Híbridos y Eléctricos

UN GUIÑO A LOS PROBLEMAS DE TESLA

Lucid presume de la calidad de fabricación del Lucid Air, un coche eléctrico hecho por humanos

Lucid Motors muestra en un vídeo el proceso de ensamblaje del Lucid Air en su fábrica de Casagrande: “Tenemos algunos robots, tenemos automatización, pero este es un coche eléctrico que necesita de mano de obra ‘real’ para ser ensamblado”.

fabricacion lucid air lucid motors
Así se ensambla en la fábrica de Casagrande, en Arizona, cada una de las unidades del Lucid Air

Tras mostrar el interior de su nueva fábrica AMP-1 situada en Casagrande, Arizona, ahora Lucid Motors ha publicado un vídeo en el que muestra que es lo que ocurre detrás del proceso de producción del Lucid Air. Una vista previa de un trabajo que destaca por el empleo de robots y procesos automatizados, pero cuya clave está en la humanización de un proceso que necesita “mano de obra real” para lograr un producto lo más perfecto posible. Cada unidad del Lucid Air es sometida al más estricto control de calidad en el que se establecen 180 puntos de inspección.

La falta de recursos financieros hizo que la evolución del coche eléctrico Lucid Air se estancará durante varios años. Finalmente fue el Fondo de inversión soberano de Arabia Saudí quien aportó los 1.000 millones de dólares que en 2018 impulsaron definitivamente a la empresa. Tras varios retrasos, se aprobó el proyecto de construcción de las sucesivas fases de la fábrica de Casagrande para, finalmente, poner la primera piedra de ’Lucid AMP-1 Factory‘ el día 2 de diciembre de 2019.

Tras mostrar los avances de la instalación, ahora Lucid Motors presenta en público un vídeo en el que muestra como es la fabricación del Lucid Motors. Se trata de un proceso poco convencional en el momento actual de una industria que busca la automatización total. Y lo es porque es su interior todavía quedan atisbos del proceso artesanal que supone fabricar un vehículo tras otro para que cada uno sea prácticamente perfecto.

En las imágenes se muestra el trabajo de los equipos de AMP-1 de Lucid mientras los protagonistas comparten algunos detalles prácticos de lo que se necesita para hacer reales cada uno de los Lucid Air que salen de sus líneas de producción. Según afirma Art Schlaud, Director de Fabricación de Ensamblaje General de Lucid Motors, “tenemos algunos robots y tenemos procesos automatizados, pero esencialmente, este vehículo necesita artesanía real y es construido por humanos”.

Además de Schlaud, en el vídeo aparecen Jason Regelski, gerente de operaciones de lanzamiento y producción, Federico Tapia Olivas, Director de Ingeniería de Calidad y Héctor Rascon Rodríguez, Gerente de Evaluación de Vehículos.

Es, probablemente, un guiño a los problemas de calidad que Tesla ha tenido en el lanzamiento de todos sus coches eléctricos, y que ha necesitado un ajuste de la línea de producción y una revisión del control de calidad de los vehículos. Meses atrás, el CEO de Lucid, Peter Rawlinson, afirmaba que al Tesla Model S “se le permitió mucha holgura” en cuanto a su calidad de construcción porque “el coche eléctrico era una experiencia tan divertida que los clientes perdonaron los problemas de calidad de construcción". Sin embargo, Rawlinson cree que hoy, cuando esta tecnología se ha vuelto más habitual y la oferta ha crecido tanto, este argumento ya no es válido y por lo tanto, asegura que el Lucid Air “debe ser perfecto en su lanzamiento”. Un razonamiento que nadie le discutirá, más aun, cuando la versión de lanzamiento, Dream Edition, tendrá un precio de 169.000 dólares.

El proceso no se acaba cuando cada una de las unidades sale ensamblada por la parte final de la línea de fabricación. A continuación, continúa con un protocolo de pruebas y evaluaciones que consta de la inspección de 180 puntos antes de que cada unidad sea aprobada para su traslado a la campa de almacenamiento, un requisito previo para que cada uno de ellos pueda ser entregado a sus clientes a partir de la segunda mitad de 2021.

Conversaciones: