HASTA 800 V Y 350 KW DE POTENCIA

Las estaciones de carga rápida de Porsche se adaptarán a las potencias del mercado

Las estaciones de carga rápida diseñadas por Porsche Engineering están formadas por componentes modulares que permiten la ampliación de las instalaciones de carga para acomodarlas a la mayor demanda de energía y espacio de los próximos años.

El Porsche Taycan en un punto de recarga modular de 800V.
El Porsche Taycan en un punto de recarga modular de 800V.

Porsche Engineering ha desarrollado un sistema de carga rápida para coches eléctricos conformada en bloques modulares, que puede adaptarse a todos los tamaños de parques de recarga y al cambio en la frecuencia de la demanda, que será especialmente variable en los próximos años. El sistema modular está basado en la tecnología de 800 voltios que Porsche utiliza en su red de alta potencia. El fabricante alemán está preparando su futuro eléctrico, que estrenará en 2019 con la llegada del Taycan, y que tiene como objetivo que, en 2025, la mitad de los vehículos que matricule sean electrificados.

El nuevo sistema modular cuenta con los mismos componentes de un sistema de carga habitual, pero Porsche ha logrado empaquetarlos de tal forma que permite una mayor flexibilidad a la hora de ampliar su capacidad, añadiendo más módulos a la instalación. Cada uno de estos componentes cumple su función y ha sido diseñado pensando en la escalabilidad, para poder asumir los futuros planes de expansión.

Los FlexBoxes son carcasas de intemperie que miden 1,2 m de largo, 1,2 m de ancho y 1,3 m de alto, diseñadas para contener todos los componentes del sistema de recarga que habitualmente se instalan fuera de la vista de los clientes. En el interior de estas cajas se encuentra el transformador que, en parques de carga donde existe una conexión a la red de media tensión, la convierte a baja tensión, a nivel de la red local. El diseño del transformador de Porsche también permite ajustar el aislamiento galvánico en lugar de agregarlo a cada poste de carga individual, minimizando el espacio y los costes de instalación.

Estación de carga en el Porsche Berlin-Adlershof

Estación de carga en el Porsche Berlin-Adlershof.

El PowerBox se instala en un lugar próximo a la estación de carga. Su función es convertir la corriente alterna de baja tensión que proporciona el transformador en la corriente continua que necesita la batería para recargarse. Este componente puede equiparse con dos juegos de electrónica de potencia para suministrar corriente a dos puntos de carga. El sistema utiliza módulos de carburo de silicio (SiC), con menores pérdidas y requisitos de espacio. En todos los casos la distancia entre la estación de transformación y la estación de carga puede ser de hasta 200 metros.

Para los parques de recarga con menor potencia disponible de la red, Porsche monta el ChargeBox, que contiene una batería que permite una almacenamiento intermedio de energía adicional, que se suma a la que ofrece la unidad de potencia. El modelo básico cuenta con una batería de 70 kWh de capacidad y una potencia de carga de 160 kW. Para las ubicaciones con mayor frecuencia de uso y visitadas por coches eléctricos con baterías de mayor capacidad, o para las estaciones que necesitan ampliar su rango de carga, existe una versión con baterías de 140 kWh de capacidad y potencias de salida de 160 y 320 kW.

Por último y no menos importante, especialmente para la recarga de alta potencia, se instala el CoolingBox, que proporciona enfriamiento líquido para los cables de carga y la electrónica de potencia. Según afirma Porsche cada CoolingBox puede incorporar dos unidades de refrigeración, y cada una de ellos puede enfriar múltiples puntos de carga bajo todas las condiciones de operación. La CoolingBox también puede instalarse a cierta distancia de las estaciones de carga.

Para los operadores con espacio limitado en su parque de carga, Porsche Engineering ha diseñado el ComboBox, una unidad de potencia combinada con una unidad de refrigeración, aplicable a un único punto de carga rápida.

Conversaciones: