Híbridos y Eléctricos

ABB FIA FORMULA E WORLD CHAMPIONSHIP

Maserati volverá a la competición, años después, con un monoplaza eléctrico

Maserati tiene profundas raíces en las altas esferas de la competición automovilística. Ahora ha anunciado su regreso de mano de un monoplaza eléctrico que competirá en la Fórmula E a partir de 2023.

maserati-formula-e_portada
Maserati volverá a la competición con un monoplaza eléctrico

La presencia de Maserati en los circuitos nació de la audacia y la osadía de los hermanos Maserati hace ya 96 años. Ahora, casi un siglo después, el mundo es muy diferente y también la industria del automóvil, que mira hacia la electrificación tanto en el transporte privado como en la competición. En ese contexto, Maserati acaba de anunciar su vuelta a los deportes de motor irrumpiendo en el campeonato de Fórmula E.

El primer coche de competición con el tridente sobre el capó fue el Maserati Tipo 26, que disputó la Targa Florio en 1926 y se alzó con la victoria en su categoría. En 1957, Juan Manuel Fangio ganó el campeonato mundial de F1 pilotando un 250F. Y al año siguiente, Maria Teresa De Filippis se convirtió en la primera mujer de la historia clasificada para un Gran Premio de Fórmula 1, también con un Maserati 250F.

Maserati_250F_Juan_Manuel_Fangio_1957

Juan Manuel Fangio a los mandos de un Maserati 250F en el año 1957.

La última aparición en el mundo de la competición fue con el espectacular MC12, que ganó 22 carreras (3 de ellas en las 24 Horas de Spa) y 14 títulos de la Copa del Mundo FIA GT en las categorías de Constructores, Pilotos y Equipos entre los años 2004 y 2010. La siguiente aventura será participar en el ABB FIA Formula E World Championship a partir del año 2023, convirtiéndose en la primera marca italiana que participe en el campeonato mundial de Fórmula E. 

Davide Grasso, CEO de Maserati, ha expresado su entusiasmo por este movimiento de la marca: «Estamos muy orgullosos de volver al sitio al que pertenecemos y asumir un papel protagonista en el mundo de las carreras. Nos mueve la pasión y somos innovadores por naturaleza. Poseemos una larga tradición de excelencia en la competición a nivel mundial y estamos preparados para seguir mejorando las prestaciones en el futuro». Añade, además, que la razón principal por la que han decidido volver a competir es mejorar las prestaciones, el lujo y la innovación de sus modelos de calle.

Y es que la Fórmula E servirá como laboratorio tecnológico para acelerar el desarrollo de motores eléctricos de altas prestaciones, baterías y software para los coches eléctricos de carretera, no sólo para Maserati sino para el grupo Stellantis (que, recordemos, es la propietaria de la marca italiana). Maserati competirá con el nuevo monoplaza Gen3, el coche de Fórmula E más rápido, ligero y potente hasta la fecha, el cual solamente han enseñado parcialmente. 

Maserati_back_to_racing

Esta imagen "esconde" el futuro monoplaza eléctrico de Maserati para la Fórmula E.

Las carreras de Fórmula E se disputan en el núcleo urbano de algunas de las ciudades más importantes del mundo, entre ellas Nueva York, Mónaco, Berlín, Ciudad de México, Londres y Roma.

Esta apuesta por la competición en una categoría de monoplazas eléctricos no es, ni mucho menos, casualidad. Maserati está inmersa en un proceso de transformación para dar el salto a la movilidad eléctrica. El primer paso ha sido el lanzamiento de sus primeros modelos híbridos, pero en los próximos años todos los modelos de la gama contarán con una versión totalmente eléctrica, a saber: el Maserati Grecale (SUV), los nuevos Maserati GranTurismo y GranCabrio Folgore, y el superdeportivo Maserati MC20

Conversaciones: