Híbridos y Eléctricos

LO QUE SE SABE HASTA LA FECHA

El coche eléctrico de Xiaomi puede ser el auténtico "game changer" del Siglo XXI

Los rumores sobre que Xiaomi pueda hacer incursión en el sector de la automoción con un coche eléctrico propio cobran fuerza y llaman particularmente la atención, y es que el fabricante chino parece no tener miedo a ningún sector.

xpeng-p7-berlina-electrica-portada1200
Xpeng P7 (ilustrativo).

Parece que Apple esté intentando hacer incursión en el sector de la automoción a través de un coche eléctrico y autónomo, hace que muchos otras empresas del sector de las tecnologías y las telecomunicaciones quieran seguir sus pasos. Ahora parece que el gigante chino Xiaomi está coqueteando con la idea de tener su propio coche eléctrico.

Este es, sin embargo, un asunto del que se tienen muy pocos datos disponibles, y las pistas que se tienen son pingües, pero merece la pena contrastar el rumor para saber si de verdad hay posibilidades reales de que la firma china finalmente se atreva a fabricar un coche eléctrico.

De Xiaomi sabemos que es una firma que no le tiene miedo a ningún sector. De hecho, y como sabemos, ya está presente dentro del sector de la movilidad eléctrica de mano de sus exitosos patinetes eléctricos, uno de los cuales es el más vendido por Amazon en España, aunque no es famosa por ello sino por la relación entre calidad y precio que tiene sus teléfonos móviles. La domótica tampoco le es ajena, y comercializa un catálogo que va desde lámpara inteligentes hasta, incluso, placas de inducción portátiles para cocinar.

Del sector de la automoción sabemos que es un mercado en el que no es tan fácil emerger como en el de la tecnología, y aunque las sinergias entre uno y otro estén llevando a fabricantes tradicionales a reinterpretar la concepción de sus coches en un futuro no demasiado lejano, lo cierto es que sigue siendo un sector en el que se da la espalda a cualquier nuevo contrincante. No hay, prácticamente, ninguna firma que no forme parte de un gran tejido empresarial como el Grupo Volkswagen, Stellantis o General Motors.

Esto último queda patente por la, de momento, fracasada irrupción de Apple en este sector, que después de ver cómo su trato con Hyundai y KIA no vería un final feliz, Nissan también ha rechazado la posibilidad de fabricar su coche autónomo eléctrico. Y es que un coche eléctrico es mucho más complejo que un pequeño dispositivo; multitud de sistemas han de trabajar en concordancia y una estructura que ha de cumplir con estándares dinámicos y de seguridad requieren de un saber hacer, el preciado know-how, que sólo tienen unos pocos y que tanto ansían otros, como Apple.

Los datos que se tienen de la posible incursión de Xiaomi en el sector de la automoción son pocos e inexactos, y de ser ciertos estará aún en una temprana fase de gestación, pero lo cierto es que contrastando las sinergias entre ambos sectores y el poco miedo de Xiaomi a innovar con productos que entre sí poco o nada tienen que ver, dan que pensar que sí, que puede ser que acabemos viendo un coche eléctrico firmado con el Mi de la firma china.

Aun así el tanteo de Xiaomi no ha de tener aún una meta clara; aún estarán valorando si han de entrar en el mercado como fabricante de sus propios coches eléctricos o servir de apoyo tecnológico y logístico a grandes fabricantes. Aún con ello una cosa está clara, los coches eléctricos se van a convertir en auténticos gadgets sobre ruedas, y ello supone que hay un gran pastel a repartir, y tanto compañías tecnológicas como del sector de las telecomunicaciones quieren su parte.

Los últimos rumores los ha sacado a primera línea de fuego el medio chino LatePost y que hemos conocido a través de Autoevolution, quienes reafirman que, com hemos comentado nosotros mismos, el proyecto aún se encuentra en unas primeras fases, por lo que si bien el objetivo es construir un vehículo eléctrico, no queda del todo claro si es para su propia comercialización o para terceros.

Conversaciones: