mecánicas de seis y ocho cilindros en el Clase C para dar paso al mismo cuatro cilindros en línea que tiene lugar en los A35 y A45 AMG.

Sin embargo, lo más llamativo de todo no es el propio motor, sino la incursión de tecnología eléctrica en su sistema de sobrealimentación, ya que se ampara en un turbocompresor de accionamiento eléctrico, una solución con la que Mercedes-AMG interpone un paso intermedio entre la tecnología híbrida enchufable del próximo Mercedes-AMG C63 y de la anterior generación del C43.

El sistema de turbo eléctrico de Mercedes va apostado a el lado derecho del motor.
El sistema de sobrealimentación eléctrica del C43 se coloca en el lado derecho del motor, entre el sistema de escape y la entrada de aire del sistema.

El turbocompresor en cuestión recibe la corriente eléctrica del sistema de abordo de 48 V de tensión, y es una tecnología que según la propia marca deriva directamente del Mercedes-AMG Petronas F1 Team, y que es capaz de aportar una respuesta especialmente espontánea a lo largo de la escala completa de número de revoluciones.

En todo el esquema de asistencia eléctrica del C43 AMG, el componente más importante es un motor eléctrico de tamaño reducido (de apenas cuatro centímetros de ancho) que va colocado, directamente, sobre el propio árbol del turbocompresor. Más concretamente, el motor eléctrico toma sitio entre la rueda de turbina (en el lado del sistema de escape) y la rueda del compresor (en la parte de la refrigeración).

Conforme a un turbo tradicional, el turbo eléctrico de Mercedes-AMG hace posible que se pueda alcanzar un par motor más elevado a unas revoluciones más bajas de lo habitual, ya que es capaz de mantener constante la presión de sobrealimentación, incluso en el caso de que el conductor retire el pie del acelerador, o incluso pise el freno.

21C0736_010
Mercedes-AMG C43.

Más allá de contribuir al desempeño del motor de gasolina y de aumentar temporalmente la potencia total con hasta 10 kW extra, también permite mejorar funciones, como la del planeo en marcha. No obstante, Mercedes lo cataloga como un concepto de propulsión híbrida parcial, por lo que no se trata de un coche híbrido a efectos prácticos.

El motor de 2 litros, que está colocado de manera transversal, rinde una potencia de 375 CV (280 kW), mientras que con la ayuda del sistema de sobrealimentación eléctrica puede llegar a rendir una potencia de 300 kW (408 CV) a un régimen de 6.750 vueltas y un par motor de hasta 550 Nm a 5.000 vueltas. El motor eléctrico, por su parte, puede llegar a girar hasta unas 175.000 revoluciones por minuto.

21C0736_018
Mercedes-AMG C43 berlina.

En términos de prestaciones, el C 43 4MATIC acelera en 4,6 segundos desde parado hasta los 100 kilómetros por hora, mientras que el C 43 Estate necesita 4,7 segundos. La velocidad máxima, por su parte, se limita por vía electrónica en ambos modelos al alcanzar los 250 kilómetros por hora, pero si se encarga el paquete AMG Driver opcional, aumenta hasta los 265 kilómetros por hora.

Conversaciones: