Híbridos y Eléctricos

MUCHO MÁS CARO QUE UN COCHE DE GASOLINA

La involución de Ionity, o cómo hacer que 100 km con un coche eléctrico cuesten más de 20 euros

Con el nuevo precio de 0,79 euros/kWh, recargar en la red de Ionity puede hacer que viajar en un coche eléctrico sea mucho más caro que hacerlo en un coche de combustión, echando por tierra una de las ventajas de los coches sin emisiones.

ionity
ionity

La semana pasada conocimos dos cambios importantes en la política de facturación de dos de las principales redes de recarga rápida para coches eléctricos. Por un lado, los Supercargadores de Tesla pasarán a cobrar por toda la energía consumida, incluyendo la que el coche gaste para precalentar la batería o ver una película en su interior. Y por otra parte, Ionity anunció una subida de precios que dejó helado a más de uno. Hasta el punto de que, con sus nuevas tarifas, echan por tierra una de las ventajas del coche eléctrico: su menor coste por kilómetro recorrido respecto a un coche de combustión.

Más de 20 euros cada 100 kilómetros recorridos: ¿adiós a una de las ventajas del coche eléctrico?

Hasta ahora, Ionity cobraba 8 euros por cada 30 minutos de recarga; una tarifa plana en la que los kWh consumidos dependían de cada vehículo (pues no todos recargan a la misma potencia ni al mismo ritmo). Según el CEO de Ionity, este precio era durante la fase de bienvenida, pero esa fase ya ha acabado. Sería mucho decir que esta primera fase la han podido disfrutar un elevado número de clientes, pues la red todavía no es demasiado numerosa: según datos de la propia Ionity, tienen instaladas algo más de 200 estaciones de carga con más de 860 puntos de carga en 20 países, si bien planean instalar 324 cargadores nuevos este año. En España solamente hay una (1) estación, de momento.

Pues bien, a partir del próximo 31 de enero Ionity pasará a cobrar 0,79 euros por kWh suministrado. Esto significa que una recarga de 60 kWh pasará a costar 47,4 euros. Teniendo en cuenta un consumo real por autovía de entre 18 kWh y 30 kWh, dependiendo del modelo y las circunstancias, con esa energía podremos recorrer entre 200 y 340 kilómetros. En el mejor de los casos esto se traduce a 13,9 euros/100 km, y en el peor de ellos significa un coste de 23,7 euros/100 km.

Sí, has imaginado bien: Ionity se ha convertido en la recarga rápida más cara de toda Europa. Estos precios no solamente echan por tierra una de las ventajas que puede tener un coche eléctrico, que es su menor coste por kilómetro recorrido respecto a coches de combustión, sino que lo sitúan por encima del coste de un coche de gasolina verdaderamente tragón. Suponiendo un precio de 1,45 euros/litro para la gasolina, gastar 20 euros en combustible por cada cien kilómetros significa viajar en un coche que consume casi 14 litros/100 km.

Es claro que la política de incentivos y discriminación positiva (ventajas forzadas) no puede funcionar para siempre en el coche eléctrico, pero todavía es demasiado pronto para acometer políticas de cambio como las que ha hecho Ionity. Y lo peor no es que haya intentado equiparar el precio del coche eléctrico con el de los coches diésel o gasolina, sino que los ha superado por mucho. Si a una escasa infraestructura de recarga rápida y un precio de adquisición todavía elevado, le sumamos ahora un mayor coste por kilómetro recorrido, ¿qué números puede hacer el potencial cliente de un coche eléctrico para decantarse por uno?

Recargar en Ionity tendrá distintos precios según el fabricante del coche eléctrico

No obstante, las cifras anteriores no son aplicables por igual en todos los casos. Ionity es un proyecto conjunto entre BMW, Daimler, Ford y el Grupo Volkswagen, incluyendo Audi y Porsche, cuyos clientes contarán -a priori- con un precio más asequible a la hora de recargar en uno de estos cargadores rápidos.

Por ejemplo, los clientes de Mercedes podrán cargar con el 'Paquete Ionity' de Mercedes me charge, que permitirá a los conductores de EQC pagar sólo 0,29 euros por kWh (el mismo precio que cobra Tesla en España por recargar en un Supercargador). El primer año de uso no habrá una tarifa mensual adicional, pero Mercedes no ha confirmado si seguirá siendo así en los años sucesivos.

En el caso del Audi y su e-tron, la compañía de los cuatro aros cobrará a sus clientes 0,33 euros/kWh y, según Electrive, se mantendrá en el tiempo, no será una oferta especial de lanzamiento. Habrá una tarifa 'Transit' para aquellos que viajen y recarguen con más frecuencia, cuyo precio se reduce a 0,31 €/kWh. El primer año de esta tarifa es gratuito, pero después habrá que pagar 17,95 euros al mes si se quiere tener un menor precio en los cargadores Ionity.

En el caso de Porsche, los propietarios del Taycan deberán pagar 0,33 euros/kWh por la recarga rápida (la misma que Audi). Por su parte, ni Volkswagen ni BMW han comunicado si ofrecerán condiciones ventajosas a sus clientes en la red de Ionity.

Conversaciones: