Híbridos y Eléctricos

SENTENCIA JUDICIAL

Los limpiaparabrisas inteligentes de Tesla, ilegales en Alemania

Tras un accidente en el que el conductor de un Model 3 fue multado por manipular la configuración de los limpiaparabrisas a través de la pantalla táctil, un tribunal alemán ha decidido declararlos ilegales por “exigir que el conductor aparte la vista de la carretera”.

El control de los limpiaparabrisas del Tesla Model 3 a través de la pantalla central, declarado ilegal por un tribunal regional alemán. Foto: Tesla Model 3 Owners Club.
El control de los limpiaparabrisas del Tesla Model 3 a través de la pantalla central, declarado ilegal por un tribunal regional alemán. Foto: Tesla Model 3 Owners Club.

(Nota: Se ha publicado una actualización de esta noticia en la que se precisan algunos de los aspectos que se mencionan en ella).

Un tribunal alemán ha declarado ilegales los controles táctiles del limpiaparabrisas del Tesla Model 3, después del accidente sufrido por un conductor que fue sancionado tras demostrarse que estaba modificando su configuración a través de la pantalla central. Este recurrió la multa vía judicial al tribunal superior, que encontró que estos controles son ilegales, ya que obligan al conductor a apartar la vista de la carretera para configurar la velocidad de barrido.

La actualización del software lanzada por Tesla en noviembre del año pasado modificaba la forma en la que funcionan los limpiaparabrisas automáticos. En vez de obedecer a un sensor de lluvia, responden a los datos que acumula la red neuronal que los gestiona. Utilizando las cámaras del Autopilot y la información de la nube, el sistema ajusta de forma automática la velocidad de barrido. A la vez, en caso de que esté conectado el piloto automático, el software analiza cómo está afectando la meteorología a la carretera para adecuar la velocidad del vehículo a las condiciones del su entorno. Si el conductor quiere ajustar la velocidad, debe hacerlo a través de la pantalla táctil del salpicadero.

Tras un accidente sufrido por un conductor a bordo de su Model 3, un tribunal local alemán le impuso una multa y le prohibió conducir durante un mes, al descubrir que estaba ajustando este parámetro en la pantalla en el momento en el que ocurrió el suceso. Este decidió luchar contra el castigo llevando el caso al Tribunal Regional Superior, cuyo juez ha fallado con la siguiente sentencia (traducida):

“La pantalla táctil instalada en el vehículo de Tesla es un dispositivo electrónico, cuya operación por parte del conductor solo está permitida bajo las condiciones de la regulación (Sección 23-1ª, párrafo 1 y 2 StVO). No importa qué propósito persigue el conductor con la operación. La configuración de las funciones requeridas para operar un vehículo de motor a través de la pantalla táctil (en este caso configurar el intervalo de paso del limpiaparabrisas) solo se acepta si el tráfico, la visibilidad y las condiciones climáticas permiten que se haga en un corto espacio de tiempo y que, además, no exija que el conductor aparte la vista de la carretera”.

palanca limpiaparabrisas tesla model 3

Palanca situada a la derecha del volante del Tesla Model 3 dedicada a los limpiaparabrisas. Foto: Tesla Model 3 Owners Club.

El limpiaparabrisas del Tesla Model 3 incluye un botón dedicado en la palanca izquierda situada junto al volante. Si se presiona una vez hace un barrido. Si se presiona de forma prolongada el barrido se acompaña de un chorro de agua. Cualquiera de estas dos opciones hace que los controles del limpiaparabrisas aparezcan en la parte inferior de la pantalla táctil, facilitando su configuración con un solo toque sobre ella. Además, Tesla también implementa comandos de voz para realizar esta acción sin apartar la vista de la carretera.

El minimalismo y las pantallas táctiles, contra la funcionalidad

Esta sentencia supone un precedente sobre todas aquellas funciones que exigen que los conductores aparten la vista de la carretera para realizar una operación. En este caso afecta a Tesla, que ha eliminado prácticamente todos los botones físicos del salpicadero trasladando el control de la mayoría de las funciones a la pantalla táctil. Pero también puede suponer un antecedente para otras marcas que están optando por la misma estrategia, con el objetivo de ofrecer una imagen limpia el puesto de conductor. Supone más leña al fuego sobre el debate entre los que defienden el minimalismo y las pantallas táctiles y los que echan de menos los botones para todo. Un término medio es, probablemente, la solución más apropiada.

La decisión puede hacer que los fabricantes se replanteen los nuevos diseños de los salpicaderos. Y también profundizar en el estudio minucioso del software y sobre si es necesario que las funciones fundamentales, que el conductor realizaba hasta ahora sin separar su vista de la carretera, se escondan tras la pantalla. Al igual que los limpiaparabrisas de Tesla, este caso se repite continuamente en el uso de sistemas de climatización y aire acondicionado, para los que hasta ahora se utilizaban botones y ruletas físicas independientes y que ahora, en muchos casos, los fabricantes han decidido eliminar.

No es la primera vez que Tesla recibe una sentencia en contra en Alemania. El mes pasado, un tribunal prohibió al fabricante el uso publicitario del término 'piloto automático' (Autopilot), al considerar que la compañía presidida por Elon Musk no tiene la tecnología necesaria para cumplir esos objetivos. Este tribunal de Múnich también discrepó con otra serie de declaraciones publicitarias utilizadas por Tesla en relación con la conducción autónoma, después de que la Agencia Alemana para Combatir la Competencia Desleal hubiese denunciado estas acciones.

Conversaciones: