Una famosa empresa de alquiler de coches da de baja sus Tesla por su bajo valor residual

Muchas compañías de alquiler se han lanzado al mercado eléctrico en aras de una mayor demanda, pero las cifras de rentabilidad no terminan de encajar en muchas de ellas y ya hay quien reniega.

La flota de alquiler de SIXT está deshaciéndose, poco a poco, de los coches de Tesla.
La flota de alquiler de SIXT está deshaciéndose, poco a poco, de los coches de Tesla.
04/12/2023 12:29
Actualizado a 06/12/2023 00:34

La movilidad eléctrica no es una simple corriente que afecta a los conductores particulares. Empresas y gobiernos tienen que actualizar su línea de vehículos para estar a la altura y al corriente de las necesidades del mercado. SIXT es una de las grandes compañías centradas en el alquiler de vehículos. Al igual que el resto de segmentos, el mercado del Rent a Car está sufriendo un cambio imparable hacia la electrificación. Sin embargo, tras unos años prestando el servicio, están surgiendo algunos problemas con los vehículos eléctricos, particularmente con los Tesla.

Durante años, SIXT ha sido una de las muchas empresas que ha ofrecido los vehículos eléctricos americanos para ampliar su oferta sostenible. Atraídos por su bajo precio de compra y por sus excelentes datos de rendimiento y autonomía, la compañía alemana ha invertido cientos de millones a escala global para comprar diferentes unidades de Tesla, principalmente Model 3 y Model Y. Si bien no ha habido ningún problema con los vehículos durante su servicio, los inconvenientes están apareciendo a la hora de darlos de baja. El valor de reventa ha caído agresivamente en el último año.

Tesla SIXT
SIXT cuenta con una amplia oferta eléctrica, pero cada vez habrá menos Tesla.

Altos costes de mantenimiento y bajos precios de reventa, un cóctel muy negativo

La compañía se está alejando de los Tesla por, según una entrevista en Focus, su alta depreciación en los canales de venta alternativos. A principios de año, en todo el mundo, Tesla emprendió una agresiva campaña comercial que redujo el precio de las unidades nuevas y afectó significativamente a los mercados secundarios. Los coches de segunda mano han hundido sus tarifas y SIXT apostó por Tesla pensando que mantendrían un alto valor residual. No está siendo así. Cuando un coche acaba su vida activa en la compañía, esta lo saca a la venta con la intención de recuperar parte del dinero invertido.

La jugada no es exclusiva de SIXT, sino de toda la industria. Compran a gran escala, rentabilizan los vehículos durante su vida activa y los dan de baja con un valor de reventa atractivo. Hace un año firmaron la compra de 100.000 BYD para su flota europea. Los Tesla de segunda mano han caído en picado. La oferta es grande, pero viendo el atractivo valor de los modelos nuevos, muchos conductores prefieren optar por un modelo recién salido de la fábrica. Dado que Tesla no ofrece acuerdos concretos a las empresas de alquiler, tienen que comprar los coches y este efecto de depreciación se está notando más en los modelos de la compañía americana. 

SIXT no ha sido la primera en alertar del problema. Hace unas semanas, la empresa Hertz dio la primera voz de alarma tras haber asegurado que la demanda era alta. Su director ejecutivo, Stephen Scherr, se refirió concretamente a los recortes de precio de los Tesla y al efecto negativo que supone para el valor de reventa, así como los costes de reparación en caso de accidente. Como consecuencia, al igual que en SIXT, los márgenes de beneficio de las compañías son menores de lo esperado, de ahí que se esté produciendo una retirada anticipada. Las empresas de Rent a Car buscan perder el menor dinero posible y ofrecen sus Tesla antes de lo que estaba programado.

Sobre la firma
foto Javier Gomara
Javier Gómara

Ingeniero de carrera y periodista de motor por placer y pasión. Redactor de Híbridos y Eléctricos desde 2021, cubriendo la actualidad del sector de los vehículos eléctricos y la movilidad sostenible.

Temas