Híbridos y Eléctricos

¿TIENEN SENTIDO SUS CAPITALIZACIONES?

El absurdo valor de Rivian y Lucid Motors y por qué no todas pueden ser Tesla

Tras su salida a Bolsa, Rivian y Lucid están en boca de muchos. Su cotización ha alcanzado niveles estratosféricos y hay quien las compara con Tesla, pero las diferencias son abismales.

rivian-lucid_portada
El absurdo caso de Rivian y Lucid Motors y por qué no todas pueden ser Tesla

Durante años se ha dicho de Tesla que estaba sobrevalorada en Bolsa. Y, de hecho, se sigue diciendo. La compañía que dirige Elon Musk tiene una capitalización bursátil de 1,1 billones de dólares en el momento de escribir este artículo, que es casi la misma cantidad que el Producto Interior Bruto (PIB) de España en 2020. En las últimas semanas han salido dos nuevas compañías de coches eléctricos a la Bolsa estadounidense: Rivian y Lucid Motors. Dos marcas recién salidas del horno (no solamente en el mercado de valores) que se han colocado entre los fabricantes de coches más valiosos del mundo, lo que inevitablemente les ha colocado en el punto de todas las comparaciones con Tesla, pese a lo absurdo del asunto.

Sí, has leído bien. Rivian y Lucid Motors son actualmente dos de los fabricantes más valiosos del mundo según su capitalización bursátil. En el momento de escribir estas líneas, Lucid Motors es el octavo mayor fabricante de coches en Bolsa, con 84.000 millones de dólares de capitalización. Rivian, que hasta la fecha solamente ha fabricado un par de centenares de coches y la mayoría son para empleados de la empresa, es el quinto mayor fabricante del mundo en Bolsa y vale 129.000 millones de dólares. Más que Daimler o General Motors.

¿Qué sentido tiene todo esto? ¿Cómo es posible que una marca que apenas ha vendido un puñado de coches valga más que la todopoderosa Ford o que BMW? ¿Tienen algo que los demás no tienen y a la mayoría se nos escapa? Probablemente todas esas preguntas tengan una respuesta muy acorde a lo que nos dice el sentido común. Pero es que precisamente el sentido común no gobierna los mercados.

Peter Rawlinson, CEO de Lucid.

Peter Rawlinson, CEO de Lucid Motors, junto al Lucid Air.

Durante el último par de años, prácticamente cada nueva empresa que ha salido en Bolsa ha ido acompañada de la euforia y las ansias de aumentar rápidamente el saldo en la cuenta del bróker. En determinados casos, da igual a qué se dedica la empresa, quiénes la dirigen o qué proyección puede tener su producto en los próximos años. Sale a Bolsa, se dispara porque todo el mundo quiere comprar esas acciones, mucha gente gana dinero con ello, y días o semanas después se desploma dejando a otros tantos inversores con un buen agujero en sus cuentas. Si llegas demasiado tarde a la fiesta, ya no habrá música, ni bebidas y la gente se habrá ido.

Con Rivian está pasando algo bastante parecido a lo que podemos llamar euforia. Salió a Bolsa a un precio de 78 dólares por acción, ese mismo día cerró a 100 dólares por acción y seis días después alcanzó los 172 dólares. Un 120% de rentabilidad en seis días no se ve frecuentemente. En su pico máximo, el pasado 16 de noviembre, Rivian llegó a valer en Bolsa más de 151.000 millones de dólares. Solamente Tesla y Toyota valían más en ese momento. Entre los mayores accionistas de Rivian se encuentran Amazon (20%) y Ford (12%), y con esta situación se da la circunstancia de que el trozo del pastel de Ford en Rivian vale más que Renault en su totalidad.

fabricantes coches mayor capitalizacion bursatil

En el pico del pasado 16 de noviembre, Rivian llegó a ser el tercer fabricante de coche más valioso del mundo.

Lo mismo podría decirse con Lucid Motors: su modelo Air es un coche eléctrico espectacular, con un enfoque muy lujoso y una de las mayores autonomías del mercado. La compañía que dirige Peter Rawlinson, ex ingeniero jefe del Tesla Model S, tiene previsto vender unos 20.000 coches el próximo año pero en Bolsa vale más que Ford, BMW o Stellantis. No intentes buscarle una explicación lógica más allá de la oferta y demanda que genera en la Bolsa de Valores una situación de euforia. 

Actualmente, a 146 dólares la acción, Rivian sigue siendo el quinto fabricante más valioso del mundo a pesar de no tener ingresos y registrar unas pérdidas cercanas a los 1.000 millones de dólares en la primera mitad del año. Una contabilidad digamos "normal" en una empresa incipiente que va a iniciar ahora su actividad (las pérdidas registradas se deben a gastos de desarrollo, personal, puesta a punto de la fábrica, etcétera). En este punto, ambas compañías podrían compararse con Tesla y no son pocos los que lo hacen, pero nada más lejos de la realidad.

cotizacion-bolsa-rivian

Gráfico del precio de la acción de Rivian.

Peter Thiel, fundador de PayPal, decía en su libro De cero a uno que «una gran empresa se define por su habilidad para generar efectivo en el futuro». El valor de una empresa hoy es la suma de todo el dinero que podrá generar en el futuro. Siguiendo esta premisa, son evidentes las diferencias entre Rivian o Lucid Motors y Tesla. Las dos primeras son -al menos de momento- pequeños fabricantes (muy pequeños) con unos productos interesantes, sí, que ya son una realidad y no una quimera, también, pero que apenas se venden de verdad. Rivian tiene previsto vender 100.000 furgonetas eléctricas a Amazon de aquí a 2025, y aunque tienen unas 55.000 reservas de sus modelos R1T y R1S, no creen que puedan entregar todos esos coches hasta finales de 2023. El objetivo de la compañía es haber fabricado un millón de vehículos en 2030.

Tesla, por el contrario, va camino de cerrar el año con más de un millón de coches eléctricos vendidos; tiene la mayor red de cargadores rápidos del mundo, que pronto empezará a obtener dinero de clientes de todas las marcas de eléctricos; dos nuevas fábricas en construcción y cuatro modelos nuevos en el candelero (Cybertruck, Semi, Roadster y el hipotético Model 2); una división dedicada al almacenamiento de energía con baterías estacionarias (domésticas y a nivel industrial); otra que vende tejas fotovoltaicas; y recientemente ha empezado a comercializar electricidad en Texas. Sin olvidar el negocio de los sistemas de inteligencia artificial y conducción autónoma, por el que muchos consideran a Tesla una empresa tecnológica por encima de un fabricante de coches en sentido estricto.

prueba-tesla-model-y-15

Tesla Model Y.

A todo ello se suma también el momento en que llegan al mercado. Aunque no fue la primera en lanzar un eléctrico de gran volumen, Tesla abrió una nueva senda en el mercado -lo que, a su vez, abrió también los ojos al resto de fabricantes-. Lucid Motors y Rivian llegan en un momento quizá más complicado y competitivo, en el que prácticamente todos los grandes grupos automovilísticos del mundo están invirtiendo ingentes cantidades de dinero en el desarrollo de nuevos coches eléctricos, baterías, redes de carga, etcétera.

¿Tiene sentido que Tesla valga más que Toyota, Volkswagen, General Motors, Ford, Daimler y Honda juntas? No tengo la capacidad para dar una respuesta clara a esa pregunta, pero lo que sí está claro es que, en suma, todos los negocios de Tesla tienen una enorme capacidad para generar dinero en el futuro. ¿Tiene sentido que Rivian valga realmente más que General Motors o que Lucid Motors valga el doble que Hyundai, como pasa a día de hoy? Probablemente no, y muy probablemente en unos días dejen de hacerlo (aunque el futuro siempre es una incógnita). Mientras tanto, si un conocido te habla sobre la oportunidad de invertir en este tipo de compañías, o lo lees en algún sitio, ándate con ojo. No todas las nuevas compañías de coches eléctricos son la próxima Tesla.

Conversaciones: