Los mecánicos británicos, en pie de guerra por los coches eléctricos: "muchos talleres independientes cerrarán"

Algunas voces apuntan al fin de los talleres independientes por falta de mecánicos con conocimientos en coches eléctricos. Esto es lo que ya se está hablando en Reino Unido.

La falta de mecánicos para manipular coches eléctricos es una constante en países como Reino Unido. Se esperan inversiones millonarias en formación.
La falta de mecánicos para manipular coches eléctricos es una constante en países como Reino Unido. Se esperan inversiones millonarias en formación.
18/08/2023 08:00
Actualizado a 18/08/2023 10:55

El coche eléctrico está cambiando la industria de la automoción en muchos sentidos. Los fabricantes están llevando a cabo toda una serie de estrategias diversas para posicionar sus productos. Desde hace un tiempo, se está observando cómo la cuota de mercado de esta tecnología está creciendo, pero aún se antoja insuficiente. Y bien, ¿cuál es uno de los frenos principales que está frenando su crecimiento? Sí, el desconocimiento acerca de esta tecnología lastra su comercialización

Sin embargo, no solo el problema está en e lado de la demanda, sino que la oferta y todo lo asociado a la misma también plantea una serie de problemas. De acuerdo con la información del prestigioso diario The Sun, el problema podría tener una ramificación a la hora de tratar los componentes eléctricos en el taller. ¿Hasta qué punto está produciéndose en Reino Unido un problema asociado a la reparación de los coches eléctricos? Algunas voces apuntan al fin de los talleres convencionales por falta de medios y formación. 

El problema de la adopción impulsiva del coche eléctrico llega a los talleres tradicionales

¿Está el coche eléctrico destinado a ir al servicio de reparación oficial del fabricante? Esta es una pregunta que cada vez más podría cobrar un mayor sentido. En declaraciones al medio británico, podríamos estar ante una potencial oleada de cierres en el sector de las reparaciones al no poder contar con los recursos necesarios para el trato de las baterías y motores eléctricos. Al fin y al cabo, varios son los costes a los que debe enfrentarse una empresa encargada de solucionar averías de los automóviles eléctricos. 

Por un lado, debe tenerse en cuenta la formación en capital humano. La especialización en movilidad sostenible implica cursos formativos por valor de varios miles de euros. Por este motivo, si hay que enseñar a varios trabajadores sobre el empleo y manipulación de esta tecnología, la inversión se multiplica considerablemente. Se trata, por tanto, de un problema que llegará tarde o temprano a los talleres a medida que la cuota de vehículos basados en baterías se incremente. 

En el Reino Unido, de acuerdo con el Instituto de la Industria del Motor, solo el 18% de los mecánicos del Estado están capacitados para manipular vehículos eléctricos. Este dato no hace más que enfatizar cómo la infraestructura para consolidar el coche de estas características no está lo suficientemente preparada todavía. Dada la dificultad para encontrar financiación por parte de los pequeños talleres locales, se espera que para el año 2030 muchos cierren sus puertas. 

Por el otro lado, los talleres privados deben incurrir en toda una serie de partidas de gasto tendentes al tratamiento de las propias baterías de ion litio. Esto implica la inversión en un equipamiento cuya amortización no se producirá hasta pasados unos años. Esto podría hacer muy difícil la viabilidad comercial de aquellos emplazamientos con capacidad para arreglar unos pocos coches cada día. La competitividad únicamente podría ser posible en aquellos centros de reparaciones a gran escala o, por supuesto, los de los fabricantes en cuestión. 

Sobre la firma
foto oscar almarza
Óscar Almarza

Óscar es graduado en Economía por la Universidad de Valencia y es redactor en medios de motor desde hace 10 años. Destaca su paso por Freno Motor y por Urban Tecno, blog de tecnología y movilidad de Mundo Deportivo. Apasionado de los coches desde que tiene uso de razón, está convencido de que la movilidad eléctrica es posible y necesaria.