ITALIA SE QUIERE PASAR AL ELÉCTRICO

Italia quiere vender un millón de coches eléctricos hasta 2022

Hasta un millón de coches eléctricos en sus carreteras, de aquí a 2022, es la propuesta del nuevo gobierno italiano para convertir al país en un referente mundial en movilidad eléctrica.

Italia quiere vender un millón de coches eléctricos hasta 2022.
Italia quiere vender un millón de coches eléctricos hasta 2022.

Italia es uno de los países europeos con menos ventas de vehículos eléctricos. Según la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles el año pasado tan solo se matricularon 2.600 unidades con propulsión 100% eléctrica, 4.800 unidades incluyendo los híbridos enchufables. Esta cantidad representa una cuota respecto al mercado total de tan solo un 0,24%, muy alejada de países como Noruega, Francia o Alemania.

Por este motivo, el nuevo gobierno italiano ha anunciado un ambicioso plan para vender un millón de coches eléctricos hasta 2022. Para ello, según un portavoz del gobierno, se calcula que el estado debe reservar aproximadamente unos 10.000 millones de euros, además de reducir los incentivos a los vehículos de gasolina e incrementar el apoyo a la adquisición de vehículos híbridos y eléctricos.

Para alcanzar estas cifras tan significativas Italia deberá incentivar la compra de vehículos eléctricos al menos como lo ha hecho hasta ahora Noruega. Gian Primo Quagliano, director del Centro Studi Promotor, un organismo especializado en estudios de investigación sobre el mercado automotriz italiano, ha declarado que “el gobierno estaría planteándose incentivos de hasta 9.000 euros por vehículo”.

Cuota de mercado de VE por países (Fuente Bloomberg)

Cuota de mercado de VE por países (Fuente Bloomberg)

Precisamente el éxito noruego no se basa en los incentivos a la compra sino en la exención de impuestos (no pagan IVA) y en favorecer las condiciones del día a día a la hora de utilizar un vehículo eléctrico, como la gratuidad en el uso de los ferrys o los propios peajes, además de una infraestructura de recarga creciente y bien proyectada. Y todo ello con perspectiva de futuro, gracias a un plan que dura ya más de 20 años.

Por otro lado, hay que destacar que los vehículos eléctricos tiene una competencia muy importante en el país alpino: el gas. El año pasado se vendieron allí cerca de 230.000 vehículos movidos por esta tecnología en todas sus variantes. Aunque las cosas podrían estar cambiando. Uno de los fabricantes más importantes del país y defensor de este tipo de combustible alternativo, Fiat Chrysler, ha anunciado que invertirá 9.000 millones de euros en vehículos híbridos y eléctricos durante los próximos cinco años. Además, algunas ciudades italianas ya han anunciado cambios en sus reglamentaciones: Roma prohibirá los vehículos diésel en sus calles en 2024 y Milán está comenzando a plantearse esta posibilidad.

La infraestructura de recarga, clave para cumplir los planes

Exceptuando mercados como el francés, el alemán o el de Reino Unido, donde las ventas de vehículos eléctricos destacan sobre el resto, según el estudio de Bloomberg New Energy Finance (BNEF) en 2022 el crecimiento de los países con menores tasas de penetración de esta tecnología pasará de 182.000 unidades en 2018 a 354.000 en 2022. Este mismo estudio no da previsiones para el mercado italiano, cuyas cuotas actuales hacen disminuir la media europea: “Italia está muy por detrás que el resto de las regiones y disminuye el promedio europeo”.

El gobierno italiano podría recurrir a empresas como Enel para logar este objetivo tan ambicioso. La eléctrica italiana, planea invertir entre 100 y 300 millones de euros para instalar 14.000 estaciones de recarga en 2022. Para Francesco Venturini, consejero delegado de Enel, es necesaria la coordinación del gobierno en esta materia: “desarrollar infraestructura pública es mucho más complicado de lo que parece. La industria del automóvil se está preparando para el cambio y sería bueno tener una visión conjunta con el gobierno”.

Conversaciones: