Híbridos y Eléctricos

TRAS LA CREACIÓN DEL CONSORCIO PUBLICO-PRIVADO

CUPRA y la fábrica de SEAT en Martorell aspiran a convertirse en el centro de la movilidad eléctrica en España

Aunque el consorcio alemán tenga planteados varios escenarios, si la creación del consorcio entre el Gobierno, SEAT y Volkswagen llegara a buen puerto la fábrica de SEAT en Martorell podría llegar a ser una fábrica de coches cien por cien eléctricos.

SEAT el-Born conceptual.
SEAT el-Born conceptual.

La escena de la movilidad eléctrica en España se encuentra aún en un punto mediático álgido estos días tras conocer el pasado viernes la intención del Grupo Volkswagen de desarrollar y producir en nuestro país la nueva ornada de utilitarios eléctricos de sus respectivas firmas. Ahora el capítulo toma nuevos tintes tras conocer que el consorcio alemán valora convertir la fábrica de SEAT en Martorell en una fábrica de coches eléctricos.

Ya lo adelantó el propio CEO del Grupo Volkswagen, Herbert Diess, cuando se dio a conocer el pasado viernes la predisposición para la creación del consorcio público-privado entre el Gobierno, el grupo alemán y la propia SEAT: "España tiene un gran potencial para convertirse en un centro de movilidad eléctrica en Europa".

Aunque también recalcó que necesitan del apoyo de la Unión Europea para que esto suceda. Abundantes recursos como fuente de energías renovables aún por explotar, mano de obra cualificada y la predisposición de Gobierno y el grupo alemán están entre los principales argumentos que podrían propiciar que ello acabara pasando. Es un acuerdo que, no obstante, no está cerrado a que más integrantes formen a pasar parte del consorcio público-privado, dejando la puerta abierta a otras empresas entre las que debería aparecer más tarde o más temprano un fabricante de baterías como SKI, LG Chem o CATL.

Tal y como hemos apuntado anteriormente, el Gobierno está considerando convertir la principal planta de automóviles de Nissan en Barcelona, ​​que cerrará la firma japonesa a finales de este año diciembre, en una potencial planta de producción de baterías, para dar así apoyo a Martorell en la fabricación de coches eléctricos.

Se trata de una maniobra que además de postularse como una ubicación logística adecuada dada su cercanía a la planta de SEAT a las afueras de Barcelona (apenas se encuentra a 30 kilómetros), también valdría para preservar miles de puestos de trabajo.

De momento ningún miembro de Volkswagen, así como tampoco del Gobierno español, han hecho referencia con exactitud acerca de dónde se fabricaría esta ofensiva eléctrica del Grupo Volkwagen. Sin embargo la actual ministra de Industria, Comercio y Turismo del Gobierno de España, Reyes Maroto, sí dijo que el Gobierno ayudará a SEAT en su paso a la electrificación, además anteriormente había calificado la fabricación de baterías en España como "esencial", a producir autos eléctricos en su planta de Martorell.

CUPRA tiene un papel especialmente importante dentro del porvenir de SEAT en el campo de la electrificación, ya que poco a poco se convertirá en una gama puramente eléctrica que demandará cada vez más atención por parte de la fábrica catalana. Esto, unido a que el Grupo Volkswagen podría centrar su ofensiva de producto eléctrico de pequeño tamaño en nuestro país, posicionan a la fábrica de SEAT como una de las primeras del grupo alemán en dar el paso a una completa electrificación.

El Grupo Volkswagen, no obstante tiene planteados varios escenarios posibles para materializar esta necesaria oleada de coches eléctricos de pequeño tamaño si las partes de este puzzle no llegasen a encajar en España. Tal y como dijo el consejero delegado del Grupo Volkswagen cuando confirmó que sí que hay un pequeño eléctrico de Volkswagen en camino: "La transformación se acelerará. No se está diciendo dónde se producirá este pequeño Volkswagen eléctrico. Hay diferentes escenarios."

Conversaciones: