Híbridos y Eléctricos

INFORME DE BLOOMBERG

La clave para que Tesla mantenga su ventaja competitiva está en el cobalto de sus baterías

La reducción que Tesla ha logrado en el uso de cobalto en sus baterías le otorga una ventaja competitiva respecto al resto de los fabricantes, ya que podrá utilizar esta rebaja de coste en la mejora de otras características de sus coches eléctricos.

Tesla y Panasonic han logrado reducir las necesidades de cobalto en las baterías antes que el resto de la industria.
Tesla y Panasonic han logrado reducir las necesidades de cobalto en las baterías antes que el resto de la industria.

Tesla cuenta con una ventaja competitiva en sus baterías, ya que, junto a Panasonic, ha logrado desarrollar una química que precisa de menos cobalto que la competencia, un material que está sufriendo un importante incremento de precio debido a la creciente oferta y demanda de vehículos eléctricos en el mercado.

Según una investigación de Bloomberg New Energy Finance (BNEF), Tesla y Panasonic han avanzado más rápido que el resto de la industria en la reducción de este material en la composición química de los cátodos de las celdas. Esto les otorga una ventaja competitiva que podría mantenerse durante varios años, en relación a sus competidores.

El pasado mes de junio Elon Musk, CEO de Tesla, afirmó que su objetivo es lograr que el precio de las celdas, sin contar el empaquetamiento necesario para conformar la batería completa, se reduzca a 100 dólares por kWh en 2018. Dos años después Musk espera que este sea el precio de la batería completa. Sin embargo, según la investigación llevada a cabo por BNEF, la industria no alcanzará estos niveles de precio hasta 2025, por lo que Tesla se adelantaría varios años a la referencia de la industria. En ese informe, los investigadores también advierten que Tesla no es el único fabricante que se adelanta a la curva promedio del precio, puesto que otras empresas ya han logrado alcanzar precios de 120 dólares por kWh en 2017.

Tesla ha logrado dominar el mercado del vehículo eléctrico premium en los últimos años. Sin embargo, la competencia promete endurecerlo, con fabricantes europeos como Volkswagen, Daimler y BMW anunciando y poniendo en el mercado nuevos coches eléctricos. La competencia más dura estará en el segmento SUV, en el que el Model X se enfrentará a nuevos modelos como el Jaguar I-Pace, el Audi e-tron y el Mercedes EQC, recientemente presentado en Estocolmo. Desde Corea otros SUV eléctricos, de menor tamaño, también están a punto de llegar al mercado, como son el Hyundai Kona Electric y el Kia Niro EV. También desde China se anuncian nuevos modelos SUV con apariencia premium, eléctricos, conectados y con tecnologías de conducción autónoma.

Gama actual de Tesla. Model X, Model S y Model 3

Gama actual de Tesla: Model X, Model S y Model 3.

Según concluye el informe, “con una oferta mucho mayor para el consumidor, su decisión ya no solo dependerá de la disponibilidad de los coches eléctricos, sino de aspectos tan prosaicos como el precio, la calidad de construcción, el servicio postventa y la experiencia del usuario”.

En este escenario, disponer de la posibilidad de reducir los costes en la producción de sus baterías permitirá a Tesla mantener su liderazgo inicial en esta industria y lograr “ponerse al día en esas áreas en las que, por ser una empresa joven, tiene desventajas respecto a los fabricantes de automóviles tradicionales”.

Según el informe de BNEF, el fabricante chino BYD lidera a día de hoy las ventas de vehículos eléctricos en el mundo, con un 9,9% del mercado, seguido por Tesla, que alcanza el 9,7%. Ambos fabricantes integran toda la tecnología de sus vehículos eléctricos; fabrican sus propias baterías, motores y electrónica de potencia, y, en el caso de Tesla, controla también la venta, “lo que puede conferir una ventaja a largo plazo si la tecnología de la batería se convierte en un importante factor diferenciador”.

Con la mejora en la producción del Model 3, Tesla continuará por delante de sus rivales, como mínimo, hasta 2020. Sin embargo necesitará importantes inversiones en China y desarrollar nuevos productos para completar su catálogo. Para ello Tesla cuenta en su cartera con el Semi, el esperado camión eléctrico que viene a revolucionar el transporte, el Model Y, el nuevo SUV de tamaño medio derivado del Model 3, una nueva camioneta eléctrica en formato pick-up y la segunda generación del Roadster.

Como parte negativa, BNEF advierte que la demora en las actualizaciones del Autopilot y la falta de oferta de otros servicios de movilidad dejan a Tesla por detrás respecto a otros fabricantes de automóviles.

Conversaciones: